Democracia, con zapatos nuevos

COMPARTIR 
José Cárdenas 12/12/2013 01:31
Democracia, con zapatos nuevos

Con más presión que convicción, diputados aprobaron la Ley Federal de Consulta Popular —reglamentaria del artículo 35 de la Constitución— para normar la opinión ciudadana sobre temas de trascendencia nacional y que esa opinión sea “vinculatoria”, es decir, tomada en cuenta.

La nueva ley contempla restricciones en temas como derechos humanos; principios constitucionales, que definen a la República mexicana como democrática, representativa, federal y laica; ingresos del Estado —nadie puede hacer una consulta popular sobre si debemos o no pagar impuestos—; y en temas de seguridad nacional y Fuerzas Armadas. Fuera de esto, todo lo demás es “consultable”.

De acuerdo con la norma —que aún debe ser aprobada en el Senado—, la Suprema Corte decidirá si procede o no legitimar una petición de consulta; resolverá si el tema es o no de interés nacional; si la pregunta es o no jurídicamente correcta;  y, de haber “luz verde”, el nuevo Instituto Electoral organizará el proceso y asignará tiempos de difusión en medios de comunicación.

De inmediato la pregunta obliga: ¿entonces, se podrá hacer una consulta popular sobre la Reforma Energética, como exigen las izquierdas?

Sí, responde la diputada perredista Amalia García, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: primero, tiene que ser presentada por el Presidente de la República o por el 33% de los integrantes de cualquiera de las dos Cámaras del Congreso, o por el 2% de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral.

No, alega el senador priista David Penchyna, porque la “consulta” no aplica  en reformas constitucionales.

¿Imagina usted que pasaría si luego de los cambios constitucionales, hay “consulta” en julio de 2015 y la Reforma Energética se revoca?

Este supuesto es sólo un ejemplo de cómo la anhelada herramienta de la democracia directa puede resultar una navaja de doble filo que habrá de manejarse con guantes.

Mientras la “consulta” energética —por ejemplo—  provoque incertidumbre jurídica, empresarios, nacionales o extranjeros, dispuestos a invertir, lo pensarán dos veces.

Sí, la “consulta” es elemento indispensable de la democracia directa… pero jugar con sus tiempos es asunto serio. Lo ideal —como en el caso de la Reforma Energética— sería preguntar primero, antes de dar el paso legislativo, y no después de promulgada la ley.

Por eso digo que los zapatos nuevos de la democracia aprietan… y toda consulta causa honorarios.

Purgatorio: Barack Obama tiende la mano y se inclina elegante y educado frente a Raúl Castro. La verdad, se estaba inclinando, elegante y educado, ante el hermano de Fidel Castro, con todo cuanto ese nombre significa en la historia del mundo en el pasado… y lo avanzado del actual. Esta es una lista de bateadores gringos “ponchados” por Fidel, si se me permite el símil beisbolero: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Bill Clinton, Bush hijo… y Barack Obama. Once presidentes, once, y un solo fracaso: destruir la Revolución Cubana. ¿El bloqueo gringo contra la isla podría llegar a su final, ahora bajo el manto memorioso del pacifista Madiba? Obama y Raúl Castro —el hermano de Fidel—, se han dado la mano… un simple saludo en el cual muchos quisiéramos ver el inicio de una nueva etapa para ambas naciones. El conflicto Cuba-Estados Unidos es el último vestigio de la Guerra Fría. ¡Ya chole! Ojalá y acabe pronto —ha durado más de medio siglo—; quiera Dios y este saludo sea mucho más que un juego de manos… entre villanos.

                Twitter: @JoseCardenas1

Comparte esta entrada

Comentarios