“En el Senado no sale nada”, se quejan en San Lázaro

COMPARTIR 
Francisco Garfias 24/06/2014 01:35
“En el Senado no sale nada”, se quejan en San Lázaro

En San Lázaro hay molestia. El Senado, dicen, “está congestionado”. El Ejecutivo le envió reformas que no logra sacar. “La electoral no la resolvió a satisfacción. En telecomunicaciones ya no se sabe con quién dialogar; la energética, partida en dos, no logra concretarla”, se quejó una fuente autorizada de la Cámara de Diputados.

El impasse por el que atraviesan las negociaciones hace prácticamente imposible que las leyes secundarias estén aprobadas en la fecha en la que el presidente Peña puso como límite. “El 13 de julio está muy cerca en el tiempo y muy lejos de cumplirse”, aseguró la fuente.

El miércoles próximo se anuncia una sesión de la Comisión Permanente muy difícil. El PRD va a pedir un periodo extraordinario para completar el ciclo legislativo que la Cámara alta dejó inconcluso el pasado viernes. No se lo van a conceder.

“La modificación al artículo 87 de la Ley General de Partidos puede hacerse hasta el 30 de junio. Después es imposible. Los tiempos de la ley no le dan. Lo más seguro es que no haya periodo extraordinario hasta después de esa fecha. Por eso hicieron la maniobra de cerrar antes el periodo extraordinario”, acusó.

El artículo 87 fue aprobado en la Cámara de Diputados por 311 votos a favor y 100 en contra (del PAN). Establece que los votos de los candidatos de coalición se cuenten también para los partidos políticos que lo postulan.

En la Cámara baja no tienen dudas de que de Los Pinos llegó la instrucción que el viernes pasado llevó al Senado a clausurar el periodo extraordinario antes de que la Cámara de Diputados terminara el debate y la aprobación del artículo 87 de esa ley.

“No tengas duda que eso lo resolvieron los que están viendo la energética, y no la política, a instancias del PAN”, aseguran.

El fondo del tema: El gobierno federal requiere de los votos del PAN para sacar adelante las leyes que sustentan la Reforma Energética. Los azules lo saben y se encarecen en las negociaciones.

Acción Nacional  es de los partidos que no se coaligan. El cambio en la ley no le favorecía. Lo bloqueó con la fuerza que le da ser el fiel de la balanza en la energética.

En 2012 hubo un 8% de votos por coaliciones. Ese porcentaje de sufragios —de acuerdo a la actual Ley de Partidos Políticos— se reparte proporcionalmente entre todos los partidos con registro, independientemente de las coaliciones electorales.

Los expertos nos aseguran que al azul le correspondieron entre 2% y 2.5% de esos votos.

En elecciones cerradas, como se perfilan las intermedias de 2015, ese porcentaje puede significar la diferencia entre alcanzar o no una mayoría.

Además, recalcan, el único que sale favorecido con la decisión de no modificar la ley es Morena de Andrés Manuel. Es su primera elección. La ley le impide ir coaligado.

El diferendo sobre el citado artículo 87 ya está en la Suprema Corte. PRI, PRD, PT, MC y Panal presentaron el sábado pasado una  acción de inconstitucionalidad. El único que no la firmó  fue el PAN.

La Suprema Corte de Justicia tiene hasta el 30 de agosto para resolver. Se requiere el voto de ocho magistrados para que la queja prospere. No es fácil. Muchos ministros llegaron al Tribunal Supremo en la era de Acción Nacional en la Presidencia de la  República. Aplique la lógica…

El sospechosismo ronda en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa. Juran que en el caso del exmagistrado expriista David Jiménez, quien se amparó contra la decisión mayoritaria del pleno de separarlo de la Junta de Gobierno, “ha podido más la amistad”.

El amparo le fue concedido por la jueza Séptima de lo Administrativo, Laura Gutiérrez de Velasco. Sospechan que son amigos. El Tribunal presentó una queja contra el amparo, y el magistrado Jorge Camero la declaró infundada. Sospechan que son amigos. Se presentó otra queja, y esta vez el ministro de la Suprema Corte de Justicia Alberto Pérez Dayán decidió atraer el caso. Sospechan que son amigos.

El caso se resuelve a velocidad récord. Hoy le toca a Pérez Dayán. ¿Habrá imparcialidad? Preguntan en el Tribunal.

La nueva dirigencia del PRI-DF tiene “vicios de origen”. Mauricio López quedó como presidente en lugar del cuestionado Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. En la Secretaría General colocaron a Tonatiuh González, incondicional del llamado Príncipe de la basura.

La bronca es que las elecciones del presidente y el secretario general fueron convocadas por separado. Una maniobra para sacarle la vuelta a los estatutos que establecen que ambos no pueden ser del mismo género (artículo 160).

Un grupo de mujeres del PRI va a impugnar la elección. “Esta es una batalla por la equidad. Ningún acuerdo político debe vulnerar los derechos ganados, que son estatutarios. Se impugna la Secretaría General para que se garantice la representación de la mujeres en la fórmula”, nos adelanta Lorena Villavicencio, de la organización Mujeres de Hierro.

                http://www.elarsenal.net

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red