Transparencia lenta o rápida ¿da igual?

La ley de transparencia federal establece plazos y términos que en la realidad hacen muy lenta su verificación.

COMPARTIR 
Francisco Javier Acuña 08/06/2014 00:58
Transparencia lenta o rápida ¿da igual?

La carrera contra el tiempo es implacable, irremediable.

En los días que se han fugado, hemos estado señalando que la transparencia pública a nivel federal es prisionera de los pretextos que la hacen lenta y desafortunada, la burocratización de la transparencia, que es precisamente lo opuesto a su finalidad, impera; la transparencia simulada o falaz es una terrible señal que nos debiera molestar, qué digo molestar, irritar cívicamente a todos.

Si bien la ley de transparencia federal obliga a que la información pública se haga efectiva durante el menor tiempo posible, la misma ley establece plazos y términos que en la realidad hacen muy lenta su verificación.

En la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública se contempla que quien solicite información puede esperar hasta 20 días hábiles para recibirla, salvo que la dependencia pública que posee dicha información prorrogue por otros 20 días hábiles su deber de enterar al ciudadano lo requerido y, como suele ser la tendencia, “aprovecha” esos plazos hasta el último minuto.

Y si después de esos 40 días hábiles el ciudadano se atreve a combatir la mala o incompleta información recibida, lo tiene que hacer mediante un recurso de revisión ante el IFAI, y eso ha de ser durante los siguientes 20 días hábiles. Una vez que el ciudadano inconforme hubiera promovido el recurso de revisión, el IFAI tendrá hasta 30 días hábiles para resolver, pero también puede ampliar ese plazo por otros 30 días hábiles (que muy seguido agota); en un caso así, el ciudadano que precisaba una información puede tener que esperar meses enteros entre que le dan o le niegan la razón. En dicho caso, acontece el absurdo.

En algunas entidades federativas, como el Distrito Federal, Aguascalientes, Baja California, Colima, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz y Zacatecas, son en promedio la mitad de cortos que en la Federación, tanto para recibir respuesta como para la resolución de un recurso de revisión; ésa es la tendencia que debe imponerse. El Congreso de la Unión lo decidirá al legislar las leyes secundarias antes del 8 de febrero de 2015.

La clave es también una cuestión de criterios operacionales de las unidades de enlace de cada dependencia que, si las dejan trabajar en esa dirección —los superiores de cada institución—, pueden responder y bien lo más pronto posible.

Urge una reunión nacional de jefes de unidades de enlace de los sujetos obligados federales y locales con el IFAI, para emprender un compromiso de homologación al respecto. ¿Será posible?

                *Comisionado del IFAI

                Twitter: @f_javier_acuna

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red