El deporte no es juego

COMPARTIR 
José Rubinstein 23/05/2014 01:44
El deporte no es juego

El rotundo efecto de la globalización es la posibilidad de presenciar en directo desde el propio televisor los más relevantes eventos deportivos en cualquier parte del mundo. Es así que disfrutamos el tenis, beisbol, futbol americano, box, golf, basquetbol, Juegos Olímpicos y cuanta justa deportiva amerite ser televisada. Pero sin discusión, el deporte que congrega multitudes y  mayores  pasiones provoca es el futbol soccer. Partidarios que tienen su equipo —sí, como no— y saltan en cada anotación al grito de “gol” como si algún milagro hubiese ocurrido y cuyo estado de ánimo depende del resultado del juego. En torno a la diversidad de opciones deportivas se ha desarrollado un mercado comercial agregado de tal dimensión que el deporte espectáculo se ha convertido en asombroso negocio.

El futbol mexicano no es la excepción. Los uniformes parchados con logotipos comerciales, los anuncios publicitarios invaden la cancha y la pantalla, al campeonato de Primera División se le conoce con el futbolístico nombre de Liga Bancomer MX. Para sacar mayor jugo a la taquilla y a la publicidad el año natural fue dividido en dos torneos — Apertura y Clausura— a fin de que luego de escasos 17 encuentros, los ocho equipos con mayor puntaje intervengan en una liguilla. Al Torneo de Clausura apenas concluido, el León —23 de 51 puntos posibles— entró con calzador en octavo sitio, así como el Pachuca —24 puntos— llegó en sexto lugar, ambos empatados en número de partidos ganados y perdidos durante la temporada. Hoy, León y Pachuca son campeón y subcampeón del balompié nacional, ¿es ju$to?

En el futbol profesional actual los clubes fungen como sociedades mercantiles, los técnicos como administradores, los directivos como banqueros y los jugadores como mercancía. La FIFA es una plutocracia, una multinacional monopólica que regula el mercado nacional e internacional de competencias.

El sábado el Real Madrid y el Atlético de Madrid disputarán la Copa Champions. El Atlético es uno de los tres clubes que no figuran dentro de los más ricos de Europa y que logran llegar a la final de dicho torneo. El Real Madrid presupuestó ingresos de 675 millones dólares para el presente año, mientras que el Atlético lo hizo por 120 millones de dólares.

El Real Madrid es el equipo más rico del mundo, su valor total estimado es de  tres mil 440 millones de dólares, seguido por el Barcelona cuyo valor oscila en tres mil 200 millones de dólares, según la lista de Forbes.

En cuanto a los jugadores mejor pagados, Lionel Messi recién renovó contrato con el Barcelona hasta 2019 por un salario básico —falta añadir prestaciones, títulos, premios y publicidad— de 27 millones de dólares anuales. El patrimonio actual estimado de Messi es de 201 millones de dólares. En cuanto a Cristiano Ronaldo, su ingreso básico con el Real Madrid es de 25 millones de dólares anuales y se le estima un patrimonio de 205 millones  de dólares.

La Copa Mundial de la FIFA en Brasil le costará al país anfitrión sobre 17 mil millones de dólares, el Mundial más caro de la historia. Con respecto a la FIFA, ésta ingresará exclusivamente por derechos de televisión otorgados y patrocinios —sin considerar venta de entradas— cuatro mil millones de dólares. En dicho torneo cada una de las 32 selecciones participantes obtendrá cuatro millones de dólares, quienes lleguen a cuartos de final 14 millones de dólares, el cuarto lugar 20 millones de dólares, el tercer lugar 22 millones de dólares, el subcampeón 25 millones de dólares y el campeón 35 millones  de dólares.

Las cifras exhibidas muestran la polarización entre ingresos alrededor del deporte y el mundo académico. En fin, durante las próximas semanas el planeta girará alrededor del Mundial de Brasil. Distractor de la realidad, lapso en el que sin remordimientos dejaremos para mañana lo que podemos hacer hoy y si nuestra Selección diera el campanazo, nos podríamos extender para pasado mañana.

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios