Una horda de policías federales allanó el domicilio del poeta Javier Molina.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 30/06/2014 00:00
Una horda de policías federales allanó el domicilio del poeta Javier Molina.

Solidaridad con Javier Molina

Hace una semana, a las 6:30 de la mañana, una horda de policías federales allanó el domicilio del poeta y periodista Javier Molina, intelectual ampliamente conocido y respetado. Los genízaros tiraron la puerta de la calle y ya adentro destruyeron la puerta de la recámara donde estaba el escritor, quien se identificó ante un tipejo que se presentó como agente del Ministerio Público, quien le dijo que habían acudido a su casa porque habían recibido una denuncia anónima según la cual el colega vendía droga. Como Molina había llamado a algunos periodistas, en presencia de éstos los asaltantes no se atrevieron a continuar el atraco. Intimidado, el burdo MP le ofreció al poeta mil pesos para que arreglara la puerta, como si de esa manera pudiera subsanarse la arbitraria intromisión policiaca. El Grupo de Periodistas de San Cristóbal de las Casas presentó ya una protesta, y lo mismo han hecho otros núcleos de informadores de México y del extranjero. El asunto no se resolverá con el tradicional “usted perdone”. Lo menos que podemos exigir es que los responsables sean enjuiciados por abuso de autoridad, daño en propiedad ajena y otros delitos que resulten. Todavía está en la mente de todos el asalto a la revista Contralínea y ahora ocurre este desaguisado. Seguiremos con el asunto.

Marysole Wörner Baz

Murió la artista Marysole Worner Baz, quien había nacido en el DF en 1936. Estudió en París becada por el Instituto Francés de América Latina. Presentó su primera exposición en 1955, por lo que perteneció a la Generación de Ruptura, si bien se le identificó más por su cercanía con Remedios Varo. Cultivó diversas especialidades de las artes plásticas y expuso dibujo, grabado y pintura en Canadá, Colombia, Estados Unidos, Francia, Venezuela y México. Dejó una copiosa obra escultórica al Museo Soumaya, que le organizó la que fue su última exposición en el atrio de San Francisco, donde exhibió 13 piezas de gran formato. Hay obra suya en el Museo de Arte Moderno de México y en el de Tel Aviv, en el Museo de Arte de Birmingham, Alabama, y en el Centro de Arte de Texas. Durante muchos años estuvo afuera de su casa, en Polanco, un espléndido conjunto escultórico que esperamos siga en ese lugar.

Gatopardo, sin Guillermo Osorno

Revista para gente de gran capacidad económica, Gatopardo se dirige al bolsillo, pero también a la cabeza. A los editores les ha ido bien y ahora la publicación está atiborrada con publicidad de artículos y servicios que no son precisamente baratos. Pero Gatopardo es más que eso: conserva la determinación de ofrecer en cada número entrevistas y reportajes de esos que uno guarda por meses y años. Es el caso del número de junio, que contiene una buena entrevista sin autor con el actor José María Yazpik, un largo texto de la colombiana Silvana Paternostro en torno a Gabriel García Márquez, un desgarrador reportaje de Nacho Carretero sobre Ruanda, ese país africano donde en cien días, entre abril y junio de 1994, fueron asesinadas 800 mil personas, cifra de espanto que no le resta importancia a los ciento y tantos mil muertos de la guerra de Felipe Calderón. Guillermo Osorno, quien ya no está al frente de la revista, cierra esta entrega con un amplio reportaje sobre la evolución del mundo gay en la capital, páginas por las que desfilan numerosos apellidos de los más pomadosos del país. Un buen trabajo.

Tres nuevas académicas

Esta semana ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua (AML) la chilango-campechana Silvia Molina, escritora con obra y merecidos reconocimientos, funcionaria eficiente y mujer que disfruta del aprecio de sus colegas. La autora de La mañana debe seguir gris puede hacer un aporte de inteligencia y trabajo que puede servir para que la Academia deje de depender de la Madre madrileña y de su esperpéntico mamotreto… También en la semana se anunció que ocupará la silla académica XXXVI la escritora Rosa Beltrán, otra de esas mujeres que han sabido combinar la cátedra, los cargos administrativos dentro de la UNAM y la creación literaria, en la que ha tenido varios reconocimientos. Antes, el 22 de mayo, se acordó que ingresara en la Academia Juliana González. De este modo, a la vez que se despeja el tufo a misoginia, los círculos universitarios ocupan cada vez más sillas de la institución fundada en el siglo XIX, pues también ingresarán José Sarukhán y Jean Meyer. Que sea para bien.

La ignorante Medina Mora

Se llama María Elena Medina Mora y antes solía hablar en nombre de una organización no gubernamental para condenar todo intento de legalizar las drogas. Ahora lo hace como directora del Instituto Nacional de siquiatría y se atreve a farfullar que el consumo de sustancias prohibidas afecta la generación de ideas, la creación y la “consolidación de productos”, cosa que quién sabe qué será. Si la pobre señora de veras cree lo anterior, pobre Instituto y pobres pacientes. Es obvio que cualquier droga en exceso, lo mismo que el abuso de los tacos de buche, afectan la creación, pero no más que el alcohol o los mejorales. ¡Por favor, señora!

Breviario...

De jueves a domingo, en Roble 3, esquina con Insurgentes, colonia Santa María la Ribera, se presenta la temporada de Microteatro México, un experimento que se desenvuelve en 15 metros cuadrados, con obras que duran no más de 15 minutos para 15 espectadores. La entrada cuesta 60 pesos. @@@ Plácido Pérez Cué dejó la dirección de Comunicación del INBA, que pierde así a un profesional estimado en el gremio periodístico. Desde aquí le deseamos suerte. @@@ Hoy, a partir de las seis de la tarde, se rendirá homenaje a José Emilio Pacheco en la Sala Miguel Covarrubias del CCU. Participan Elena Poniatowska, Hugo Verani, Darío Jaramillo, Eduardo Lizalde y el chelista Carlos Prieto. @@@ Feliz Angélica de Icaza por el lanzamiento mundial en internet de su novela Mujer de cierta edad, con abanico. ¡Que haya suerte! @@@ Sigue la lenta pero tenaz reconstrucción de las esculturas de la Ruta de la Amistad. Hace unos días se reinauguró la pieza Puerta de paz, del artista israelí Itzhak Dazinger, situada en Viaducto Tlalpan y Periférico Sur. Un hecho plausible.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red