El laberinto del Fausto

COMPARTIR 
José Cárdenas 15/01/2014 01:49
El laberinto del Fausto

El gobernador de Michoacán abdicó, atrapado en un laberinto ingobernable; el gobierno federal entra “al quite”… pero parece extraviado, no le halla cuadratura al círculo. Ni los discursos ni el envío de tropas ni la firma de acuerdos parecen suficientes para aportar certeza. Ojalá me equivoque.

Señales encontradas confunden. José Manuel Mireles —líder visible de las autodefensas de Tepalcatepec— aparece en la televisión nacional garantizando la entrega de armas, como exige el secretario de Gobernación; dos horas después, el mismo Mireles se echa pa’tras; contradice al funcionario… quien promete desaparecer los motivos que dieron lugar a tales “fuerzas” armadas.

Hipólito Mora —cabeza de las guardias comunitarias en Buenavista Tomatlán— apela en defensa propia: “Si entregamos las armas quedaríamos a merced de Los Caballeros Templarios, quienes han tendido una trampa al disfrazar de reclamo ciudadano el combate por la Tierra Caliente”.

Según Mora, contra Los Templarios debe concentrarse el poder de fuego del Estado; antes de aceptar el desarme propuesto por el gobierno, exige eliminar a La Tuta (Servando Gómez Martínez), El Yayo, El Kike… y el resto de los líderes de esa organización criminal.

Las declaraciones de Hipólito y las contradicciones de José Manuel Mireles confirman la absoluta confusión sobre el papel de los protagonistas del enfrentamiento.

En su momento, los grupos de autodefensas han actuado como aliados paramilitares del gobierno para combatir la hegemonía criminal de Los Caballeros Templarios…. pero a estas alturas, nadie sabe con certeza quién está detrás de ellos, y si en verdad son representantes legítimos del hartazgo ciudadano provocado por la extorsión que deriva en violencia e inseguridad o son grupos armados fuera de la estructura estatal que, sin embargo, en su momento, han sido tolerados por el Estado.

“La seducción paramilitar puede ser una tentación comprensible en la desesperación de una guerra pero, como política, es demencial; la salida paramilitar es suicida como política de Estado”, advierte el analista Jesús Silva-Herzog Márquez.

Para meter más ruido, hay quienes aseguran que las autodefensas son financiadas con recursos del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Como sea, en todo este laberinto de pasiones hay algo muy grave: la beligerancia detrás del discurso. La misión de Templarios y autodefensas es el exterminio; el odio incubado en Michoacán raya en el límite de una guerra civil, advertida por el perredista Silvano Aureoles —coordinador del PRD en la Cámara de Diputados—.

La violencia en Michoacán no se va a terminar a balazos sino mediante la reconstrucción del tejido social desgarrado hace una década mediante inversiones que generen riqueza y empleo. De acuerdo. Pero el problema es cómo.

NÚMEROS ROJOS: En Michoacán se tiene un registro de 44 grupos de autodefensa, ubicados en 19 municipios de Tierra Caliente y Tierra Costa… y tal ejemplo cunde como el pánico en 11 estados del país, alerta la CNDH.

                Twitter: @JoseCardenas1

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red