Por una izquierda unida

COMPARTIR 
José Rubinstein 13/06/2014 01:23
Por una izquierda unida

El Programa de Protección al Consumidor 2013-2018 publicado por la Secretaría de Economía divide a la población mexicana —112 millones 365 mil 538 personas— en seis distintas clases sociales. Dicho estudio arroja cifras por demás reveladoras: 60% de habitantes ubicados en los dos niveles inferiores sobreviven en circunstancias por demás precarias, la llamada clase social baja baja —35%—  y la baja alta —25%— es conformada por desempleados, asistidos sociales y quienes ganan aproximadamente el salario mínimo. Si incorporamos el tercer nivel, el media baja —20%— conformado por individuos cuyos ingresos no son sustanciales, pero al menos estables, concluimos en que 80% de la población —en sus respectivos rangos— enfrentan apuradas condiciones económicas.

Resulta sorprendente que una nación con las particularidades descritas haya sido incapaz de impulsar un abrumador y consistente movimiento político de izquierda, representativo de las mayorías, unificado, solidario y vanguardista, blasón de las causas populares.

La ruptura de la Corriente Democrática del PRI en junio 1987 derivó en la instauración del Frente Democrático Nacional, unificador de los distintos partidos políticos de izquierda y otras organizaciones sociales afines, en torno a la figura de Cuauhtémoc Cárdenas, cuya dudosa derrota en las elecciones presidenciales de 1988, propició la fundación del PRD, imprescindible contrapeso en el escenario nacional del último cuarto del siglo.

El PRD se ha respaldado en dos primordiales caudillescas figuras. Cuauhtémoc Cárdenas, fundador e indiscutible líder moral, tres veces candidato presidencial —por el PRD— primer jefe de Gobierno de la Ciudad de México y hoy dispuesto a arriesgar su aura de prócer si unánimemente se le requiere al frente del partido. Andrés Manuel López Obrador, dos veces candidato presidencial, exjefe de Gobierno de la Ciudad de México, obstinado con el mando y convencido de que la tercera es la vencida, ahora a través de su propio partido, Morena.

El PRD en víspera de renovar su dirigencia parece no encontrar la cuadratura al círculo. Distintas facciones del partido pugnan por la candidatura de unidad de Cuauhtémoc Cárdenas —mucho que perder y poco que ganar—, mientras que Los Chuchos y su delfín Carlos Navarrete aspiran a refrendar el liderazgo de su facción. Ya lo advirtió el perpetuo desacreditado René Bejarano —del IDN—: “Cárdenas o fractura en el PRD”.

Mencionamos a Marcelo Ebrard, quien en su oportunidad, también al frente del Gobierno de la Ciudad de México, teniendo los astros alineados a su favor para disputar la Presidencia de la República en 2012 —la tenía, era suya y la dejó ir— declinó a favor de AMLO y tampoco amarró una senaduría o la conducción del PRD. Hoy, salpicado de desprestigio, quiere y parece no poder.

Teóricamente la izquierda, sin protagonismos, necedades y radicalismos es la opción de gobierno que mayor empatía e identificación debiera tener con las mayorías. Sin embargo, los intereses privativos de cada tribu que conforma el partido, obstaculizan la unidad. En referencia a los otros dos partidos de izquierda, el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, éstos fungen meramente como partidos satélite, con la futura posible opción de virar hacia Morena.

Independiente a la inminente elección en el PRD, Cuauhtémoc Cárdenas en plena actividad enfoca sus baterías en buscar invalidar la aprobada Reforma Energética mediante la recolección de multitud de firmas, exigiendo una consulta ciudadana al respecto en 2015.

En tanto, el señor López Obrador con su partido —aún sin registro— de un sólo hombre, generosamente ha venido repartiendo democráticas candidaturas de Morena a gobernadores, alcaldes y diputados para 2015, inclusive si la gente quiere —él es la gente— él mismo competirá nuevamente por la presidencia de la República —anticipa tener 30 millones de afiliados— en 2018.

¿La izquierda unida jamás será vencida, o la izquierda vencida jamás será unida?

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red