Diversidad y goles

COMPARTIR 
Javier Aparicio 07/06/2014 03:38
Diversidad y goles

La próxima semana dará inicio el Mundial de Futbol y sospecho que casi no se hablará de otra cosa: así que más vale enfrentar el torbellino con serenidad y optimismo. Aunque usted no lo crea, los torneos de futbol permiten revelar importantes lecciones sobre economía y política.

Un primer ejemplo consiste en ilustrar las ventajas del comercio internacional. Veamos. ¿Qué torneo es más competitivo, el Mundial de Futbol o la Copa UEFA (la famosa Champions)? Una forma sencilla de medir la competitividad de un torneo es comparar la rotación entre los equipos ganadores. Pues bien, en los últimos diez años, ocho diferentes equipos han ganado la Copa UEFA, mientras que en toda la historia de los mundiales —19 torneos—, sólo ocho países han obtenido el título y sólo 12 han llegado a jugar una final —y lo más probable es que uno de esos ocho países vuelva a ganar este año—.

Desde un punto de vista económico, esto no es ninguna sorpresa. Los equipos de la UEFA tienen a su disposición el talento internacional de jugadores y existe un mercado sumamente competitivo para ficharlos. Por otro lado, aunque las selecciones del Mundial también son clubes privados, éstas tienen una importante restricción: sólo pueden contar con el talento nacional o naturalizado. Esa simple restricción permite pronosticar que un torneo como la Champions contará con equipos más competitivos que un Mundial —y es muy probable que el “equipo ideal internacional” supere a la mejor selección nacional del mundo—. Una verdad de Perogrullo es que: para que un equipo sea competitivo internacionalmente, sus miembros tendrán que competir con talento nacional e internacional. La competencia funciona.

Un segundo ejemplo tiene que ver con las ventajas de la diversidad al interior de los equipos o de la sociedad en general. Desde un punto de vista teórico, se puede demostrar que, manteniendo cierto nivel de habilidad promedio, los equipos diversos y heterogéneos pueden ser más productivos que un talentoso grupo homogéneo. Esto se debe a que la variedad de habilidades y talentos de un grupo diverso provee mayores fuentes de información para resolver de manera creativa problemas complejos. Por otro lado, hay quien dice que demasiada diversidad puede dificultar la comunicación o la confianza al interior de un grupo, y con ello afectar su productividad. En un extremo, hay quien teme que la diversidad inducida por la migración internacional o doméstica puede alterar el orden y la paz social.

Pues bien, resulta que un torneo como el de la UEFA permite analizar empíricamente este problema. Los politólogos Edmund Malesky y Sebastian Saiegh —de las universidades de San Diego y Duke, respectivamente— analizaron el impacto que la diversidad puede tener en el desempeño de los equipos que compitieron en la Champions entre 2003 y 2013.

En la Copa UEFA participan jugadores de casi 50 nacionalidades y, a diferencia de otras tareas colectivas, el desempeño en el futbol puede medirse fácilmente: con el diferencial entre goles recibidos y anotados. A diferencia de otras industrias, el talento de los jugadores puede aproximarse fácilmente con los salarios que cobran. Con toda esta información, los autores estimaron el nivel de diversidad lingüística al interior de cada equipo que participó en el torneo y encontraron que, a mayor diversidad, mayor diferencia de goles en su favor.

En resumen, los mejores jugadores del mundo son quienes logran ser competitivos más allá de sus países de origen, enfrentando a jugadores con talentos y habilidades distintos a los suyos. A su vez, los mejores equipos de futbol del mundo son los culturalmente más diversos. Estos resultados sugieren que la competencia entre equipos o países importa mucho, sí, pero la diversidad al interior de los grupos y la sociedad en general, también. Por último, ¿qué torneo desata mayores pasiones? El Mundial, sin duda, pero eso quizá tenga más que ver con los prejuicios tribales y el nacionalismo prevaleciente en el mundo.

                Twitter: @javieraparicio

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red