¿Autodefensas justificadas?

COMPARTIR 
José Rubinstein 17/01/2014 01:45
¿Autodefensas justificadas?

Cuando la autoridad es incapaz de garantizar el Estado de derecho y la pacífica convivencia social.

Cuando las organizaciones delictivas se apoderan violentamente de desprotegidas poblaciones, extorsionan, saquean, trafican con droga, queman vehículos, secuestran y asesinan.

Cuando lo anterior es una realidad, ¿se justifica que la afectada sociedad civil se organice para proteger a sus personas y sus bienes? ¿Hasta qué punto puede un gobierno ineficaz reconvenir a ciudadanos contrariados por pretender hacerse justicia por propia mano? ¿No te protejo ni te permito protegerte? ¿Será que solamente la delincuencia es capaz de organizarse?

¿A qué hora se jodió el orden comunitario en Michoacán? Apenas se sentó Felipe Calderón en la silla presidencial envió al Ejército a apaciguar a un Michoacán víctima de la inseguridad, y de allí pa’l real. Llámense Zetas, Familia Michoacana o Caballeros Templarios, el caso es que la delincuencia llegó para quedarse.

Ahora nos enteramos a través de la CNDH que al menos en 11 estados de la República se ha registrado la presencia de grupos armados de policías comunitarias y grupos de autodefensa. El mismo organismo sostiene la existencia de apoyo logístico y balístico de gobiernos estatales a favor de las policías comunitarias que luchan contra el crimen organizado. Las entidades con mayor número de grupos de autodefensa son Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Estado de México. Tan sólo en Michoacán se tiene conocimiento de 44 grupos de autodefensa que controlan 45 regiones de 19 municipios de Tierra Caliente. En Guerrero, de 81 municipios totales, en 46 de ellos se ha confirmado la presencia de grupos de autodefensa.

Muestra palpable de representar a un Estado fallido es la solicitud del gobernador Fausto Vallejo al gobierno de la República del urgente apoyo de la fuerza pública federal. Del resultado de esta enésima incursión del gobierno federal en Michoacán dependerá el destino de las autodefensas a escala nacional. Un aspecto táctico a considerar es que el término total de la gestión del gobernador Vallejo es de tres años siete meses, de los cuales el próximo 28 de febrero se cumplen dos años, plazo a partir del cual, éste podría ser relevado de su cargo sin requerir de convocar a elecciones. Por lo pronto, el presidente Enrique Peña decidió enviar a un civil, a uno de los colaboradores más cercanos a su confianza, a Alfredo Castillo, como comisionado de Seguridad y Desarrollo Integral para Michoacán. El nuevo hombre fuerte del Estado habrá de encargarse de coordinar los esfuerzos institucionales para restablecer la seguridad y el desarrollo de la entidad. De entrada, el comisionado Castillo reconoció a los grupos de autodefensa de Michoacán como un movimiento genuino surgido por la violencia con la que operan grupos del crimen organizado.

En cuanto a la entrega de armas por parte de las autodefensas, surge el dilema sobre qué es primero, el huevo o la gallina. El secretario de Gobernación ha sido enfático con respecto a que los grupos de autodefensa no puedan estar armados, en lo cual no habrá declinación, ni el gobierno lo permitirá. Igualmente, el gobierno extiende la convocatoria a aquellos integrantes de los grupos de autodefensa que así lo deseen a incorporarse a los cuerpos policiacos constituidos para tal propósito.

Por su parte las autodefensas, luego de varias veces en que la Federación ha realizado despliegues espectaculares de fuerza pública y en poco tiempo han desaparecido, dejando a las distintas comunidades abandonadas a su suerte,  antes de deponer las armas exigen resultados, que los principales cabecillas de Los Caballeros Templarios estén encarcelados o muertos.

Situación ideal: tanto gobierno como sea necesario y tanta sociedad como sea posible.

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios