Choca la izquierda institucional

COMPARTIR 
Francisco Garfias 19/06/2014 01:42
Choca la izquierda institucional

“Pinches contubernios…”, soltó, entre dientes, Manuel Bartlett, luego de que el PRD anunciara su decisión de regresar a la mesa de negociaciones de la Reforma Energética que hace días abandonó, junto con el PT, en protesta por la imposición del método que limita a 15 minutos por legislador el debate en comisiones de las reservas a los dictámenes de las leyes secundarias en la trascendental materia.

“Bastó que les prometieran que en el pleno se van a portar bien, que van a respetar la ley, para que regresaran”, ironizó el coordinador del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

La pregunta aquí es: ¿Sólo por esa promesa regresaron?

Bartlett acababa de intercambiar algunas palabras con Miguel Barbosa. Fue un diálogo corto, pero contundente.

El petista dejó muy clara su inconformidad con el ablandamiento del PRD frente a la promesa del tricolores y azules de que podrán reservarse todos los artículos que quieran, cuando la discusión de la Reforma Energética llegue al pleno del Senado.

— ¿No se va usted a sumar (a la mesa de negociaciones)? —Preguntó, todo sonrisas, el senador perredista a su homólogo petista.

— Por convicción no debimos habernos sumado —reviró, seco, el exgobernador poblano.

Bartlett envió un escrito a Raúl Cervantes, presidente de la Mesa Directiva del Senado, en el que manifiesta su “tajante rechazo” al argumento de que en “circunstancias excepcionales” es válido un formato especial para el debate en comisiones.

Y no porque esa excepción en el método de discusión no exista en el reglamento, sino porque no ve por ningún lado cuáles son las “circunstancias excepcionales” que impiden un debate ordinario de esas leyes secundarias en las comisiones legislativas.

“Las restricciones o limitaciones al debate, a la libertad de expresión y de deliberación de los legisladores, no pueden ni deben constitucionalmente ser admisibles. Son inválidas o nulas de pleno derecho”, dice el escrito que el petista envió al priista Cervantes.

En el PRI las caras eran ayer contrastantes. Por una parte, alegría; por la otra, frustración.

La alegría: no sólo la Mesa Directiva del Senado declaró válido el procedimiento de discusión de las leyes en comisiones, impugnado por la izquierda, sino que tiene a los amarillos de vuelta en la mesa, sin necesidad de doblegarse o humillarse.

“Aplaudimos y celebramos que la izquierda haya regresado a la mesa”, dijo David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía.

La frustración. Ahora son, sus aliados, los del PAN en la Reforma Energética los que se levantaron de la mesa de negociaciones, en protesta por modificaciones al artículo 87 de la Ley General de Partidos que, aseguran los azules, da “vida artificial” a la chiquillada y los partidos locales “que no representan nada”.

El embrollo se deriva de la negativa del PRI a aceptar candidaturas comunes a nivel federal. Era uno de sus irreductibles en la reforma político-electoral. Los tricolores saben que sería un suicidio político. El PAN y el PRD ya han dado muestras de su pragmatismo. Allí están Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

Por lo demás, varios de los partidos chiquitos requieren respiración asistida para seguir existiendo y gozando de prerrogativas. Sus tanques de oxígeno son el PRI y el PRD. El primero va aliado, a menudo, con el PVEM. El segundo suele hacerlo con los demás partidos de izquierda: PT y MC.

El retiro de los azules de las negociaciones de las leyes secundarias de la Reforma Energética provocó comentarios burlones de Miguel Barbosa hacia David Penchyna.

Penchyna ha de estar endiabladísimo. Ni se crucen con él, porque ahorita golpea a todos. Se quedó sin su aliado para sacar todas sus votaciones. Yo espero que se muestre tan enojado con el PAN como se mostró con nosotros”, dijo el perredista.

Penchyna es de mecha muy corta. Barbosa sabe que no es muy difícil sacarlo de sus casillas. Pero el hidalguense no cayó ayer en la provocación. “No estoy enojado, creo que no transmito eso. En la banqueta se dicen muchas mentiras. Hay quien utiliza eso para distraer con frivolidades”.

Mauricio López se registra este sábado para dirigir al PRI-DF. Ayer se reunió con su equipo de trabajo en el University Club. Nada que ver con Cuauhtémoc Gutiérrez, sino con sus eternas adversarias internas. Es discípulo de María de los Ángeles Moreno y Beatriz Paredes. Lo va a presentar un grupo de mujeres encabezado por la senadora Arely Gómez. Hoy renuncia como coordinador de asesores de Miguel Osorio Chong.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red