La Línea 12: transparencia y legalidad

COMPARTIR 
Jesús Ortega Martínez 18/03/2014 00:58
La Línea 12: transparencia y legalidad

Hace unos días un Tribunal Federal declaró absuelto a Gustavo Ponce, secretario de Finanzas del Gobierno del DF cuando AMLO era el jefe de Gobierno de la ciudad capital. Como se sabe, la detención de este exfuncionario estuvo enmarcada en los videoescándalos, de los que fueron parte Víctor Trujillo en su papel de Brozo (el que los difundió en Televisa); René Bejarano, entonces secretario particular de López Obrador; la ahora titular de la Sedesol a nivel federal y el truhán de Carlos Ahumada.

Este “misil” fue enviado con tal precisión que le explotó al PRD en su “línea de flotación”. Nos causó severo daño, pues nos pegaba en un tema especialmente sensible a la población (lo sigue siendo ahora) como lo es la corrupción.

En ese momento el PRD respondió como debía y podía. A diferencia de otros hechos similares en donde los actores fueron otros partidos y gobiernos, en el caso mencionado, varios funcionarios fueron a la cárcel. Ahumada, igualmente fue recluido, otros enfrentaron juicios penales y la dirección de nuestro partido expulsó de sus filas a varios de sus principales dirigentes para que finalmente todos, incluido el PRD, experimentáramos el tremendo juicio de l@s ciudadan@s.

Guardando toda comparación, ahora el Gobierno del DF enfrenta el problema de la Línea 12 del Metro, que nadie debiera minimizar y nadie debiera intentar —como lo hace ahora mismo el PAN, chantajeando— “archivar”, ni el asunto de Oceanografía, Banamex, Citibank y Pemex o como los priistas lo han hecho antes, “enterrando” los asuntos de Moreira, Pemexgate y otros muchos más.

Frente a la ciudadanía y especialmente ante los asuntos de corrupción, el PRD tiene que evidenciar —como lo hizo en aquella ocasión— un comportamiento diferente. Es decir: necesitamos que nuestros gobiernos actúen con transparencia y con legalidad.

La población capitalina debe saber con claridad las causas de carácter técnico que obligaron a suspender el funcionamiento de esta nueva línea del Metro; debe conocer quiénes son los responsables (empresas constructoras, dependencias administrativas o funcionarios encargados) que por omisión o por comisión están causando este daño a la ciudad, a sus habitantes y a su patrimonio. En ese propósito debe llevar a cabo, necesariamente conforme a los procedimientos legales, una exhaustiva investigación sobre este lamentable hecho.

Conforme a la ley, implica hacer a un lado cálculos políticos; obliga a la Procuraduría capitalina actuar con rigurosidad y con la convicción de que su principal tarea y deber es proteger los derechos y los intereses de los ciudadanos del DF y en lo que corresponde a los del país. La Ciudad de México, no debiera olvidarse, es la capital de la República.

Antaño, la izquierda con una visión ideológica profundamente equivocada veía a la ley como un instrumento de dominación clasista y en consecuencia se sujetaba o no a ella en razón de estrategias políticas. La despreciaba si en sus consideraciones no le resultaba útil en el cumplimiento de sus objetivos y la admitía y respetaba si eso se ajustaba a sus planes. Esa no puede ser una concepción correcta del principio constitucional de la legalidad.

Esa percepción de la legalidad no sirve para avanzar en la convivencia civilizada en la sociedad mexicana y, desde luego, no sirve para el crecimiento y desarrollo de la izquierda. Se puede conspirar para llevar a cabo un delito y eso es grave, pero también se puede conspirar para ocultarlo y eso es igual de dañino. 

Contrario a ello, un gobierno que se pretende distinguir como de izquierda democrática es aquel que recurre y se ampara en la ley siempre, y no sólo cuando le conviene políticamente; que apela a la ley por permanente obligación ante la ciudadanía y no como instrumento para la propaganda partidista o para la promoción personal; que recurre a la transparencia siempre y no sólo cuando le beneficia; que informa constantemente a l@s ciudadan@s por respeto a la Constitución y no por ocurrencia personal.

Esta es una nueva visión de una izquierda que se precia renovada en el pensamiento y la acción política. Esto, tarde que temprano, será justipreciado por la ciudadanía.

                *Expresidente del PRD

                Twitter: @jesusortegam

                http://ortegajesus.blogspot.com/

                ortegamartinezjesus@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red