Cuando uno lee Cien años de soledad nos lleva a pensar que trata de nosotros.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 21/04/2014 00:00
Cuando uno lee Cien años de soledad  nos lleva a pensar que trata de nosotros.

Adiós a Gabriel García Márquez

Murió un inmortal. La paradoja se explica porque Gabriel García Márquez ganó la inmortalidad desde 1967, cuando publicó Cien años de soledad, cuya primera edición, la argentina del barco en la portada, se agotó en unos cuantos días para meter en la leyenda un libro del que se han vendido 30 millones de ejemplares, más los que se acumulen esta semana, que seguramente no serán pocos. Debió ser en 1966 cuando el colombiano se presentó en la Sala de Arte Opic, que estaba en un edificio atrás del ex templo de Corpus Christi. En esa ocasión, ante un público maravillado, leyó fragmentos de la novela que tenía en preparación: Cien años de soledad. Para entonces llevaba poco más de seis años en México y era amigo de Carlos Fuentes, admirador de Juan Rulfo y compañero inseparable de Álvaro Mutis, quien a su llegada al DF, en 1961, le entregó un ejemplar de Pedro Páramo y le dijo: “¡Lea esto y jódase!”. Y se jodió, porque en septiembre de 2003, entrevistado por Jacobo Zabludowsky, el colombiano se confesó: “El escrutinio a fondo de la obra de Juan Rulfo me dio por fin el camino que buscaba para continuar mis libros y (supe) que por eso me era imposible escribir sobre él sin que todo esto pareciera sobre mí mismo; ahora quiero decir, también, que he vuelto a releerlo completo para escribir estas breves nostalgias y que he vuelto a ser la víctima inocente del mismo asombro de la primera vez”. Sí, tal como ocurre cuando uno lee o relee Cien años de soledad, que nos lleva a pensar que trata de nosotros, de los tíos, los abuelos, el terruño, la infancia. Pero todo es mentira, es la realidad maravillosa y verdadera de la mentira que sólo ofrece la más alta creación literaria.

Falleció Lin Durán

En la Ciudad de México murió Lin Durán, la bailarina, coreógrafa e impulsora de la danza que nació en Chihuahua en 1928 y fue registrada como Lidia Durán Navarro, mujer que a partir de 1945 estudió teatro con Seki Sano y danza con Waldeen, con cuya compañía se inició profesionalmente antes de pasar a otros grupos de los que fue indiscutible primerísima bailarina hasta su retiro de los escenarios en 1961. Hizo las coreografías Sonata (1953) y El cuarto concierto de Brandenburgo (1957) y fue columnista de danza en Artes, Letras, Ciencia, aquel suplemento de Ovaciones que dirigieran al alimón Emmanuel Carballo y Alfredo Leal Cortés. Lin Durán colaboró también en la muy buena sección cultural de Política y publicó algunos textos en Revista de la Universidad. Como funcionaria cultural, coordinó el Seminario de la Danza Contemporánea y Experimentación Coreográfica y luego dirigió la Escuela de Perfeccionamiento Vida y Movimiento; fundó y dirigió la Escuela Nacional de Danza Contemporánea y el Centro Superior de Coreografía (1978-82) y, por último, dirigió el Centro de Investigación Coreográfica y el Cenidi-Danza. Fue autora de La humanización de la danza, Manual del coreógrafo, Caleidoscopio de la formación artística y La danza mexicana en los 60 (1991).

Rulfo y Fuentes, censores

En el suplemento dominical de Reforma (13/IV/2014) apareció una entrevista de Guadalupe Loaeza con Elena Poniatowska en la que ésta dice: “Recuerdo que Carlos Fuentes y Juan Rulfo consiguieron chamba con un señor muy lindo que se llamaba Jorge Ferreti (en realidad Jorge Ferretis. Nota de HM), que estaba en Gobernación. En México se empezó a filmar cantidad de películas; a ellos les dieron la chamba de censores. Incluso, estaban muy contentos porque les dieron sillas con su nombre escrito atrás. No tenían que hacer absolutamente nada. Salvo cuando se atravesaba en el set un perro flaco, Fuentes se levantaba y decía: ‘Corte, este perro denigra a México’. Entonces se paraba toda la filmación y se volvía a grabar”. Guadalupe comenta: “Era la época de Ruiz Cortines”. Sí, responde Elena, “era la época de Ruiz Cortines. Se sacaba al pobre perro, que le iba peor que si hubiera salido en la película. Ésa fue una de las primeras chambas de Fuentes”.

¿Quién es Dayani Cristal?

El jueves se estrenó en el Distrito Federal la película ¿Quién es Dayani Cristal?, de Marc Silver. Una producción de Canana que durante seis años estuvo madurando este proyecto que versa sobre la migración centroamericana que cruza la República Mexicana en su paso hacia Estados Unidos. El protagonista es un excelente y sobrio Gael García Bernal, quien aparece en una historia motivada por la aparición de un cadáver en el desierto de Arizona, “uno más entre los miles de migrantes que emprenden la búsqueda del sueño americano y pierden la vida en el camino”, dice el propio Gael. El filme da voz “a las historias humanas que suelen ignorarse en el debate migratorio”. Por lo pronto, la cinta ya obtuvo el premio a la mejor fotografía del Festival de Sundance, pero su importancia va más allá de los festivales. Es un trozo dramático de la realidad de hoy.

Breviario…

Al parecer, sí quedaron algunos centavos después de los fastos dedicados a Octavio Paz y ahora el Fondo de Cultura Económica anuncia las celebraciones por el centenario de José Revueltas. Por lo pronto, ya existe en la ciudad de Durango una librería del Fondo de Cultura con el nombre de Revueltas, y José Carreño Carlón anunció que se publicará una edición conmemorativa de Los errores, una iconografía del escritor y una antología de la poesía revueltiana, entre otras obras. @@@ José Luis Paredes Pacho recomienda Albórbolas, concierto y performance de Fátima Miranda que se presenta el próximo viernes en el Museo del Chopo. @@@ Mañana, a las 19 horas, en la Casa Refugio de Citlaltépetl 25, Elena Trapanese y Fernando Macotela presentan la edición italiana de La memoria de Sciascia (Ed. Ipermedium Libri), de Federico Campbell. Allá nos vemos. @@@ Pocos nos enteramos, pero el pasado martes 15 fue el Día Mundial del Arte, celebración establecida en 2011 durante el congreso de la Asociación Internacional de Artes Plásticas efectuado en Guadalajara. Con ese motivo (el día) se abrió en el Museo Cuevas una exposición conmemorativa  con obras de artistas como Manuel Felguérez, José Luis Cuevas, Joy Laville, Roger von Gunten, Leonardo Nierman y más hasta sumar 60.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red