Quería chorizo

COMPARTIR 
José Cárdenas 21/02/2014 01:22
Quería chorizo

El XX aniversario del TLC —rechinando de viejo— resultó flor de un día… pura picardía.

Pese a las 13 horas de parálisis sufridas por los toluqueños, no habrá un antes y un después de la cumbre “relámpago” de la energía… ¿que transformará la economía? 

Ni siquiera el menú fue memorable. Obama quería chorizo y le dieron postre de mamey… ¿Por eso se robó la nota de Toluca?

El pronunciamiento del presidente de Estados Unidos sobre la violencia creciente en Ucrania y Venezuela ganó los titulares periodísticos… y desplazó el compromiso de convertir al norteamericano en una de las regiones más dinámicas, seguras, equitativas y competitivas del mundo entero.

Y no es para menos. En ambos países los muertos se multiplican, las protestas incendian las calles, la represión aviva el descontento y la preocupación de Washington... 

Si bien Ucrania arde —van 75 muertos; casi 400 heridos— y Obama busca soluciones políticas y diplomáticas urgentes, la revuelta en Venezuela le toca más cerca. Confirma lo que muchos advertían hace prácticamente un año —tras la muerte de Hugo Chávez— cuando analistas y observadores alertaban sobre el arribo al poder del príncipe (in)Maduro, a quien calificaban como un hombre limitado, torpe y carente de pericia política… el peor remedio a las enfermedades venezolanas.

A nadie sorprendió el triunfo de Maduro en las elecciones de abril, pero el margen de diferencia de menos de 1% con su mejor enemigo —Henrique Capriles— mostraba claramente la polarización de la sociedad bolivariana… reto mayúsculo en un país en crisis, con pobreza en aumento e inflación rampante.

Pero Maduro cae por su propio peso completo y no pasa limpio su primera gran prueba; los disturbios iniciados hace semana y media revelan el tamaño del gorila de Caracas… quien ya no habla ni con los pajaritos.

Maduro declaró la guerra a la oposición, ordenó perseguir y apresar a sus rivales, sacó a las calles a sus grupos paramilitares para acabar la revuelta por la mala. En su ceguera, convirtió en símbolo al líder opositor Leopoldo López… y transformó en mártir a Génesis Carmona, la reina de belleza asesinada por una bala en la cabeza.

El mensaje es brutal: Maduro encarcela a sus rivales y asesina a los jóvenes quienes, atrevidos, se movilizan para alzarle la voz.

Pero, además, el mandatario venezolano ha llevado sus problemas domésticos al plano internacional. Según él, su gobierno es víctima de una conjura universal organizada en México, con la participación del gobierno estadunidense y adobada con intromisión de paramilitares colombianos… todos, soportados por toda una estrategia de propaganda que involucra a cadenas de televisión estadunidenses como CNN, Univisión, Telemundo, y al diario hispano El País.

Asombra la mitomanía, conmueve la tragedia, indigna la violencia, pero también la indiferencia de la comunidad internacional… incluido el gobierno mexicano… más preocupado por la pompa y circunstancia.

Todo eso —incluido el ayuno de chorizo— distrajo a Barack Obama… y la atención de la opinión pública de la cumbre de Toluca. Ni modo.

ATENTOS Y PENDIENTES: ¿El camino de Ricardo Anaya rumbo a Querétaro —quiere ser gobernador— pasa primero por el liderazgo panista, de la mano con Gustavo Madero?

                Twitter: @JoseCardenas1

                www.josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red