El diputado que no fue requerido con las teiboleras

COMPARTIR 
Francisco Garfias 20/08/2014 00:12
El diputado que no fue requerido con las teiboleras

El diputado del PAN Juan Pablo Adame es hijo del exgobernador de Morelos, Marco Adame. De él recibió un consejo antes de sentarse en la curul: “Nunca vayas a una plenaria (del grupo parlamentario) sin tu esposa”.

El joven siguió al pie de la letra la recomendación de su experimentado progenitor. Llegó con su mujer a Puerto Vallarta y ni lo pelaron para la fiesta en la residencia Villa Balboa.

No fue requerido con las teiboleras.

Sus ratos de esparcimiento en Puerto Vallarta, donde se realizó el cónclave de los diputados azules el pasado mes de enero, los utilizó para jugar “cascarita” con algunos de sus compañeros.

Hoy está tranquilo y muy contento con los resultados de su informe como legislador. Lo rindió el lunes pasado en los salones de un hotel que habilitó en Cuernavaca como “palenque”.

Había gradas en lugar de sillas. No hubo discurso sobre méritos personales, como es usual en estos casos, sino un video en el que explicaba en forma sencilla las bondades y maldades de las llamada reformas estructurales. Una forma de innovar.

 Ya encarrerados les diremos que en la agenda de los diputados del PAN para el próximo periodo ordinario de sesiones viene incluida una iniciativa de ley antimoches que busca poner candados al cobro de comisiones en la entrega de recursos públicos a los ayuntamientos.

El tema tiene que ver con un control de daños. La imagen de Acción Nacional está muy a la baja. El excoordinador de la bancada, Luis Alberto Villarreal, ha estado en la mira desde que el periódico Reforma sacó el tema de los moches.

 La suspensión del servicio de la Línea 12 del Metro no es un tema de revancha política ni de señalamiento de persona alguna. Es un asunto de generar seguridad para los usuarios. Lo repite Manuel Granados, presidente de la Comisión de Gobernación de la Asamblea Legislativa.

Dijo más: El jefe de Gobierno del DF, Miguel Mancera, tomó la difícil decisión, costos políticos incluidos, convencido de que no vale la pena arriesgar un sola vida a cambio de no perder popularidad.

Era su respuesta a las declaraciones que atribuyó a Marcelo Ebrard, en el sentido de que el GDF tiene un esquema de persecución contra él. “El doctor Mancera no tiene por que frenar las aspiraciones de nadie. No pertenece al PRD”, puntualizó el asambleísta, quien está muy perfilado para formar parte, por primera vez, del Consejo Nacional del amarillo.

 En el INE, por cierto, ya alucinan al PRD. La decisión de encargarse de las elecciones de los consejeros nacionales de ese partido, el 7 de septiembre próximo, ha resultado un verdadero calvario para la autoridad electoral.

Ya han tenido encontronazos con los amarillos por el tema de las planillas —se descalifican unos a otros—, pero también por el sorteo de los funcionarios de casilla.

Tuvieron incluso que hacerse dos sorteos para que las tribus quedarán más o menos conformes.

La falta de unidad interna ha complicado considerablemente el proceso.

Nos dicen que el que anda más bravo es Marcelo Ebrard. Ya hasta le dicen “el señor observaciones”. Otro que se ha puesto difícil es René Bejarano. Si Los Chuchos y ADN logran los dos tercios de los 300 consejeros de por sentado que al menos el exjefe de Gobierno abandonará el partido.

La elección de los consejeros es determinante para el futuro del PRD. Son ellos los que más adelante decidirán la composición de la nueva dirigencia nacional de ese partido.

Los Chuchos integran la corriente más fuerte al interior de la agrupación política. Son ellos los que controlan la estructura. Se aliaron con ADN, que encabeza Héctor Bautista, con el confesado objetivo de llevar a Carlos Navarrete a la presidencia del partido.

 Los encuestadores no han visto la suya en los últimos tiempos. Su prestigio está lastimado. Han perdido credibilidad. Ya no es extraño que fallen en sus proyecciones sobre las preferencias electorales e incluso en sus encuestas de salida. Lo saben. Peor aún, se han multiplicado las llamadas “encuestadoras patito” que son utilizadas como estrategia electoral para crear percepciones.

Los profesionales de esta tarea ya reaccionaron. Están preocupados. Formaron un frente. Se llama Colegio de Especialistas en Demoscopia y Encuestas (CEDE). Lo integran Berumen y Asociados, Buendía & Laredo, Consulta Mitofsky, Covarrubias y Asociados, María de las Heras, ISA, Lexia, Mercaei y Parametría.

Hoy hacen su presentación en el Palacio de la Autonomía, Centro Histórico.

Su lema central es “certeza de confiabilidad y método, no de resultados”.

Describe, según ellos, el compromiso que tiene el CEDE con la generación de conciencia social, lectura de escenarios construidos con base en la experiencia, conocimiento e información de los investigadores.

 Puebla tendrá su segundo piso, 13.3 kilómetros de extensión. Estará listo en dos años. Se construirá sobre la autopista a la Ciudad de México. Costará aproximadamente diez mil millones de pesos, entre recursos federales, estatales y privados. Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, dio ayer el banderazo a la obra acompañado por el hoy atribulado gobernador de la entidad, Rafael Moreno Valle.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red