Salarios mínimos

COMPARTIR 
Javier Aparicio 10/05/2014 01:09
Salarios mínimos

La semana pasada, durante los eventos conmemorativos del Día del Trabajo, Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, convocó a tener un debate nacional sobre los salarios mínimos en México.

En primer lugar, consideremos algunos datos para poner el debate en contexto. El salario mínimo vigente a partir de enero de 2014 es de 67.29 pesos diarios, equivalentes a dos mil 018.70 pesos mensuales. ¿Podría usted vivir con ese ingreso mensual? ¿Conoce a alguien que lo haga?

Según datos del INEGI para 2013, 13.7% de la población ocupada, casi siete millones de personas, reciben ingresos de hasta un salario mínimo, y otro 23.3% percibe ingresos de entre uno y dos salarios mínimos. Por otro lado, el salario promedio de los trabajadores asegurados en el IMSS en marzo pasado fue de 291.64 pesos diarios, ocho mil 749.20 pesos al mes.

En América Latina, solamente Haití tiene un salario mínimo menor al de México. Por otro lado, en Estados Unidos el salario mínimo federal es de 7.25 dólares por hora, mientras que Alemania y Suiza no tienen un salario mínimo establecido en la ley.

Pasemos ahora al análisis. Desde un punto de vista muy general, los precios y salarios no son algo que pueda controlarse fácilmente por leyes o decretos. En un mercado laboral competitivo, los salarios de cada uno se determinan por la oferta y demanda de cada sector o región: a mayores salarios, las personas estarán dispuestas a trabajar más. Por su parte, a mayores salarios, los empleadores querrán contratar menos trabajadores.

Si el gobierno establece por ley un salario mínimo superior al que pagaría el mercado, los empleadores querrán hacer una de tres cosas: contratar menos mano de obra, ofrecer un salario menor en el mercado informal, o inclusive discriminar a los trabajadores con ciertas características. Por otro lado, si el salario mínimo es menor al salario de mercado, tanto empleadores como empleados no tendrán ningún inconveniente en ignorarlo.

Es por ello que muchos argumentan que elevar el salario mínimo puede producir desempleo o inflación, puesto que los salarios son uno de los precios clave de toda economía. Pero como muy pocas personas viven de un salario mínimo, otros tantos argumentan que el salario mínimo es ya irrelevante.

Los estudios a nivel país más recientes sobre la relación entre salarios mínimos y desempleo encuentran que elevar los salarios mínimos no tiene grandes efectos en el desempleo y, cuando lo tiene, estos son modestos. Por otro lado, los estudios que comparan unos países con otros, sí encuentran una relación negativa entre salarios mínimos y desempleo: basta comparar, por ejemplo, los casos de Europa con Estados Unidos.

Los salarios mínimos son sólo una parte de una compleja regulación de los mercados laborales, la cual incluye impuestos a los ingresos laborales, prestaciones y otros factores que pueden dificultar la contratación de mano de obra.

Un aumento en el salario mínimo en México puede tener muchas e importantes implicaciones. Menciono sólo dos de ellas. En primer lugar está el impacto en el sector formal e informal de la economía. Sin duda, las personas que reciben un salario mínimo mejorarían sus ingresos y calidad de vida si éste se elevara. Por otro lado, también puede ocurrir que el aumento del salario mínimo reduzca la contratación de mano de obra en el sector formal, o haga que algunos empleados formales pasen al sector informal.

En segundo lugar, hay que considerar la regulación laboral y los impuestos al trabajo: existen muchas personas que reciben ingresos mayores al salario mínimo, pero que están registrados y asegurados en el IMSS sólo con el salario mínimo. Un aumento en el salario mínimo elevaría los costos laborales para este grupo más amplio de personas. De hecho, en muchos contratos colectivos de trabajo los salarios están atados al salario mínimo nacional, por lo cual la discusión del salario mínimo no sólo compete a los trabajadores con menores ingresos. Ojalá que este debate continúe.

                Twitter: @javieraparicio

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red