Guerra de teles... en el “aire”

COMPARTIR 
José Cárdenas 11/02/2014 00:47
Guerra de teles... en el “aire”

La “cosa” está color de hormiga; intensa, saca chispas... y se va a poner peor.

Televisos y sobre todo Aztecos van con todo y no darán tregua hasta evitar al sistema Dish distribuir sus señales.

La reforma en materia de telecomunicaciones —aprobada hace medio año— hasta ahora sólo ha servido para atizar la hoguera.

Tan pronto como fue aprobado el cambio constitucional, y se creó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la empresa de JoaquínVargas “subió” al servicio Dish las señales de los canales 2, 5, 7 y 13, en apego al artículo octavo transitorio del decreto... el cual indica la obligatoriedad de distribuir a empresas de televisión de paga —y de forma gratuita— las señales cuya cobertura abarque más de 50% del territorio nacional.

Desde Chapultepec y el Ajusco fueron disparados sendos misiles de reclamo acusando a Vargas de haber dado madruguete. Antes del “golpe”, los concesionarios de la tele abierta esperaban un pronunciamiento oficial.

Pero seis meses después, el IFT ha brillado por su ausencia. Su presidente, Gabriel Contreras, no ha llegado ni a convidado de piedra. ¿Será que espera la aprobación de las leyes secundarias?

Mientras, los concesionarios se dan con todo... vuelan golpes y patadas a uno y otro lado de la mesa.

“Misteriosamente”, las transmisiones de Televisa y Azteca llegan con fallas a las “antenitas rojas”. Por ejemplo, la pelea de El Canelo con Floyd Mayweather, efectuada el 16 de septiembre pasado. Del otro lado, Dish sube en fast track la señal del canal 9, sin esperar permiso oficial. En vía de mientras, TV Azteca demanda pago retroactivo por actos de piratería... y alega que Dish transmite sus contenidos con infame calidad de imagen.

El último incidente ocurrió la semana pasada. El abogado de TV Azteca, José Antonio Padilla, acusó a Dish de violentar la ley al “tomar” furtivamente sus señales... y peor aún, beneficiar a Teléfonos de México con la distribución gratuita. Es decir —según el abogado Padilla—, Telmex es socio de Dish y aprovecha de rebote sacar beneficio. Falso que Slim sea socio de tal televisora.

La liga se estira al límite debido a la indefinición y debilidad del naciente órgano regulador.  El IFT no ha tenido la capacidad de aclarar las cosas y poner en orden a los protagonistas del conflicto. El único pronunciamiento oficial —hasta ahora— es el sospechoso silencio del órgano regulador.

La falta de lineamientos generales para definir los términos del llamado must offer y must carry dan manga ancha a unos y a otros para seguir con la guerra.

El titular del IFT dice que mañana (miércoles) se tomarán decisiones al respecto, pero el pronóstico es que Gabriel Contreras quedará como el cohetero... todo tiznado.

El pleito por la tele es resultado de la falta de certidumbre provocada por reglas mal hechas o incompletas; legislaciones demasiado abiertas y, por lo tanto, propicias a cualquier tipo de interpretación.

La guerra de la tele seguirá; los abogados se darán vuelo; la autoridad sudará frío... y los televidentes, bien, gracias...

                Twitter: @JoseCardenas1 

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red