Oceanografía: allanar el terreno

COMPARTIR 
Jorge Fernández Menéndez 03/03/2014 01:42
Oceanografía: allanar el terreno

Los temas relacionados con Oceanografía, la empresa petrolera asegurada por la PGR la semana pasada, son por lo menos tres, no directamente relacionados entre sí y con distintas lecturas políticas. Pero sin duda los tres son parte de un proceso de limpieza estructural en Petróleos Mexicanos que busca allanar el terreno para la llegada de las reforma secundarias en el sector, pero también de ajustes con el pasado.

En primer lugar está el tema motivo del aseguramiento: una denuncia de fraude en contra de Citigroup que podría alcanzar los 500 millones de dólares, que ha llevado a ese banco a modificar sus números respecto a las utilidades en 2013 e incluso provocó una leve baja en sus acciones en Wall Street. Para realizar ese fraude se falsificaron órdenes de pago de Pemex y en la indagatoria estarían incluidos ejecutivos de Oceanografía y funcionarios de Petróleos Mexicanos, pero también de Banamex, que otorgaron esos préstamos. El tema es estrictamente empresarial, pero tiene fuertes derivaciones en Petróleos Mexicanos y si bien no existe oficialmente una relación directa con ello, la salida de Carlos Morales Gil, un funcionarios con toda una vida en la paraestatal, director  de Pemex Exploración y Producción sería consecuencia de todo ese andamiaje. Un segundo punto es la relación que habría tenido la empresa con personajes del mundo político, desde el expresidente del PAN, César Nava hasta los hermanos Bribiesca, los hijos de Martha Sahagún. La acusación más grave en este sentido es que a Oceanografía se le otorgaron 12 contratos por más de tres mil 600 millones de pesos estando, se asegura ahora, inhabilitada por las propias autoridades. Con todo, se debe establecer que no se han presentado contra los hermanos Bribiesca acusaciones penales en esos u otros temas, aunque su relación con la empresa fue evidente en el pasado.

Muchas veces se ha dicho que una de las razones del apoyo del expresidente Fox a la campaña de Enrique Peña primero y a su administración después, buscaba, fuera de otras consideraciones, evitar ese tipo de investigaciones. Paradójicamente, a pesar de la evidente ruptura entre ambos exmandatarios, no haber abordado ese tema fue una de las principales críticas que recibió la administración Calderón. Oficialmente las investigaciones sobre Oceanografía no llegan hasta esa relación política con los hermanos Bribiesca, pero si se ahonda en esos contratos en la época en que la empresa estaba inhabilitada, se podrían encontrar algunas sorpresas.

Un tercer capítulo son todas las denuncias, formales o no, que se han hecho respecto a otro tipo de negocios (desde gasolineras hasta un equipo de futbol) del principal accionista de la empresa, Amado Yáñez. En ese sentido, parece haber demasiados temas involucrados, demasiadas historias y personajes y no existe claridad de la relación real que pueden tener unos con otros, más allá de la relación empresarial existente.

Lo cierto es que con ello, la administración Peña lo que está haciendo es establecer una suerte de tabla rasa en muchos de los contratos que ha mantenido Pemex en el pasado, como parte de la preparación para todo lo que vendrá una vez que entren en vigor las leyes secundarias de la reforma energética. Una paradoja más de la situación en la que hemos vivido en el terreno petrolero es que ante la falta de una apertura real y de una legislación acorde con los tiempos actuales del sector, se vivió en un mundo de grises donde, en última instancia, se impuso la discrecionalidad.

Y lo que ocurrió con Oceanografía es una muestra de ello. Una muestra de la que no se deberían sacar conclusiones que vayan más allá de empresas más relacionadas al poder político coyuntural que a una verdadera carrera empresarial en el sector. Estas últimas serán las que persistirán y se ampliarán con las nuevas normas. Las primeras tendrán que ser parte del pasado.

Ahora bien, pasado, presente o futuro, lo que no puede ser parte de nuestra realidad, es la corrupción y en toda esta historia ella está presente en muchos y muy diferentes espacios. Y debe castigarse.

Polvorines

No hemos tenido información sobre qué sucedió con la explosión en un cuartel militar en Zamora, Michoacán, que dejó a 17 militares heridos, seis de ellos de gravedad. Las versiones son muchas, pero no existe, hasta hoy, una oficial sobre lo sucedido. Llamó la atención que la explosión se dio un día después de que fuera abatido uno de los líderes más importantes de Los Templarios, apodado El Pantera que, por cierto, había sido dado por muerto en abril pasado.

Al mismo tiempo, se desató una ola de asesinatos en el Estado de México, que dejó, sólo el viernes, cerca de 20 víctimas por distintos ajustes de cuentas. El mismo viernes y sábado, el Gobierno del Distrito Federal implementó un operativo especial en los límites con algunos municipios mexiquenses tratando de evitar ese contagio.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red