Se margina a dos figuras centenarias de las letras mexicanas: Revueltas y Huerta.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 31/03/2014 00:00
Se margina a dos figuras centenarias de las letras mexicanas: Revueltas y Huerta.

Para Pepe de la Colina, en sus primeros 80 años.

Las actividades pro Paz

Ayer, el Fondo de Cultura Económica, en su librería de Miguel Ángel de Quevedo 115, organizó una lectura colectiva de poemas de Octavio Paz y para hoy, en su sede del Ajusco, tiene anunciada la presentación de dos volúmenes de las Obras completas y otros dos libros del Premio Nobel de Literatura, de quien hoy se celebra su nacimiento ocurrido hace 100 años. Por otra parte, la delegación Miguel Hidalgo quiere poner el nombre de Octavio Paz a la calle de Tres Picos, pese a que hace años alguien pidió que se le impusiera el nombre de David Alfaro Siqueiros, que ahí vivió. Sabemos que pronto el Instituto Nacional de Bellas Artes anunciará una gran exposición de pintura, en la que se colgarán 400 obras de los más relevantes artistas del siglo XX, las que serán traídas de museos estadunidenses y europeos a un precio de cientos de millones de pesos. Y mientras siguen los festejos en torno al poeta de Mixcoac, se margina a otras dos figuras centenarias de las letras mexicanas: José Revueltas y Efraín Huerta. Por supuesto, es entendible que el gobierno federal eche la casa por la ventana en honor del escritor mexicano más laureado internacionalmente, pues resulta altamente rentable en términos de imagen, o al menos eso creen. Pero una literatura es obra de muchos talentos, e ignorar a Huerta y a Revueltas es confundir la producción intelectual con un garito donde se apuesta por un creador, en la idea de obtener mayor ganancia política. Se confunde la cultura con el marketing.

Más del poeta de Mixcoac

En medio de la sofocante humareda de incienso que se ha levantado en torno a la figura, más que a la obra, de Octavio Paz, se escuchan voces que se apartan del coro. Por ejemplo, en el suplemento Laberinto, Heriberto Yépez destaca que “La fascinación de Paz comienza al convocar fuerzas contrarias (“metafísicas” e históricas) y mantenerlas en suspensión. Ni se unen ni se destruyen. Se activan”. En efecto, el poeta fue el centro de nuestros mayores debates intelectuales en el último tercio del siglo XX, lo que es todo un mérito, aunque eso no supone que tuviera razón en todo y por todo. Por eso, Hugo Gutiérrez Vega, en La Jornada Semanal, llama a evitar las petrificaciones y convoca a leerlo, a discutir con él: “Está vivo y sus opiniones y provocaciones, sus teorías sobre el poema y los poemas mismos, lo mantienen vivo y presente en la cultura mexicana”. Gutiérrez Vega destaca —y yo con él— que “la emoción más genuina y dolorosa” está en los poemas de la Guerra Civil española y Piedra de Sol, en el Nocturno de San Ildefonso y en Pasado en claro. Hay que volver sobre ellos una y otra vez. Es el Octavio Paz más grande, penetrante y visionario

El Ecofest, el libro y la lectura

A lo largo de dos tramos del Paseo de la Reforma, entre la Diana y la glorieta de la Palma, se colocaron más de 250 puestos del Ecofest, una especie de tianguis donde se expendían “productos amigables con el medio ambiente y sustentables a los capitalinos”, según declaración del señor Alejandro Fernández, jefe delegacional en Cuauhtémoc. Más allá del grado de “amistad con el ambiente” de productos como pan, mermeladas, textiles o tacos, lo cierto es que el Ecofest contó con gran apoyo de la autoridad delegacional, que puso vigilancia, personal de limpieza y hasta excusados a los expositores y visitantes. Muy bien, pero al norte de la glorieta de la Palma estaba el ya tradicional tianguis de libros de la Brigada para Leer en Libertad, a la que se quiso impedir que pusiera sus toldos y mesas de venta, su auditorio y otras instalaciones, pues llegaron dos patrulleros a decir que no tenían permiso. Pero sí lo tenían y los organizadores lo mostraron; luego, un funcionario de la delegación preguntó si tenían objeción en instalarse entre la Palma y el Ángel, a lo que accedió la Brigada; después, nueva llamada para pedir que desplegaran sus puestos en el siguiente tramo, entre el Ángel y la Diana, y sí, los brigadistas aceptaron y, para evitarse un nuevo problema con los patrulleros, pidieron que se les extendiera un permiso para colocarse precisamente ahí, donde decían las autoridades. Al rato llegó un inspector del Gobierno del Distrito Federal y pidió que le mostraran el permiso, pero éste no decía dónde debían instalarse, por lo cual les indicó que debían levantar libros, mesas y cuanto hay. Nueva llamada a la Secretaría de Gobierno de la ciudad y sí, cómo no, todo fue porque no se nos solicitó el permiso en tiempo y forma, pero no hay problema, los vamos a dejar que desplieguen sus techos y todo lo necesario. ¡Faltaba más! Y sí, el tianguis se inauguró, pero un día después de lo programado, sin un policía, ni un barrendero ni un excusado, lo que evidencia el aprecio de ciertas autoridades por la cultura. ¿Qué, cuál agridulzura?

Breviario…

El jueves próximo, a las 12:45 horas, en la sede del Consejo Británico (Lope de Vega 316, Polanco,  se dará a conocer el proyecto binacional Community Dance/Danza para la convivencia, una iniciativa “orientada a la restitución del tejido social y la convivencia a través de las artes”. @@@ Miguel Ángel Tenorio lleva su obra 68: las heridas y los recuerdos a diversos escenarios de la Ciudad de México. Todos los sábados de abril, a las 16 horas, estará en el Centro Cultural El Foco, de Tlacotalpan 16, colonia Roma. @@@ El próximo domingo 6 de abril, a las 11 horas, se inaugura la tercera Feria del Libro Federico García Lorca en el Ateneo Español de México (Hamburgo 6, colonia Juárez). Además de libros, habrá comida típica (suponemos que de algunas regiones de España), actividades lúdicas y culturales. Allá nos vemos. @@@ TV UNAM trasmite hoy tres programas especiales: A 100 años del nacimiento de Octavio Paz, El viento ha entrado en la arboleda y, por último, Octavio Paz a cuatro voces, con Alberto Ruy Sánchez, Christopher Domínguez, Ricardo Cayuela y Adolfo Castañón. @@@ Por cierto, el boletín de prensa de TV UNAM dice que “el intelectual (Paz) estudió las licenciaturas en las Facultades (con mayúscula) de Derecho y de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México”. Habría que aclarar que el poeta no cursó completa ninguna carrera (y ni falta que le hizo).

Comparte esta entrada

Comentarios