Admirado, muy leído, tuvo sin embargo pocos émulos en su manía autocrítica...

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 03/02/2014 00:00
Admirado, muy leído, tuvo sin embargo pocos émulos en su manía autocrítica...

José Emilio, el ciudadano

El escritor tapatío Juan José Doñán dice que José Emilio Pacheco fue un humanista, hombre “abierto, lúcido y claro” que en el territorio de las letras mexicanas “fue un competente todo-terreno”, pues transitó por diversos géneros y con su inventario se aventuró en “ámbitos poco o nada explorados” y, pese a sus muchos saberes, representó “la antítesis del erudito pedante”. En efecto, alérgico a la autopromoción, en momentos clave de la vida mexicana no dudó en condenar públicamente la matanza de Tlatelolco o la del Jueves de Corpus de 1971, el golpe del entonces presidente Luis Echeverría a Excélsior en 1976 o los atentados contra los derechos de autor protagonizados por Carlos Salinas de Gortari y Vicente Fox. Admirado, muy leído —a partir de Las batallas en el desierto—, tuvo sin embargo pocos émulos en su manía autocrítica, misma que lo convirtió en el terror de sus editores, a los que constantemente cambiaba el texto movido por un plausible, pero impráctico afán perfeccionista que, por ejemplo, impidió la publicación de recopilaciones de su valiosísimo Inventario, columna nacida en Excélsior el 5 de agosto de 1973, como oportunamente lo recordó la sección Expresiones de este diario.

JEP, la FIL y sus premios

Volviendo a Juan José Doñán, vale la pena reproducir aquí lo que dice ese autor de la relación de José Emilio Pacheco con la Universidad de Guadalajara y la Feria Internacional del Libro. Fue, recuerda Doñán, “una relación de altibajos” por varias razones que se resumen en dos: “Porque las autoridades udegeístas no terminaron dándole el lugar que merecía y por la integridad a toda prueba del autor de Las batallas en el desierto. De 1991 a 2013, decenas y decenas de jurados discurrieron entregar el Premio Juan Rulfo —que en 2006 devino Premio FIL— hasta a Juana Cuerdas, pero a ninguno se le ocurrió proponer a “un clásico vivo de la lengua española” como llamó a Pacheco, en 2009, el jurado del Premio Cervantes, el galardón literario más importante en nuestro idioma. Pacheco nunca dijo una palabra de ese ninguneo de los mandarines de la FIL. Sólo rompió el silencio en 2012, al lamentar que la nomenklatura de la FIL hubiera decidido premiar a un escritor plagiario (el peruano Alfredo Bryce Echenique) y no volvió a asistir a dicha feria”.

El caso de Presunto culpable

Norma Alejandra Muñoz Salgado, juez 18 de lo civil, resolvió declarar improcedentes las demandas contra el director, la productora y los exhibidores de la película documental Presunto culpable, demandas que pretendían ganar indemnizaciones por un total de tres mil millones de pesos. La cinta refiere el caso de José Antonio Zúñiga, quien fue a prisión por un delito que no cometió. Las acusaciones eran por daño moral, uso de la imagen de personas sin autorización —pese a que se trataba de personas involucradas en un proceso jurídico de interés público—. De esta manera han quedado exonerados el director del filme, Roberto Hernández; la productora Layda Negrete y las empresas exhibidoras Cinépolis y Televisa, a menos, claro, que los demandantes presenten un recurso de apelación y lo acepte la Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia del DF, que de seguir la persecución contra los acusados ratificaría que está en contra de la libertad de expresión.

Giménez Cacho y Canal 11

“Con la nueva dirección del Canal (11) no contamos con la sensibilidad con la que veníamos trabajando. Sentimos de algún modo que la llegada del PRI modificó los criterios para la televisión pública. Ya hay más control de los contenidos, de la información”,  de acuerdo con una declaración pública leída por el primer actor Daniel Giménez Cacho, quien recientemente dirigió la serie Crónica de castas, que fue “recortada” de 13 a nueve capítulos, lo que hace temer que no se estrene a fines de marzo, como estaba programada. Giménez Cacho es bien conocido por su militancia en causas democráticas y de interés nacional. Actualmente forma parte del Colectivo El Grito Más Fuerte que se opone a la privatización de la industria petrolera. El actor  lamentó que la serie por él dirigida haya sido mutilada por la censura a que está sometido el canal del Politécnico que dirige Enriqueta Cabrera Cuarón. Será bueno saber qué piensa doña Yoloxóchitl Bustamante o, más arriba, don Emilio Chuayffet.

Canal de TV a la ALDF

En el recinto de Donceles y Allende ya celebran el canal de televisión que pronto le darán a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Ante tal absurdo, arguyen que no disponen “de medios de difusión y comunicación propios que estén a la altura de los retos y perspectivas de esta ciudad, medios de comunicación donde se transmitan imágenes y sonidos del trabajo cotidiano (¿Cuál?) que se realiza en éste órgano legislativo, medios de comunicación como lo es la televisión donde se muestre a la opinión pública el enorme aporte y significado que implica el estudio, análisis, discusión y aprobación de las leyes que han puesto al DF a la vanguardia en materia de derechos humanos y sociales…” Así, con autocebollazos en lugar de argumentos, los vividores de la asamblea de marras pretenden suplir su inutilidad y el gastazo que significará para los sufridos capitalinos este nuevo regalito de políticos. ¿Y los contenidos? ¿Se los pedirán a Televisa como el Canal Judicial? En fin, todo indica que el canal de la ALDF servirá únicamente para combatir el insomnio.

Breviario…

Después de su lamentable exhibición de analfabetismo, la ALDF, mediante su Comisión “de Cultura”, comenzó las gestiones procedentes para que el nombre de Efraín Huerta se inscriba en letras de oro junto a los de Octavio Paz y José Revueltas en el muro frontal de la casona de Donceles y Allende. Nunca es tarde para aprender a leer. @Mañana martes a las 19 horas, en el Foro Polivalente de la Biblioteca México, el Centro de la Imagen presenta los primeros libros de su colección Ensayos sobre Fotografía. Los títulos son: TrÍptico de sombras de Carlos Córdova; Héctor García en Ojo! Una revista que ve, de Raquel Navarro; Las mujeres de X’oyep. La historia detrás de la fotografía, de Alberto del Castillo y El cuerpo, la vida y la fotografía, Un vistazo al Álbum de Ana Casas, de Karla Hernández.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red