Frente frío 2014

Preocupa que varios miembros de la administración del presidente Peña Nieto rindieran infor-mes anuales de trabajo muy pobres. Lo peor, al dar sus discursos nadie les hace caso (Sagarpa y Salud), otros ni siquiera realizaron el esfuerzo de informar.

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 08/01/2014 01:21
Frente frío 2014

El aguinaldo que recibieron los trabajadores mexicanos sólo sirvió para atenuar deudas anteriormente contraídas por necesidad, aunque las amas de casa estiren la cobija y le hayan puesto más agua a los frijoles, difícilmente alcanza. Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos se pagaron con plásticos bancarios, empeñando en el Nacional Monte de Piedad, Luz Saviñón, Fundación Rafael Dondé —sancionados por la Profeco—, recurriendo a los usureros privados, quienes otorgan préstamos sobre autos e inmuebles adjudicándoselos de manera leonina. Por supuesto, las autoridades ni los ve o no los quiere ver.

Preocupa que varios miembros de la administración del presidente Peña Nieto rindieran informes anuales de trabajo muy pobres. Lo peor, al dar sus discursos nadie les hace caso (Sagarpa y Salud), otros ni siquiera realizaron el esfuerzo de informar.  Claro, no tienen nada que informar. Bueno, sí, las decenas de viajes y gastos en hoteles, viáticos, escoltas, secretarios, ayudantes, avanzadas, etcétera, para tomarse la foto con los gobernadores del país. Otros, acompañando al presidente Peña Nieto en sus múltiples viajes al exterior. ¿Y el país? Con magros avances. Secretarios de despacho dedicados más a sus negocios que a su responsabilidad, otros francamente desprestigiados por sus antecedentes laborales. Losers y desleales cobran como subsecretarios. Así, el Presidente tendrá que hacer una limpia y transformar su administración para garantizar honorabilidad y eficacia en la ejecución de sus programas de gobierno, de lo contrario y de seguir en esta dinámica que poco le ayuda, deberá prepararse para que su fracción parlamentaria congresional pase a ser la segunda o tercera fuerza en 2015. Antecedente para que el conservadurismo o la izquierda progresista regresen a Los Pinos en 2018.

Los tiempos apremian, la comunicación es vertiginosa e informa al colectivo nacional con rapidez novedosa. Puede haber cientos de spots en radio y televisión para destacar logros, sin embargo, la realidad es aplastante y no se puede soslayar. Los mexicanos tienen hoyos en los bolsillos, ni con remiendo logran que un salario mínimo actual satisfaga sus necesidades primarias. El poder de compra de la canasta alimenticia está en el suelo. El incremento al salario mínimo fue de 3.9%, quedando en 64.76 devaluados pesitos. En este 2013 perdió 34.46% su poder adquisitivo y éste debiera ser de 189.75 pesos, según investigadores de la UNAM.

La banca comercial del país obtuvo utilidades por 95 mil 213 millones de pesos. En contrasentido, nueve de cada diez préstamos que otorgaron a personas físicas están en cartera vencida. 2014 llegó con doble aumento a las gasolinas y diesel y esto provocó el incremento a las tarifas del transporte de personas y alimentos. La inflación seguirá galopante por estos aumentos y la nueva carga tributaria. Sí, estimado lector, la clase trabajadora y media, como siempre, son “la ordeña cautiva” para acopiarse de dineros nuestra élite burocrática, incluso aplicando tasas de tributación del ISR en México superiores a las de EU para los mismos ingresos. Esto es, pagaremos mayores impuestos de un país primer mundista recibiendo servicios de uno en vías de desarrollo.

Los tres Reyes Magos nos trajeron estos regalos, ¿pero qué les preocupa?, se dan vida de reyes y como magos que son (raudos, eficaces y habilidosos)  evaporan los magros ingresos que se obtengan durante el año. ¿O no, estimado lector?

                *Abogado y político

                jcsanchezmagallan@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red