En Las Vegas sólo llovió alcohol

José María Tapia Franco, director del Fonden estaba en la ciudad del pecado dándose una vida que nada tiene que ver con sus ingresos.

COMPARTIR 
Francisco Zea 23/09/2013 00:21
En Las Vegas sólo llovió alcohol

Al parecer no aprendemos. Si queremos dimensionar la magnitud del problema, hay que ir a las cifras. Según datos de la ONU, los desastres naturales han dejado en los últimos 20 años la muerte de 1.3 millones de personas, le han causado afectaciones de distinta índole a cuatro mil 400 millones de seres humanos y ocasionado pérdidas por una cantidad cercana a los dos billones de dólares. Según la UNISDR, la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres, por sus siglas en inglés, las inundaciones son el fenómeno que más ha afectado a la población mundial con un total de dos mil 437 millones de personas.

Según datos de la misma ONU, en los últimos 12 años nuestro país ha asumido costos por cerca de los dos mil millones de dólares por concepto de desastres naturales. Esto equivale a lo que se invierte en el combate a la pobreza o el combate al crimen organizado anualmente.

Tan sólo en el caso de las afectaciones por las inundaciones causadas por Ingrid y Manuel en el estado de Guerrero, Ángel Aguirre, gobernador de la entidad, calcula que las pérdidas económicas suman más de cinco mil millones de pesos.

Si hablamos de las cifras dejadas por la confluencia de estos fenómenos, nos encontramos con lo siguiente: 218 mil mexicanos damnificados y más de un millón 300 mil afectados, 35 mil casas dañadas a nivel nacional, dos tercios del territorio nacional sufrieron los embates de los fenómenos meteorológicos, cerca de 15 mil elementos de la Marina, el Ejército y la Policía Federal tratan de ayudar a la población, 97 muertos y 68 desaparecidos, además de 49 mil evacuados. Estas afectaciones de verdad resultan impresionantes, costos muy complejos no obstante que el país cuenta con aproximadamente 948 mil millones de dólares para enfrentar tragedias de esta magnitud.

Me queda claro que los anteriores números son resultado directo de la nula cultura de la prevención que tenemos. Aprendimos la lección con los terremotos pero olvidamos lo que ha pasado con las fenómenos climáticos. Las tragedias más importantes en la historia del país empiezan sin duda con el temblor de 1985, que dejó según distintas estimaciones entre diez mil y 40 mil muertos. Pero en octubre de 1959 se tiene registrado un huracán que dejó casi dos mil muertos en nuestro país. A esta tragedia le sigue la erupción del Paricutín, que en 1949 dejó cerca de mil muertos, hasta regresar a otro huracán, Wilma, que en 2005 dejó daños materiales por mil 700 millones de dólares.

Esto, sin olvidar las terribles inundaciones de Tabasco en 2007, el huracán Gilberto en septiembre de 1988 y el huracán Paulina en octubre de 1997.

Debe de quedar claro que en estos fenómenos meteorológicos la mayoría de las muertes casi en 90% están causadas por los desbordamientos de los ríos que cobran la vida de las personas que viven en sus márgenes. El agua retoma siempre su cause y cuando se crece, arrasa con lo que hay en su paso. Ahí se producen los decesos. Y hay gente que vive en esos lugares por la corrupción. Por aquellos gobiernos estatales y municipales que otorgan permisos para construir o que toleran los asentamientos a cambio de votos y control político. La historia de siempre, los muertos de siempre. Los pobres, los más jodidos.

Mientras la tragedia ocurría en toda la República mexicana, la mayoría nos abríamos el patrio pecho para mostrar la bandera tricolor, en apoyo a la mexicanidad y al fracaso canelero de Las Vegas.

Que quede claro que no es su responsabilidad, él no llevó a Manuel e Ingrid a las costas de México. Pero resulta paradójico e indignante que mientras Tlaloc llenaba las alforjas de diferentes estados preparando la tragedia, el Director del Fonden, José María Tapia Franco estaba en Las Vegas dándose una vida que nada tiene que ver con sus ingresos. Estuvo hospedado el fin de semana del 15 de septiembre en el hotel Encore, uno de los más caros de la ciudad. Cenó la noche del 15 en el restaurante japonés del complejo hotelero que se llama Mizumi, en el cual cantaba con un mariachi, contratado con motivo de las fiestas mexicanas, haciendo gala de mala voz y de intoxicación etílica. Otro día cenó en el muy caro restaurante Andreas del mismo hotel y se le vio sentado apostando hasta 20 mil dólares en las mesas de Baccarat, de lo cual fue testigo el diputado local del partido verde Jesús Sesma, quien, asustado, veía los excesos. Resulta increíble que un funcionario de segundo nivel pueda darse esta vida y sobre todo en un fin de semana en donde casi 150 mexicanos perdieron la vida y se necesitarán miles de millones del fondo que maneja este irresponsable para poder regresar a muchos tan sólo un poco de todo lo que perdieron.

En el estribo.- Hoy comienzo lo que será sin duda la encomienda más importante de mi carrera profesional. Gracias a la confianza de Olegario Vázquez Aldir, me hago cargo del noticiero nocturno de Cadenatres. Jefe, no te voy a fallar. Para este proyecto, todas las ganas, toda la preparación, toda la pasión y sobre todo la total veracidad. Gracias a todos mis compañeros que me ayudaron a llegar, este espacio es de todos los que trabajamos en Grupo Imagen Multimedia y estoy seguro de que será exitoso por ello. Gracias, Ernesto Rivera quien ha sabido ser guía, amigo y hermano.

Comparte esta entrada

Comentarios