El rescate de Michoacán

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 05/02/2014 01:18
El rescate  de Michoacán

Para Marco Baños, de la base a la cúspide. Toda una vida
 al servicio del IFE.

 

Michoacán es una herida abierta en el centro de la credibilidad del Estado mexicano. De muchas maneras y a través de distintas estrategias, se han hecho esfuerzos por traer paz, estabilidad y progreso a la entidad, encontrando en los hechos un agravamiento del desgobierno y la anarquía en una buena cantidad de municipios.

El 11 de diciembre de 2006, Calderón inició una estrategia de seguridad para intentar rescatar a este estado de las garras del crimen organizado, anunciando el Operativo Conjunto Michoacán, que consistía en el despliegue de fuerzas federales para terminar con plantíos ilícitos, efectuar cateos, órdenes de aprehensión y desmantelar puntos de venta de droga.

Durante el gobierno de Leonel Godoy, el gobierno federal detuvo a 35 funcionarios de la entidad por presuntos vínculos con el narcotráfico. El tristemente célebre michoacanazo implicó la detención de 12 presidentes municipales, ocho empleados del gobierno estatal, un juez, 12 policías y dos exdirectores de Seguridad Pública. Para octubre de 2010, 34 de los detenidos habían recuperado su libertad al ser declarados inocentes por falta de pruebas. Finalmente, el único preso, Armando Medina, salió libre en 2011.

Los acontecimientos de los últimos meses han evidenciado que la guerra contra el narcotráfico, que se enarboló en la administración anterior, fue insuficiente para generar condiciones duraderas de paz y gobernabilidad en Michoacán. El presidente Peña Nieto ha tenido que revisar con cuidado la experiencia de dicha entidad en los años recientes, para proponer un programa propio de rescate que pueda retomar el control del Estado sobre el territorio, gobierno y otorgamiento de garantías mínimas para la vida diaria de la población.

Ante los dramáticos hechos violentos que se presentaron en la región de Tierra Caliente durante enero, el gobernador Fausto Vallejo solicitó el apoyo federal para luchar contra la delincuencia. De manera inédita, Peña Nieto designó a Alfredo Castillo como comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral, apostando a que uno de sus hombres cercanos pudiera instrumentar una política integral para salvar a Michoacán.

La decisión del Presidente implica un compromiso personal que no debe subestimarse. Castillo tiene la pesada responsabilidad de dar resultados en un terreno donde otros han fracasado. Al echar “toda la carne al asador”, el gobierno federal no se puede dar el lujo de fallar.

En medio de la enorme crisis económica, política y social que se vive en Michoacán, la presencia del Presidente, ayer en Morelia, para presentar personalmente la nueva estrategia de rescate de la entidad es, sin duda, motivo de esperanza de que el actual “estado de las cosas” puede revertirse en beneficio de aquellos que han perdido las condiciones mínimas para vivir en paz.

La asistencia del jefe del Estado y de todo su gabinete significa que esta nueva estrategia no se basará solamente en la presencia de las fuerzas de seguridad, sino que se buscará atraer cuantiosos recursos humanos y materiales para el desarrollo de actividades productivas y de la cohesión social.

BALANCE

La crisis que se generó en semanas recientes por los cruentos enfrentamientos entre grupos de autodefensa y los ejércitos privados al servicio del narcotráfico es, paradójicamente, una oportunidad para revertir la dramática situación que se ha vivido en los últimos años. Pareciera que al “tocar fondo”, todas las fuerzas políticas se han dado cuenta que de la solución al “acertijo michoacano” depende, en gran medida, la viabilidad del propio Estado mexicano.

El anuncio del Presidente de un plan integral que contempla 250 acciones para Michoacán significa una respuesta oportuna ante la complejidad que se vive en la región. La inversión de 45 mil 500 mdp que se derramará en distintos rubros, sumado al compromiso del gabinete por dar un seguimiento puntual a cada área de su especialidad, representan un nuevo enfoque que no se centra sólo en las estrategias de seguridad. Ojalá que el rescate de Michoacán surta efecto y sea un ejemplo para otras regiones del país. Por el bien de todos, esperemos que así sea.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red