Ingenieros

Los sismos de 1985 destruyeron la Ciudad de México, enlutando a miles de familias mexicanas, fui llamado a las tareas de reconstrucción y conocí a ingenieros talentosos que construyeron una ciudad dentro de la Ciudad de México.

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 09/04/2014 02:45
Ingenieros

Al primer ingeniero que conocí en la vida fue a mi tío Gerardo, con quien volé aviones eléctricos en las instalaciones del IPN. Los sismos de 1985 destruyeron la Ciudad de México, enlutando a miles de familias mexicanas, fui llamado a las tareas de reconstrucción y conocí a ingenieros talentosos que construyeron una ciudad dentro de la Ciudad de México. Me refiero a la edificación de aproximadamente 100 mil casas. Comandados por el exitoso economista Manuel Aguilera Gómez, Guillermo Guerrero Villalobos, Héctor Rodríguez Naya, Juan Manuel Martínez, Enrique Dau Flores, Pedro Salgo, Francisco Gil Valdivia y muchos más hicieron posible transformar un desastre natural en esperanza de mejora de vida de miles de damnificados. Aclaro, ellos realizaban proyectos de construcción y los materializaban, nosotros (el área de Dirección Social y Política) los concertábamos con la gente y finalmente convertirlos de inquilinos a propietarios de casas habitación nuevas en sus propias vecindades.

Fui invitado al festejo de Manuel Arriaga Quintana, ingeniero civil mexiquense  distinguido con la presea Filiberto Gómez, otorgada por el gobernador Eruviel Ávila, por aportaciones al desarrollo social, económico e industrial del Estado de México, entre líderes de organismos empresariales, la presidenta municipal de Metepec, Carolina Monroy del Mazo, y Adrián Fuentes, exalcalde de Huixquilucan y actual secretario de Desarrollo Económico, el ingeniero Arriaga propuso impulsar la creación de un Patronato para el Desarrollo del Valle de Toluca a efecto de regresarle el esplendor que antaño tuvo. Conocedor del tema, pues a él se debe la construcción en los años 70 del Paseo Tollocan, bulevar de 42 kilómetros arbolados, diseñado con vías para ciclopistas, caballos y ferrocarril, fuentes con mucha agua y, lo más importante, vías de alta y baja velocidad vehicular. Principal vía de comunicación entre ambas capitales, mencionó el arco de entrada que, a manera de bienvenida, contenía las frases siguientes: “Toluca es la provincia y la provincia es la patria”. 

Dicho patronato es para impulsar el entubamiento del Río Lerma y en paralelo construir lagos naturales en las entradas de Toluca con flora y fauna inherentes a la región (tules, lirios, cisnes y gansos, etcétera), diques para el almacenamiento, retención y tratamiento de aguas negras. Espejos de agua instalados en todos los accesos a la ciudad de Toluca, incluido el tren proyectado por la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Propuesta seria que proviene de un profesionista experto en asuntos de ingeniería civil e hidráulica y, si no, David Korenfeld, titular de la Comisión Nacional del Agua, y Luis Miranda Nava, subsecretario de Gobernación, deben consultar este asunto y otros como el de tribus yaqui en Sonora, que están disgustadas y enfrentadas a los sonorenses por la construcción del Acueducto Independencia (con una longitud de 145 kilómetros) para extraer y trasladar agua a la ciudad de Hermosillo de la presa El Novillo, ahora Plutarco Elías Calles, construida por el ingeniero Arriaga y, en su opinión, este asunto se resuelve con una buena administración del agua y será suficiente con una buena operación y mantenimiento de todo el sistema hidráulico del Río Mayo que, entre otras peculiaridades, genera y abastece de energía eléctrica al noroeste del país. La técnica al servicio de la patria. ¿O no, estimado lector?

                *Presidente del Congreso Nacional
                de la Abogacía, A. C.
                juancarlossanchezmagallan@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios