Frentes Políticos

COMPARTIR 
Frentes Políticos 25/02/2014 02:42
Frentes Políticos

I.Eficacia y mesura. El presidente Enrique Peña Nieto reconoció a las Fuerzas Armadas y las áreas de inteligencia del gobierno federal, el trabajo conjunto para aprehender a Joaquín Guzmán. Aseveró que esta detención demuestra la capacidad del Estado mexicano para combatir al crimen organizado, pero “de ninguna manera debemos caer en triunfalismos, debemos trabajar con pasión y entrega para demostrar que sí es posible un México en paz”, apuntó. Celebró la captura en el marco de la conmemoración del Día de la Bandera y felicitó a quienes participaron en la detención de El Chapo Guzmán. Pasarán los días y la noticia seguirá siendo la mejor de muchos años. Digan lo que digan.

II.Comienza su cuenta. Joaquín Archivaldo Guzmán Loera fue consignado en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, por delincuencia organizada y delitos contra la salud, en la modalidad de posesión con fines de comercio, en la hipótesis de clorhidrato de cocaína. Cuando lo aprehendieron, en 1993, El Chapo había sido condenado a 20 años de prisión por cohecho y asociación delictuosa; el capo permaneció recluido hasta enero de 2001, cuando se fugó del penal de Puente Grande, por lo que aún debe pagar 12 años de cárcel por aquella sentencia. Súmele años y delitos a su condena. Comenzando por evasión de reo de una penitenciaría federal. Y esta vez no lo dejarán escapar.

III.¿Y yo por qué? Vicente Fox sostuvo que es una tontería que se diga que fue él quien dejó escapar a El Chapo o quien negoció su salida en 2001. “Nosotros, igual que Felipe Calderón, buscamos volverlo a encerrar y fue hasta ahora, que aflojó el cuerpo, y qué bueno, que ya está detenido”, dijo. La posible extradición de El Chapo,Fox le da lo mismo. Que mientras pague por sus fechorías, ese no debería de ser el tema de la discusión. Que su captura es un evento valioso, pero hay que darle su justa medida, pues aseguró que no se terminará el narcotráfico. Que no se haga. Es un golpe importantísimo.

IV.Desertor. Carlos Manuel Hoo Ramírez, el hombre capturado al lado de Joaquín Guzmán Loera, declaró a la PGR haber pertenecido al desaparecido Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales del Ejército (GAFE). Él fue, dijo, quien acudió al llamado de El Chapo para sacarlo por un túnel en Culiacán y llevarlo a Mazatlán. El guardaespaldas personal del capo no era lo que parecía: un simple velador del edificio de condominios Miramar. Fue hasta el año 2000 miembro del Ejército. Quizá por eso, y por otras razones más, la DEA siempre ha trabajado del lado de la Marina, en especial con el almirante  Francisco Mariano Saynez y con Francisco Soberón, quien antes fue el secretario particular de Saynez.

V.La duda. El teléfono satelital que utilizaba El Chapo Guzmán y por el que las autoridades mexicanas habrían dado parte a Estados Unidos no era tal, sino uno de los llamados desechables, de esos que se compran en tiendas de conveniencia, de los baratitos. La dificultad era justamente esa: no tienen GPS y su rastreo es mucho más difícil de realizar. Vamos, que es prácticamente imposible ubicarlos. ¿A qué vino el cuento del teléfono satelital y la trama de la georreferenciación? La versión fue endeble. ¿No era más fácil explicar, de manera sencilla y clara, que la Marina, bajo el mando del almirante Francisco Soberón, y la DEA, tenían un objetivo común: detener a Joaquín El Chapo Guzmán Loera?  Se llama cooperación; no hay que tenerle miedo a la palabra.

VI.Apretón de tuercas. Una vez que ha caído el icónico del mal, Joaquín El Chapo Guzmán, es el momento oportuno para afinar la estrategia. Eso harán el presidente Peña Nieto, los gobernadores, el jefe de gobierno del DF y cinco secretarios en la reunión plenaria de la Conago, prevista para hoy y mañana, en la ciudad de Puebla. Hay condiciones de tranquilidad en la entidad para que el encuentro de las autoridades estatales y federales se desarrolle en calma. Nunca como hoy los puntos que se discutan en la sesión tendrán tanta relevancia. La era después de El Chapo.

Comparte esta entrada

Comentarios