Prueba superada

COMPARTIR 
José Cárdenas 17/12/2013 00:48
Prueba superada

En memoria de Joaquín Roura Quiñones, guerrero en añejas, duras y largas batallas informativas.

 

La Reforma Energética ya es constitucional. Los congresos estatales batieron récord para aprobar en sólo tres días los cambios a la Carta Magna; desde la aprobación del TLCAN —hace 20 años— no había ocurrido un cambio tan profundo.

Otra vez, los “petardos” del Morena en Campeche o las protestas en Jalisco y Tlaxcala resultaron fallidos intentos para amedrentar a diputados locales convocados bajo la consigna de votar antes de las “posadas”.

Guerrero y Tabasco —con mayoría perredista— rechazarán la reforma; Morelos, ¿quién sabe?, porque amarillos y tricolores viven empatados, aunque el gobernador Graco Ramírez no ha ocultado su empatía con la apertura energética.

A fin de cuentas, lo que ocurra en esos tres estados importa poco cuando ya se cumplió el aval necesario de la República para dar paso a la promulgación de la reforma —lo cual seguramente ocurrirá esta semana.

La izquierda no pudo pararla. Ni morenos ni perredistas hallaron el modo de arengar a sus huestes y avivar la indignación por el “despojo nacional”. Apostaron a la historia, al dogma, al fervor patriótico, a los recuerdos sagrados de la expropiación; apuntaron al hígado, quizá al corazón, pero quedaron cortos para llegar a la razón.

Concluida la batalla legislativa, queda en el papel la visión de los vencedores y, en la ley, las instrucciones para exorcizar a los fantasmas.

Muy bien, ahora dejemos de hablar de la reforma en abstracto y expliquemos lo concreto, en pocas palabras.

La Reforma Energética establece con claridad la propiedad de los hidrocarburos por parte del Estado mexicano; cancela la figura de la concesión pero abre la puerta a los contratos de servicio, producción o utilidad compartida, licencias o incluso esquemas mixtos. En pocas palabras, en la puerta de Pemex un letrero dirá: Rento, No Vendo. Es decir, se permite la inversión privada en toda la cadena productiva, pero se mantiene la extracción como actividad estratégica para el Estado mexicano.

Nace el Fondo Mexicano del Petróleo para la estabilización y el desarrollo; se fortalecen —con uñas y dientes— la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía… la secretaría del ramo gana todo el poder para diseñar la estrategia energética nacional y la de Hacienda para “calibrar” los proyectos —es decir, ponerles precio—.

Pero hay condiciones. Pemex deberá renovarse, ganar eficiencia y depurar proyectos en no más de dos años, y resolver su problema de pasivos en una década. ¿Pemex tiene fecha de caducidad?

Será en marzo cuando conozcamos el detalle de las leyes reglamentarias… la letra chiquita.

Esto apenas comienza…

PURGATORIO: Para la violencia que se esperaba, a Peña Nieto la reforma le salió barata… y muy cara a la izquierda desmayada. Andrés Manuel, ausente; Cárdenas, pálido; Zambrano, ahorcado; Bejarano, obsesionado; Batres, achaparrado; Mancera, emboscado; Marcelo, arrinconado… ¡Qué “piecitos” tan chiquitos pa’tamaños zapatotes!

                Twitter: @JoseCardenas1

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios