Federico Campbell murió y de él nos quedarán el recuerdo y sus libros

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 17/02/2014 00:00
 Federico Campbell murió y de él nos quedarán el recuerdo y sus libros

Post scriptum triste

No, ya no veremos caminar a Federico Campbell por la colonia Condesa con su elegante parsimonia, ya no lo encontraremos leyendo periódicos en algún café, ya no llamará más para preguntar si leímos alguna información que a él le interesaba especialmente, ya no saldrá en estampida al recordar que su amadísima Carmen Gaitán Rojo le encargó algo. No, ya no hablaremos de su origen tijuanense ni de su arraigo en Sonora, la tierra materna donde pasaba los veranos cuando niño; no conversaremos más en torno al oficio de telegrafista que ejerció su padre ni pondrá sobre la mesa la figura y la obra inabarcables de Juan Rulfo, figura que representa al gran escritor y sus misterios, sus silencios y sus palabras únicas, definitivas. No irrumpirá en la plática de Federico la cita de Leonardo Sciascia, su querido y admirado Sciascia, del que tomó en buena medida sus preocupaciones por el tema del poder y sus abusos. Ya no lo veremos apesadumbrado en los días de sequía, cuando sufría por los periodos de esterilidad que padece todo creador. Federico Campbell murió y de él nos quedarán el recuerdo y sus libros, obras de un estilo sencillo y elegante o más bien elegante por su muy trabajada sencillez. Hombre de muchas e intensas lecturas, no hacía alarde de su erudición. Lejos de eso, escribió: “No logro pelar papa por papa”. Los libros, la vida, el amor, el cruce de una calle, las consejas, el estreno de un nuevo suéter, cualquier cosa en él se convertía en literatura… Era un escritor en todo y por todo, con sus manías y sus obsesiones, con sus dudas y sus miedos, con su talento y con sus libros, que ahí quedan como testimonios de una vida y de un talento. Con eso habremos de conformarnos.

Rodrigo Moya en TV UNAM 

Rodrigo Moya fue un fotoperiodista que cubrió los grandes movimientos sindicales de los años cincuenta y sesenta y que ganó proyección continental al ilustrar con su cámara y su talento los formidables reportajes de las guerrillas latinoamericanas que escribió Mario Menéndez Rodríguez para la revista Sucesos. Después, Rodrigo fundó la revista Técnica Pesquera, en la que personalmente se encargaba de la parte gráfica, lo que hizo hasta su retiro. A diferencia de otros fotógrafos de prensa, un buen día se le ocurrió reunir, clasificar y ordenar sus 40 mil o más negativos, sus mejores impresiones y todo ese tesoro que reunió durante sus 14 años de reportero gráfico. Ese trabajo ha permitido que las nuevas generaciones conozcan algunas joyitas iconográficas de Moya y que, por fortuna, TV UNAM se haya interesado en su trabajo para realizar una serie de programas con el profesionalismo de Guadalupe Alonso y el talento de Julián Pastor. El resultado es sencillamente formidable y merecidísimo. Hay que ver esos programas.

Prepa de la Viga: 50 años

Celebró sus primeros 50 años la Prepa de la Viga, el plantel número siete de la Escuela Nacional Preparatoria de la UNAM, misma que se fundó en el edificio de la calle Licenciado Verdad, a un costado de Palacio Nacional, y que en 1964 pasó a ocupar un edificio hecho ex profeso. En el acto conmemorativo tomaron la palabra José Ricardo García, director del plantel; Silvia Estela Jurado Cuéllar, directora general de la Escuela Nacional Preparatoria, y Víctor Barba, exalumno de la generación fundadora y organizador de la celebración, quien recordó los años vividos en La Viga. Se mencionó a antiguos estudiantes que han cobrado relevancia, como José Agustín, René Avilés Fabila, Hugo Sánchez y —agreguemos— Agustín Granados, Tomás Espinosa y Martí Batres. Hubo también menciones afectuosas para los maestros de mayor trayectoria, como Salvador Tapia Cervantes, pero lamentablemente se olvidó que el coro de la Viga fue fundado por el inolvidable Uberto Zanolli, cuando era director del plantel José Antonio Ruiz Acosta, y que el teatro estudiantil vivió sus mejores momentos con maestros como Felipe de la Lama y Olga Harmony.

Nombres prohibidos en Sonora

El Congreso de Sonora, que seguramente no tiene otros asuntos que atender, decidió prohibir que los padres registren a sus hijos con nombres como los tabasqueñísimos Aniv de la Rev o Masiosare; Circuncisión, Escroto o Calzón, que se prestan a toda clase de chistes; Burger King, Yahoo o Facebook, que regalan publicidad inmerecida; y por razones obvias Fulanito, Hitler, Usnavy, Terminator, Robocop, Rambo o Batman. Desde luego, no se registrará más a un niño con un juego de palabas, alburero o no: nada de Débora Melo, Elgar Gajo, Elsa Capunta o Benito Camelo. El furor prohibicionista de los diputados sonorenses no se detuvo ahí, sino que también prohibió que se imponga a los bebés apelativos tales como Jesucristo, Virgencita o Jehová, como si fueran monopolio de una u otra religión; nombres de figuras del espectáculo como Chayanne o Shakira y de personajes tales como James Bond, Harry Potter, Rocky o Lady Di, pese a que en el mundo debe haber muchos así llamados. Lo que de plano ya raya en el autoritarismo es impedir que se eche mano del santoral católico y se quiera dejar fuera una nómina en la que figuran Cesárea, Caralampio, Zoila Rosa, Petronilo, Pomponio, Procopio, Telésforo o Tránsito, todos ellos de larga data. Lo peor es que la antinómina incluye a Patrocinio y Diódoro, nombres de dos exsecretarios de Gobernación. ¿No hubiera bastado con pedir prudencia a los oficiales del Registro Civil?

Breviario…

Hoy, a las 11:30 horas, en el pasillo principal del Departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana, se inaugura la exposición de fotografías de Alberto Moreno sobre la obra de Luis Barragán. @@@ Con Enrique González Rojo como invitado, el miércoles próximo, a las 19 horas, se reanudan las tertulias chocolateras, esta vez en la librería El Juglar, en Manuel M. Ponce 233, colonia Guadalupe Inn (Metro Barranca del Muerto). @@@ El próximo sábado, el escritor René Avilés Fabila recibirá el doctorado honoris causa por la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, en la ciudad de Jalapa (o Xalapa, como escriben por allá). @@@ El jueves, a las 12 de día, en la Feria del Libro de Minería, María Teresa Castrillón y Juan Arturo Brennan presentarán el libro Mil y tantos personajes de la música, del incansable Fernando Díez de Urdanivia.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red