Masticar tentaciones

COMPARTIR 
José Cárdenas 08/01/2014 00:52
Masticar tentaciones

Basta de festejos; la euforia reformista ha de serenarse. Legisladores y gobernantes bien podrían olvidar los delirios de grandeza… y dejar de presumir por “adela” su paso por la historia… aunque suene difícil.

2013 fue el año del reformatorio, sí; se lograron profundos cambios constitucionales con la demolición de grandes mitos, dogmas y tabúes, sí; se movió la montaña que impedía mirar el horizonte petrolero, sí… pero falta.

Los logros del “nuevo constituyente” aún están por concretarse; el futuro nacional sigue en construcción. Será este Año Nuevo cuando diputados y senadores aterricen propósitos e impidan que las gloriosas frases reformistas acaben como letra muerta… escritas en papel mojado.

Pendientes, todos; la nube viene cargada.

Primero, las leyes reglamentarias de las reformas en materia energética vislumbran “tormentón”. A más tardar en marzo, el Senado habrá de tener listas las reglas del nuevo juego petrolero. Hasta entonces sabremos con certeza quién es quién… y de a cuánto y cómo; qué tan afilados trae el gobierno los colmillos para masticar tentaciones. Sin necesidad de una bola de cristal, vislumbro protestas, pancartas, tomas de tribuna, plantones y, en una de ésas, hasta nuevos espectáculos de striptease legislativo.

Otro gran pendiente son las leyes secundarias para la Ley Federal de Telecomunicaciones. Legisladores federales nos enseñarán de qué están hechos a la hora de fijar la “etiqueta” para degustar tan suculento banquete. Cabilderos y telebancadas se harán sentir para sacar buen provecho, no lo dude. La esperada legislación —que debió aprobarse en diciembre— tendrá su prueba de fuego a la hora del parto de las dos nuevas cadenas de televisión.

A propósito de nacimientos, otro será el del Instituto Nacional Electoral. El viejo IFE, atacado a puñaladas, agoniza… priistas, panistas, perredistas y “chiquillos” que los encampanan, tienen diez meses para hacer funcionar al nuevo “monstruo de Frankenstein”. Aún falta lubricar engranes; deslindar funciones entre autoridades federales y locales; asignar recursos antes de octubre, cuando inicie el proceso electoral federal programado para julio de 2015.

Desde luego, los augurios para el advenimiento del estado 32 —de modo que los chilangos dejemos de ser mexicanos de segunda— son de pronóstico reservado… al tema aún se le “mueve la colita”, asegura el senador perredista Mario Delgado… y prende sus veladoras.

Tampoco la vida partidista será coser y cantar. Panistas de pipa y guante se pintan el rostro para la guerra. Ernesto Cordero —a la sombra de Felipe Calderón— y Josefina Vázquez Mota —por su cuenta y riesgo— volverán a verse las caras; o se unen o se los carga —otra vez— el “pintor”; Gustavo Madero no es “hueso” fácil…

En el PRD también habrá relevo. Los Chuchos, con Carlos Navarrete en la proa, pelearán a dos fuegos con uñas y dientes: uno, contra las huestes de Izquierda Democrática Nacional —las de René Bejarano y señora— y, dos, para evitar una fuga masiva hacia las filas del Morena, desde donde Andrés Manuel López Obrador usurpa a Cuauhtémoc Cárdenas el liderazgo emblemático de la izquierda mexicana.

Año Nuevo, año de batallas… viejas y nuevas. Así va el cuento de nunca acabar…

                Twitter: @JoseCardenas1

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios