Autodefensas

¿Cómo lograr una policía confiable si exdelincuentes ahora son policías rurales; cómo lograr justicia si acaban de correr a 260 ministerios públicos del estado; cómo lograr el esclarecimiento de asesinatos desaparecidos, secuestros, etcétera con el exgobernador interino en la cárcel; cómo lograr un mando único policial con todo este deterioro de la vida institucional y comunitaria de Michoacán?

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 28/05/2014 00:42
Autodefensas

A los abogados mucho incomoda la figura de las autodefensas ciudadanas, sobre todo porque la obligación de otorgarla es del Estado. Sólo el gobierno tiene el monopolio del uso de la fuerza, porque, pese a los esfuerzos del presidente Enrique Peña Nieto de combatir al crimen organizado y, ante la falta de capacidades de los gobernadores, los ciudadanos y los jefes de familia de muchas regiones del país siguen organizándose para erigirse en autodefensas. Cien días cumplió el comisionado en Michoacán, Alfredo Castillo. Para dar a conocer sus avances realizó un evento en Tepalcatepec, con la presencia del Presidente. Más allá de valorar si asistieron los habitantes del municipio o fueron acarreados sus participantes, lo importante son los resultados. Efectivamente, Castillo entró a varios municipios usando como escudo a las autodefensas, deteniendo algunos delincuentes y, los más, migraron a otros estados, lo que llaman “el efecto cucaracha”. Logró que se registraran más de seis mil armas, invitándoles a incorporarse al terreno de la legalidad como fuerzas rurales. Así, el Papá Pitufo, de Apatzingán; El Americano, de Buena Vista; Hipólito Mora, de La Ruana; los viagras, El Burro, etcétera, y sus seguidores, ahora son policías rurales regresando su armamento.

Para analizar el tema, el periodista Nino Canún convocó a varios panelistas, Marat Paredes de la CNDH; Alberto Arriaga y Amador Toca, abogados; José Jacques, líder de No Nos Vamos de Michoacán; Manuel Mireles, vocero de las autodefensas; Mario Segura, de Salvemos a Tamaulipas, y Talía Vázquez, organizadora del Encuentro Nacional de Autodefensas Ciudadanas que, por cierto, hoy reúne a un número importante de líderes sociales en el Polyforum Siqueiros. Así, el Dr. Mireles afirmó que él fundó las autodefensas michoacanas y, por ello, no le pueden desconocer. Sólo dos municipios de 34 firmaron el documento de Castillo. El desarme es un error, pues no se ha limpiado Michoacán de sicarios. La nueva policía tiene infiltrados, esto es, perdonados por las autoridades. Este conflicto provocó el abandono de tres mil 700 hectáreas de ranchos y huertas por parte de sus propietarios al denunciar secuestros, extorsiones y pago de derecho de piso. 90% de los denunciantes están en el panteón y el otro 10% se autoexiliaron. También denunció que personas sin oficio ni beneficio ahora son propietarios de 10 y hasta 15 ranchos, asimismo, que integrantes de las fuerzas rurales cuidan las minas de La Tuta, líder de Los Templarios. Sostuvo que apoyan al presidente Peña Nieto, pero su comisionado ha cumplido parcialmente los cinco puntos del acuerdo: persecución de criminales,  restauración del Estado de derecho, liberar a las autodefensas presos, seguridad pública, justicia pronta y expedita.

Reflexionando, ¿cómo lograr una policía confiable si exdelincuentes ahora son policías rurales; cómo lograr justicia si acaban de correr a 260 ministerios públicos del estado; cómo lograr el esclarecimiento de asesinatos desaparecidos, secuestros, etcétera con el exgobernador interino en la cárcel, cómo lograr un mando único policial con todo este deterioro de la vida institucional y comunitaria de Michoacán? Por lo pronto, sugiero al presidente Peña Nieto que impulse un gran pacto nacional a favor de la paz, justicia y seguridad ciudadanas con todos los protagonistas sociales, si no, pareciera un simple reacomodo de fichas en el tablero, ¿o no, estimado lector?

                *Presidente del Congreso Nacional de la Abogacía

                juancarlossanchezmagallan@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red