Al año de Peña

Datos de Parametría permiten observar que el régimen peñanietista inició con una aceptación de 55 por ciento.

COMPARTIR 
José Cárdenas 03/12/2013 01:38
Al año de Peña

Cuando el mexiquense asumió la Presidencia, las expectativas eran descomunales; rebasaban su enorme carisma. El PRI regresaba al poder después de 12 años en el desierto de la oposición.

Según encuestas realizadas por la empresa Parametría (Francisco Abundis), la popularidad de  Enrique Peña Nieto inició un meteórico ascenso desde 2008, cuando casi siete de cada diez lo tenían plenamente identificado… al inicio de este año que fenece, raro es quien no.

El Presidente no sólo era reconocido, sino que gozaba de excelente opinión, a pesar del desgaste provocado por la campaña.

Datos de Parametría permiten observar que el régimen peñanietista inició con una aceptación de 55%; “únicamente dos de cada diez mexicanos no aprobaban la forma en que realizaba su trabajo. Sin embargo, más de la mitad de la población daba al gobierno en turno un voto de confianza”.

La aprobación presidencial ha alcanzado hasta 62%. Esto obedece a la buena difusión de programas sociales —como La Cruzada Contra el Hambre— y sobre todo a la aprobación de las llamadas reformas estructurales en materia hacendaria, financiera, de telecomunicaciones —aunque siga atorada por falta de leyes secundarias—, educación, y transparencia, sin descontar el impacto favorable para la administración por la captura de la maestra Elba Esther Gordillo y “eliminación” de Miguel Ángel Treviño Morales, alias Z-40

Pero el poder desgasta; en estos 12 meses largos, Peña Nieto ha recibido severas críticas en materia de derechos humanos, estabilidad económica, y sus políticas en contra de la erradicación de la violencia.

Hay escepticismo respecto a la reforma energética que propone participación privada en la explotación petrolera —cuya aprobación se espera para los próximos días—, a pesar del berrinche perredista y la amenaza lopezobradorista. A propósito, también pesa la decepción que ha provocado el Pacto por México, en ocho de cada diez encuestados.

En el tema de la reforma hacendaria, tan criticada, ocho de cada diez mexicanos muestran desconfianza en el destino de los recursos obtenidos por los nuevos impuestos.

La encuesta de Parametría concluye: “Más de la mitad de la población sigue apoyando la gestión de Peña Nieto, no obstante, el porcentaje de aquellos que lo desaprueban, crece. Tendrá que pasar algún tiempo para que los ciudadanos perciban los beneficios prometidos por las reformas estructurales (…) sin embargo, hoy son más los ciudadanos escépticos”.

Este 2013 ha sido el año de la “pavimentación”… sí, el año del “paseo” de las reformas. Aunque la mesa esté servida la población tiene mucha hambre… y sed de justicia —en el sentido más amplio—.

Purgatorio: No es por fregar, pero a Peña sólo le quedan 18 meses para las elecciones intermedias… y será cuando los mexicanos  juzgaremos definitivamente a su gobierno.

                @JoseCardenas1  

                josecardenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios