Privatizar no es modernizar

En la industria de los hidrocarburos y eléctrica participan ya, y de manera importante, empresa-rios privados.

COMPARTIR 
Jesús Ortega Martínez 10/12/2013 02:04
Privatizar no es modernizar

Cuando aparezca este artículo es probable que en el Senado de la República el PRI, el PAN y el PVEM hayan aprobado las reformas a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política. Estas reformas no atienden, según mi punto de vista, a la modernización de la industria energética del país, sino que su propósito principal es abrir casi sin límites esta industria estratégica a capitales privados nacionales y extranjeros.

Ahora mismo, como se sabe, en la industria de los hidrocarburos y eléctrica participan ya, y de manera importante, empresarios privados. Por ejemplo: la mayoría de la electricidad generada hoy es desde empresas privadas; y lo mismo sucede con la industria petrolera en donde a través de contratos con el Estado o con Pemex empresas privadas participan de la exploración, extracción, refinación, conducción y distribución del crudo y sus derivados.

En realidad el tema no es si deben participar los privados (ya lo hacen, insisto) sino de qué manera y en qué condiciones se debe dar esta participación, para que resulte verdaderamente beneficiado el país y la gente.

Por eso, el planteamiento del PRD siempre estuvo orientado a tres aspectos fundamentales: primero, garantizar la seguridad energética del país. Esto es fundamental porque de nuestra seguridad energética depende la soberanía (en todos los sentidos) de nuestra nación. Perderemos soberanía si no somos capaces de ser autosuficientes en algunos de los energéticos principales.

El segundo aspecto está relacionado con la llamada renta petrolera (las ganancias que obtiene la nación por la explotación de los hidrocarburos) y su destino final.

La preocupación fundamental del PRD es que, siendo el petróleo un recurso de la nación, la renta petrolera debe servir para su desarrollo y para lograr el bienestar de las y los mexicanos, especialmente para las nuevas generaciones.

La renta petrolera no debe ser utilizada para resolver los problemas del gobierno en turno ni para solventar su gasto corriente, para el enriquecimiento de los contratistas, líderes sindicales o funcionarios de la empresa, o dilapidada escandalosamente como ha sucedido durante los gobiernos priistas y panistas. Por el contrario, la explotación de este recurso debe servir como la plataforma económica fundamental que permita construir un sistema de desarrollo y crecimiento de la economía, de generación de empleos y de bienestar social para las y los mexicanos.

Y el tercer aspecto está vinculado al tema de la modernización de empresas energéticas del Estado como Pemex y CFE, para que sirvan mejor a los intereses del país y de todas y todos los mexicanos. Nuestra propuesta de modernización (terminar con la corrupción, nuevo régimen fiscal, autonomía de gestión como empresas públicas productivas, creación del fondo financiero soberano, etcétera) contrasta con la posición del PAN y PRI de concebir la modernización con la entrega de nuestros recursos naturales a particulares nacionales y extranjeros. La propuesta gubernamental y del PAN busca en realidad regresarnos a los tiempos anteriores, a la gesta de la expropiación petrolera, es decir: enajenar esta riqueza a particulares en detrimento de nuestra nación y de los derechos sociales de las y los mexicanos.

Debemos hacer el mayor de los esfuerzos para impedir la entrega de la renta petrolera para beneficio de unos cuantos y realizar todas las acciones legales y pacíficas para terminar con la corrupción que ahora carcome a Pemex y la CFE.

Pero nuestras acciones deben ser invariablemente llevadas a cabo en el marco de la propia Constitución e invariablemente de manera pacífica. Debemos reivindicar nuestro derecho a protestar y eso es muy importante, sobre todo debemos reivindicar nuestra capacidad para influir y ser decisivos en el rumbo del país.

Todas las acciones son buenas, pero las que son indispensables son aquellas que pueden influir y cambiar los acontecimientos.

El PRD debe ser una organización que sepa y pueda impedir la pretensión de privatizar la principal riqueza del país.

                *Ex presidente del PRD

                Twitter: @jesusortegam

                http://ortegajesus.blogspot.com/

                ortegamartinezjesus@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios