“De joven promesa a pobre pendejo...”

COMPARTIR 
Francisco Garfias 26/06/2014 01:00
“De joven promesa a pobre pendejo...”

Carlos Castillo Peraza, ideólogo del panismo, solía repetir que “de joven promesa a pobre pendejo sólo hay un paso”.

Roberto Gil, panista, 36 años y amplio currículum, ya lo entendió.

El senador del PAN vivió un ascenso político vertiginoso a partir de 2009. Fue diputado federal, subsecretario de Gobierno de la Segob. De allí brincó a la Secretaría Particular de la Presidencia de la República con Felipe Calderón.

Coordinó la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, antes de sentarse en el escaño que ocupa.

El primer revés se lo llevó cuando jugó por la presidencia de su partido. Competía con Gustavo Madero. Estaba seguro de que ganaría. Creía tener el apoyo del entonces presidente Calderón.

Pero El Yunque endureció su postura. Sus integrantes amenazaron con abandonar el partido si él llegaba. Felipe cedió. Margarita Zavala lo regañó. Madero no sólo le ganó, sino que acabó de la greña con Calderón.

Siguió la estrepitosa derrota de Josefina. Quedó en tercer lugar en la presidencial. Luego la de su amigo Ernesto Cordero. La ventaja del reelecto jefe nacional fue de 13 puntos. Ni chance de impugnar.

Hoy tiene los pies en la tierra. En sus planes está buscar la presidencia nacional del PAN el año que entra, si ve que tiene posibilidades. Con humildad admite: “Ya pasé por eso de ser la joven promesa, aprendí la lección de Castillo Peraza”, nos dice.

Pero uno que no aterriza es Ricardo Anaya, 35 años, también panista. Le dicen el joven maravilla. Con él se repite parte de la historia. Ascenso vertiginoso. Ya fue presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Ocupa actualmente la Secretaría General del partido.

Es cerebral, es buen orador. Joaquín López-Dóriga casi lo pone como el político que todo México espera. Pero es de piel sensible, no tolera la crítica y ni siquiera lo disimula. No ha madurado.

Se le atribuyen movimientos para ser candidato del PAN a la gubernatura de Querétaro. No la tiene fácil. El exalcalde Pancho Domínguez, exitoso empresario, le disputa la candidatura azul.

El corderista ya le ganó el primer round. Fue uno de los pocos estados donde Madero perdió la elección interna.

La sucesión del gobernador Calzada, en 2015, puede obligar a Anaya a volver a poner los pies en la tierra.

“¿Te das cuenta de la dimensión de lo que me estás diciendo?”, preguntó, sorprendida, Carmen Aristegui a Purificación Carpinteyro. Apenas podía creer lo que la diputada del PRD acababa de decirle.

Una y otra vez, Purificación decía que no ve conflicto de interés en participar en las negociaciones sobre la reforma de telecom y proponer un negocio en el que participará cuando deje la curul.

“El negocio no está haciéndose ahorita. Se me ocurrió hace un mes y medio… ¿Cómo podemos hablar de un conflicto de interés de un negocio que no existe?”, preguntaba la legisladora, quien admitía, sin embargo, intenciones de participar en ese negocio una vez que salga de San Lázaro.

El diálogo se produjo en el noticiero matutino de MVS. Carmen no le dio tregua ni le regaló la entrevista. No vio colores. La cuestionó como si hablara con el mismísimo Javier Lozano. Hizo su trabajo de periodista de información y no de causa.

El tono subió. Purificación pidió a Aristegui no sumarse al “linchamiento” contra ella. “No es un linchamiento, es un cuestionamiento”, reviró la entrevistadora.

A lo largo de la charla, Carpinteyro se negó a decir que se excusaría de participar en la discusión de la reforma, a pesar de la balconeada que le dieron con la llamada telefónica, donde propone al empresario José Gutiérrez Becerril hacer el negocio con “Peralta” (no dio el nombre de pila).

Horas más tarde, la diputada del amarillo no tuvo más remedio que excusarse de participar en las discusiones, a petición de Jesús Zambrano, presidente del PRD.

De paso, Puri, como le dicen sus allegados, exhortó a los legisladores de la llamada telebancada, pero también al panista Javier Lozano, cuya exmujer trabaja en Televisa, y al líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, a excusarse también de participar en los debates.

Eliana García, exdiputada federal del PRD, fue nombrada por Jesús Murillo Karam como encargada de despacho de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la PGR.

El panista Ricardo García Cervantes fue el último titular de esa subsecretaría. Dejó el cargo en medio de versiones que hablaban de un desacuerdo con la Secretaría de Gobernación en cuanto al número de desaparecidos.

A Eliana la conozco hace algunas legislaturas. Trabaja incansablemente a favor de los derechos humanos. En mi celular aún está el mensaje que me envió el pasado 30 de mayo, cuando ese lobo solitario que es García Cervantes decidió irse.

“Te doy mi palabra de que no quedarán desamparadas las familias de las personas que hacen falta en su casa”, escribió la flamante encargada de despacho.

No pierda de vista lo que sucede en Sinaloa. Los maiceros andan alborotados. Son muchos. Aproximadamente 20 mil, quienes tienen sembradas alrededor de 350 mil hectáreas.

Ya desquiciaron el tránsito en Culiacán, cerraron la carretera que va de la capital del estado a Navolato, intentaron bloquear el aeropuerto, lo hicieron con el Palacio de Gobierno. Protestan contra el gobierno federal.

Dicen que no cumple los acuerdos.

El año pasado les pagaron tres mil 850 pesos por tonelada. Era el precio de garantía. Este año ni siquiera les van a mantener esa cantidad. “El gobierno les ofrece una cantidad menor. No quedaron contentos”, nos dice el senador priista por esa entidad, Aarón Irízar.

El legislador confía en que esta misma semana se disipe el “calentamiento”. Está proyectado un diálogo de las autoridades con los productores.

Está convencido de que el problema se va a solucionar. De lo contrario, advierte, se multiplicarán los bloqueos, tomas de oficinas y carreteras. “Es lo que no queremos”, dijo.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios