Reforma secundaria

COMPARTIR 
Javier Aparicio 01/02/2014 01:28
Reforma secundaria

El proceso legislativo de la más reciente reforma constitucional en materia político-electoral ha culminado. Luego de ser aprobada por ambas Cámaras del Congreso y por 18 legislaturas estatales, a partir de hoy contamos con un nuevo sistema político electoral a nivel constitucional.

Lo que sigue es una carrera contrarreloj para aprobar la llamada legislación secundaria. De acuerdo con la reforma, el Congreso tiene hasta el 30 de abril de este año, tan sólo tres meses, para expedir tres nuevas leyes generales: una que regule a los partidos políticos, una nueva ley de organismos y procedimientos electorales, una ley sobre delitos electorales y, por último, un nuevo sistema de fiscalización de los ingresos y gastos de los partidos y las campañas.

Pero hay más, la misma reforma constitucional ordena la creación de un Instituto Nacional Electoral que tomará el lugar del IFE, que hasta ahora conocemos, y se hará cargo de las elecciones federales y, en mayor o menor medida, de las elecciones locales. Este nuevo instituto contará con un Consejo General de 11 consejeros, mismos que deberán ser designados dentro de 120 días naturales a partir de hoy.

Dada la premura con que se procesó esta reforma constitucional, resulta difícil pensar que la reforma secundaria reciba un trámite más cuidadoso o de mejor calidad que el de reformas electorales previas. Por otro lado, dado el conflicto que ha generado la designación de los últimos consejeros del IFE, resulta igualmente difícil pensar que la integración del Consejo General de un nuevo instituto electoral —con facultades y atribuciones mucho más amplias— sea menos problemática que antes.

Cuando este proceso de reforma legal culmine, ¿contaremos con un sistema político-electoral más coherente? ¿Será uno que nos garantice elecciones más libres y justas? No podemos saberlo hasta conocer los alcances de la reforma secundaria.

Sea como fuere, el texto constitucional vigente ha incorporado tres importantes figuras que tienen el potencial de transformar nuestro sistema político: paridad de género, candidaturas independientes y reelección de legisladores y alcaldes.

Los partidos políticos deberán garantizar la paridad de género en las candidaturas a legisladores federales y locales (art. 41). Tocará a la ley de partidos asegurarse de que el principio de paridad se cumpla sin las excepciones o la simulación que hasta ahora ha permitido el código electoral vigente.

Los ciudadanos podrán solicitar el registro como candidatos independientes a cualquier cargo de elección popular (art. 35) siempre y cuando cumplan con los “requisitos, condiciones y términos”… que determine la legislación secundaria. Tocará a la nueva legislación establecer si las candidaturas independientes son una vía factible de acceso al poder, o si se vuelven un mecanismo meramente testimonial.

La reelección consecutiva de senadores, diputados federales, diputados locales y presidentes municipales (arts. 59, 115 y 116). Si bien los alcances de la reelección están acotados desde ya —porque esta sólo podrá ser realizada por el mismo partido o coalición que los haya postulado inicialmente— una mala legislación secundaria puede limitar aún más las ventajas potenciales de fortalecer la rendición de cuentas frente al electorado. Y peor aún, en un sistema con reelección, una mala regulación o fiscalización de las campañas electorales puede acabar produciendo elecciones aún menos competitivas.

Pero hay más. ¿Contaremos con elecciones locales más confiables si no sabemos bajo qué circunstancias éstas serán organizadas por el INE o los institutos locales? ¿Serán más confiables las elecciones federales cuando el árbitro electoral tenga que vigilar más contiendas? ¿Cómo modificar el acceso a medios y la distribución de prerrogativas a partidos cuando exista un sinnúmero de candidatos independientes y/o legisladores buscando ser reelectos? En los próximos 120 días habrá que tener los ojos bien abiertos: esta reforma secundaria será esencial.

                Twitter: @javieraparicio

Comparte esta entrada

Comentarios