Economía: ¿A quién debemos creerle?

Apenas 36% de los mexicanos confía en el gobierno, y peor les va a los partidos y los diputados.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 15/05/2014 01:20
Economía: ¿A quién debemos creerle?

Quienes sostienen el timón del país están obligados al optimismo, a expresarlo y a generarlo en la sociedad. Cuando la autoridad informa o acepta que las cosas están mal, de alguna manera acepta que el tren no camina. Eso tal vez explique la declaración del presidente Enrique Peña Nieto de que la economía nacional “va por buen camino” y su afirmación de que están al alza los indicadores de producción industrial, manufacturas y generación de empleo.

En el mismo sentido (8/V/2014) se manifestó Luis Videgaray, el secretario de Hacienda,  para quien “sería abiertamente incorrecto hablar de que una economía que está creciendo, y creciendo de manera más acelerada que el año pasado, estuviera en una recesión”. A favor de su postura arguyó que hay un repunte de las exportaciones “y un ejercicio mucho más dinámico del gasto público”.

Las anteriores fueron dos maneras de responder al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, el INEGI, según el cual “la economía se encontraba en fase de recesión en febrero pasado, pero acentuó su atonía en marzo”.

De acuerdo con su propia información, el año pasado la Secretaría de Hacienda recaudó 3.5 billones de pesos, casi 15% más de lo estimado en la Ley de Ingresos, pero se trata tanto de ingresos tributarios como no tributarios. De ese total que entró a las arcas gubernamentales, 2.3 billones de pesos fueron de deuda, para sumar un total de ocho billones de pesos, casi la mitad de la riqueza que los mexicanos producimos en un año, lo que expresa que no estamos ante una situación tranquilizante, pese al repunte de la economía estadunidense, que a mediados del año pasado superó la recesión para crecer más que el PIB de México.

Para colmo, el Banco de México emitió a fines de abril un comunicado que tampoco coincide con el optimismo de la SHCP, pues señala que “la información disponible” del primer trimestre “sugiere un crecimiento menor al esperado hace algunos meses”. Ciertos miembros de la Junta de Gobierno del banco central dicen que la información más reciente “confirma la conveniencia de revisar a la baja el rango esperado para el crecimiento del PIB en 2014”.

La penosa situación tiene otro resultado negativo. El llamado “Informe país” ordenado por el difunto IFE, indica que apenas 36% de los mexicanos confía en el gobierno y peor les va a los partidos (19%) y los diputados, en los que apenas 17% les tiene alguna confianza. Lo anterior dio pie para que el Consejo Coordinador Empresarial, por voz de su presidente, Gerardo Gutiérrez Candiani, declarara que hay preocupación entre sus representados por los bajos niveles de crecimiento y confianza que hay en el país, lo que demanda modificaciones fiscales para promover la inversión y el empleo.

La declaración más contundente sobre el fracaso de la tolucocracia la debemos al presidente del grupo financiero Banorte-Ixe, Guillermo Ortiz, quien sí sabe del asunto, pues fue secretario de Hacienda y director del Banco de México. Señala Ortiz que la economía se encuentra en un nivel no visto desde la crisis 2009, lo que atribuyó a que la Reforma Fiscal produjo una gran incertidumbre para las empresas, lo que ha estimulado la migración a la economía informal, en la que, agrego (yo, HM) están dos terceras partes de la fuerza de trabajo. “Mientras no se cambien los incentivos que permiten que sea más rentable no cumplir con las obligaciones fiscales, es difícil que las leyes influyan en un mayor dinamismo económico”. ¿Así o más claro?

                *Periodista y autor de Milenios de México

                hum_mus@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red