¿Tanto pesa y pesa tanto?

Hábil como pocos en el juego de los engaños mediante la inducción al absurdo, AMLO lanza señales para despistar al enemigo.

COMPARTIR 
José Cárdenas 09/06/2014 01:18
¿Tanto pesa  y pesa tanto?

El ave tabasqueña de las tempestades nacionales está de regreso para ponerle el cascabel al gato.

Hábil como pocos en el juego de los engaños mediante la inducción al absurdo, lanza señales para despistar al enemigo. Difunde en Twitter el rumor de una supuesta enfermedad presidencial; no le consta ni lo cree ni lo desea, pero aun así, lo propaga... y, de paso, pregunta si la incapacidad de gobernar proviene del misterioso mal.

Calumnia, que algo queda. AMLO siembra insidia y consigue provocar la reacción oficial. El vocero presidencial, Eduardo Sánchez, aclara en Twitter que el Presidente “goza de cabal salud”, a lo cual el tabasqueño responde: “¿Cómo resolver lo de su incapacidad para gobernar o acaso no tienen al país en agonía?”. El eslabonamiento de los absurdos se convierte en diagnóstico político... y condena.

¿Qué más da la verdad si la duda queda en el aire, aunque Presidencia presuma que Peña Nieto corre los diez kilómetros en 53’01” y rete a vencer tal superioridad física a un anciano 15 años mayor?

Para majadería, majadería y media... dirán en Los Pinos.

Por cierto, en su regreso recargado, Andrés Manuel también se “surte” a Cuauhtémoc Cárdenas, quien lamenta la ausencia de El Peje en la lucha por el petróleo, reprocha su negativa a buscar firmas para la consulta popular... y le reclama —entre dientes— el egoísmo que debilita a la izquierda.

Jesús Zambrano responde por El Ingeniero: señala a López Obrador como el responsable de dividir a la izquierda, al impedir un frente amplio en defensa del petróleo. El Peje responde con otro dardo envenenado al acusar a Los Chuchos de traidores; aclara que si dejó al sol azteca fue por la unión de sus dirigentes dóciles con Peña Nieto.

La pugna no es gratuita. A un año de la elección intermedia, las izquierdas marcan territorios. Para morenos y perredistas, la guerra es por la misma parcela.

De 2006 a la fecha, muchos nos preguntamos sobre el verdadero peso de Andrés Manuel. ¿Cuántos de los casi 16 millones de votos obtenidos por la izquierda en 2012 corresponden al exjefe de Gobierno, y cuántos a la estructura perredista?.. ¿Tanto pesa y pesa tanto?

SEÑALES: La reducción de las tasas de interés de 3.5 a 3% —anunciada por el Banco de México— fue una medida aparentemente sorpresiva para algunos; según especialistas, fue total y absolutamente lógica... aunque pocos la esperaban. El banco central no había mandado ninguna señal, al contrario, había advertido lo preocupante de la situación económica por la caída del crecimiento en el primer trimestre del año, debido a una reducción notable del gasto interno y una baja del consumo que no se compensó con las buenas cifras de las exportaciones. Sin embargo, “algo” sucedió. Ahora, Banxico manda una buena señal: la inflación está controlada y, por tanto, hay que disminuir la tasa de interés cobrada a los usuarios del crédito para darle un buen empujón a la economía. El sector de las pequeñas y medianas empresas será el primero en percibir el efecto. Con la reducción de tasas de interés, el Banco de México espera que fluyan más créditos, porque cuando baja la tasa, quiere decir que a los bancos les cuesta menos trabajo o menos dinero conseguir dinero... y si les cuesta menos, lo pueden prestar más barato. También se abarata al peso mexicano, se encarece el dólar y se benefician las exportaciones. No es casual que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, diga que la medida anunciada por Banxico es acertada, correcta y oportuna... seguro él tenía su vela encendida a ese santo desde hace rato. La medida anunciada el viernes podrá beneficiar a la macroeconomía en general, pero no directamente a la economía doméstica. Los créditos de tarjeta, los créditos automotrices o los hipotecarios prácticamente están pactados a tasa fija y no hay razón para moverlos... y a la sociedad se le manda el mensaje de que hoy conviene consumir más, porque los intereses bancarios ni siquiera van a pagar lo del monto de una inflación esperada en más o menos 3% para este año...

                Twitter: @JoseCardenas1

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red