Tabasco

Tabasco fue el estado número uno de participaciones fiscales por habitante y el más alto del país. Esto generó inconformidades y distorsiones, porque las participaciones de los estados petroleros dependían del precio del combustible.

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 07/05/2014 01:59
Tabasco

En la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco y como anfitrión su rector José Manuel Gutiérrez Piña, nos dimos cita un grupo importante de dirigentes de agrupaciones nacionales de abogados para entregarle un reconocimiento al mérito académico y político al gobernador licenciado Arturo Núñez Jiménez. Ahí los doctores Roberto Vidal y Eduardo Montoya, de la Barra Nacional de Abogados Postgraduados; los abogados Napoleón Fillat, de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos; Miguel Ángel Alanís, de la Federación Nacional de Abogados al Servicio de México; Enrique Álamo y Alberto Utrilla, de la Legión de Honor Nacional de México, y el que esto escribe del Congreso Nacional de la Abogacía, reconocimos los valores de integridad y honorabilidad de Arturo Núñez en el desarrollo de su carrera política y académica. Catedrático brillante (la UNAM, el INAP y la propia Autónoma de Tabasco son testimonio). Su basta obra bibliográfica en materia electoral, siendo de los grandes precursores en la ciudadanización de las instituciones electorales del país, titular del IFE, subsecretario de Gobernación, congresista en ambas cámaras del PRI y, ante la insensibilidad de su dirigencia cupular, migró a la oposición, postulándose para gobernador de su tierra, Tabasco, logrando el triunfo y la alternancia política.

Con una población de dos millones 239 mil habitantes, por su territorio atraviesa el río Grijalva con sus afluentes, ríos Samaria, Carrizal y El Viejo, sufriendo severas inundaciones en 1999, 2007 y hasta 2011. Años recordados como catástrofes que han rebasado el sistema hidráulico de las presas de la Cuenca Mezcalapa–Grijalva, desnudando la incapacidad técnica de las autoridades responsables del manejo de agua y la grave corrupción de los servidores públicos que antecedieron al gobernador Núñez. Y, si no, recordemos los excesos del exgobernador Andrés Granier. Tabasco se benefició 30 años gracias a la ley de coordinación fiscal de 1980 que establecía un criterio único para establecer participaciones por medio de un fondo general y ya no por separado de cada una de los diversos tipos de participaciones, el criterio establecido en esos entonces fue resarcitorio de lo que cada estado aporta a la nación, no estimándose las participaciones por extracción de petróleo y gas. Hazaña del exgobernador Leandro Rovirosa Wade. Así, Tabasco fue el estado número uno de participaciones fiscales por habitante y el más alto del país. Esto generó inconformidades y distorsiones, porque las participaciones de los estados petroleros dependían del precio del petróleo. La plataforma de la producción petrolera y la de exportación y no del desarrollo de los mismos; variables que se definían en el mercado internacional o como políticas nacionales, llegando a tener participaciones por habitante de seis mil 500 pesos. En 2007 cambió esta fórmula de participación y se abandonó el criterio resarcitorio, para ahora establecer un criterio per cápita, es decir, por habitante, así el gran perdedor es Tabasco, por ser uno de los estados que menos habitantes tiene en el país. Arturo Núñez gestiona con el secretario Luis Videgaray que se considere a la industria petrolera como una actividad extractiva estableciendo gravámenes a la producción con un régimen especial de participación a los estados y municipios que lo producen. ¿Harán caso al gobernador Núñez y así beneficiarán a los siete estados productores de petróleo?

                *Presidente del Congreso Nacional
                de la Abogacía, A. C.

                juancarlossanchezmagallan@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red