El Peje le suena a Lorenzo Córdova

COMPARTIR 
Francisco Garfias 11/06/2014 02:47
El Peje le suena a Lorenzo Córdova

El Peje se le puso bravo al INE. No le gustó nadita que la Unidad de Fiscalización del órgano electoral investigue la compra-venta que el Morena hizo de mil ejemplares del último libro que escribió: Neoporfirismo. Hoy, como ayer (editorial Grijalbo).

“No van a encontrar nada. Mejor léanlo, eso les va a ayudar”, recomendó el mordaz tabasqueño a los consejeros electorales.

Andrés Manuel recordó que ya pasaron tres meses desde que el Morena cumplió con los requisitos para ser partido político y el INE nomás no da color.

El Movimiento Regeneración Nacional llevó a cabo las 32 asambleas estatales y su padrón supera los 600 mil militantes, recalcó.

“A lo mejor su presidente, Lorenzo Córdova, no se ha podido entrevistar con Enrique Peña o con Miguel Osorio Chong para recibir una última instrucción”, añadió López Obrador, durante su gira por Querétaro.

Hablamos al INE para abundar en el tema. Nos dijeron que la Unidad de Fiscalización detectó, efectivamente, que los libros fueron adquiridos a un precio y vendidos más caros en los mítines de Morena.

Nada tiene de extraordinaria la transacción comercial. No es un delito ni es motivo de cancelarles el registro. Tampoco tiene que ver con el contenido, como se escribió por allí. Pero esos dineros tienen que ser contabilizados como “autofinanciamiento” del Morena, advierten.

Allí está el detalle, diría el clásico Cantinflas.

Por eso le pidieron las respectivas facturas tanto al movimiento que encabeza López Obrador, como a Grijalvo.

La editorial, por cierto, se quejó en un periódico nacional de algo que, nos aseguran, no va a suceder: que le van a imponer una multa.

Ya encarrerados, en el INE nos adelantaron que tanto el Morena como las otras dos organizaciones que lo solicitaron —Encuentro Social y Frente Humanista— tienen amarrado su registro.

Se les otorgará antes del 31 de julio y comenzarán a recibir prerrogativas a partir del primero de agosto del año en curso.

Esos son los tiempos del Instituto.

Si aplicamos la lógica del Peje de que el INE es “la misma gata revolcada” y que el IFE, pero que saldrá más caro porque ya son once consejeros; el nacimiento de estos tres partidos será una carga extra a los contribuyentes.

¿O no?

"Cordero se ganó mi corazón…" Así, con esas sorprendentes palabras, la aguerrida senadora obradorista Layda Sansores hizo un reconocimiento a la labor que el otrora presidente panista de la Mesa Directiva de la Cámara alta hizo a favor de los trabajadores de limpieza del órgano legislativo.

Según Layda, no sólo se opuso a que les rebajaran el salario, sino que les subió 15%, les dio media hora más para comer, les puso un comedor más digno en el piso 14 (antes comían en el sótano). A nadie debe extrañar entonces que, cuando se reunió con ellos, lo recibieron con gritos de “¡Cordero! ¡Cordero!”

Sansores anda ahorita en otra lucha. Quiere que se compren más sillas para que todos los trabajadores tengan donde sentarse. “Si no atienden esta demanda, soy capaz de poner pica pica en los escaños de todos los senadores, para que vean lo que se siente estar parado no ya ocho horas, sino cuatro o cinco que duran las sesiones”, advirtió.

Lo que vimos ayer en el Senado de la República es apenas la punta del iceberg de lo que se viene en el debate sobre las 21 leyes secundarias que sustentan la famosísima Reforma Energética que el aplaudidor diario español El País calificó ayer como “La joya de la corona” del régimen de Enrique Peña.

Casi tres horas discutieron los senadores el acuerdo para debatir en comisiones las citadas leyes secundarias. Nadie se movió de sus posiciones. PRD y PT acusando violaciones al reglamento interno del Senado. PRI y PAN preguntando cuál es la base legal de esas acusaciones.

“¿La costumbre?”, preguntó el senador David Penchyna al perredista Miguel Barbosa, quien se hizo bolas con el artículo que citó para fundamentar sus dichos y luego quiso componerla.

Cuando se dio cuenta de su error, el perredista apeló a los usos y costumbres en el Legislativo para exigir que el polémico acuerdo —que no dictamen— se discutiera también en lo particular. Hasta se reservó algunos puntos para cuando terminara la discusión en lo general.

Su compañero Alejandro Encinas tuvo que salir a rescatar a su coordinador colgado de otro artículo, pero sin dejar de reconocer que Barbosa citó el equivocado en su alegato.

Ya casi al final del larguísimo debate matutino. El senador del PAN Raúl Gracia repitió, una y otra vez —y en todos los tonos—, que el acuerdo no viola el reglamento del Senado.

“Cantinflea el senador Gracia…”, soltó el perredista Fernando Mayans.

Dos estampas de un debate donde dos bloques ya están claramente identificados y el resultado también: PRI, PAN, PVEM y Panal van por la aprobación de las leyes secundarias; PT y PRD en contra.

El sospechosísmo cunde entre asambleístas del Movimiento Ciudadano. Cuauhtémoc Velasco, coordinador del otrora grupo naranja, dice que Manuel Granados “maniobró” junto con la senadora Bertha Alicia Cardona, recién separada del MC, para darle vuelta a la prohibición para que un diputado local que abandona su fracción brinque a otra.

Cuenta Cuauhtémoc que la diputada Cardona solicitó adherirse al grupo del PRD a sabiendas de que no está permitido. “Manuel Granados hizo pública la llamada Cédula de Retiro de Estrados, en la que rechaza que la suscrita forme parte del grupo del PRD y le dio así el pretexto para que la diputada se fuera al Tribunal Electoral del DF a impugnar la negativa.

“No le sirvió de mucho. El Tribunal falló en contra de la legisladora”, remató Velasco.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios