“Un madrazo esperado...”

Está claro que hay una responsabilidad muy clara de los funcionarios en este penoso asunto.

COMPARTIR 
Francisco Garfias 27/05/2014 01:00
“Un madrazo esperado...”

Altos funcionarios de Los Pinos han comentado a diputados federales que el mandatario de Michoacán, Fausto Vallejo, se ha transformado en una auténtica pesadilla. Les preocupa que su imagen de gobernador débil y opaco, defensor de Jesús Reyna, lleve al PRI a perder la plaza en 2015.

“Ya los tiene hasta la madre”, aseguran legisladores.

De esta situación ya tomaron nota en el PAN y el PRD. Saben que 2015 es la oportunidad de sacar al PRI del Palacio de Gobierno.

Hay un sector del azul que promueve candidaturas comunes entre estos dos partidos en las elecciones de gobernador, pero también en las municipales, convocadas para junio del año próximo.

El PAN apoyaría al perredista Silvano Aureoles en la contienda por el Palacio de Gobierno y el PRD haría lo propio con Marko Cortés, en Morelia, y con candidatos del PAN en otros municipios. Sabemos que Silvano tuvo ya contactos con Gustavo Madero.

Falta saber qué dice la senadora Luisa María Calderón, Cocoa, la panista más conocida en la entidad. No es un secreto que la hermana de Felipe quiere suceder a Vallejo en el Palacio de Gobierno.

El senador del PAN, Roberto Gil, es hombre de palabra. La botella de vino que se comprometió a pagar si la diferencia entre Madero y Cordero era mayor a 1%, en la elección de la dirigencia nacional, está lista para cuando Marko Cortés, coordinador de la campaña de Madero, decida pagar su apuesta.

Cortés, panista-maderista, se puso al otro extremo. Vaticinó que su candidato ganaría la contienda dos a uno. Perdió una cena. Estuvo muy lejos de atinarle.

La semana pasada, nos dijo que cambiaba la cena por una comida y que la condición, que no existía a la hora de hacer la apuesta, era que asistiera Roberto Gil.

Pero el senador azul no parece tener mucho interés en sentarse con Cortés. “Pendiente la comida”, nos escribió en una tarjeta. Cortés, ya lo vimos, no es de los que piensan que deudas de elecciones son deudas de honor.

Y no vamos a andar correteándolo como aboneros.

Muy curiosa la parte referente a Rafael Sebastián Guillén Vicente, que viene incluida en el texto del subcomandante Marcos en el que dice adiós al EZLN.

En forma socarrona, el sub señala que Ernesto Zedillo “descubrió”, de la mano del PAN, que Guillén y él eran la misma persona “con el método científico con el que encuentran osamentas. La delación esotérica”.

Escribe: “La historia del tampiqueño (Guillén Vicente) nos dio aire, aunque el fraude posterior de La Paca, de Lozano, nos hizo temer que la prensa de paga cuestionara también el ‘desenmascaramiento’ de Marcos y descubriera que era un fraude más.

“Afortunadamente no fue así. Como ésa, los medios siguieron tragando otras ruedas de molino semejantes.

“Un tiempo después, el tampiqueño llegó a estas tierras. Junto con el subcomandante insurgente Moisés, hablamos con él. Le ofrecimos entonces dar una conferencia conjunta, así podría él librarse de la persecución, puesto que sería evidente que no eran Marcos y él la misma persona.

“No quiso. Vino a vivir acá. Salió algunas veces y su rostro puede encontrarse en las fotografías de los velorios de sus padres.”

¿Evidente que Marcos y él no eran la misma persona? ¿Nos quiere decir el sub que la persona que puso en el mapa a los indígenas, dentro y fuera del país, no es el de la verdad oficial? ¿Es otra persona? Son preguntas.

Manuel Aboytes, director de recursos materiales en San Lázaro, fue advertido hace más de un año del escándalo que podría sacudir a los diputados si el tema de los casi 100 autos abandonados en el estacionamiento del Palacio Legislativo, propiedad de la Cámara baja, llegaba a los medios de comunicación. “Era un madrazo esperado...”, nos dijo un diputado federal.

Está claro que hay una responsabilidad muy clara de los funcionarios en este penoso asunto. No pueden dejar “podrir” de esa manera esa cantidad de vehículos, muchos de los cuales todavía funcionan, según pudimos corroborar.

El tema ya llegó a los medios. Fue la nota principal de El Universal el día de ayer. Viene acompañada de otro escándalo aún peor. La Cámara arrendó 130 vehículos que costaron 16 millones de pesos más caros que si hubiesen sido comprados, según el estudio interno que dio a conocer ese diario.

La responsabilidad de esa operación se la atribuyen al Comité de Administración, que entonces encabezaba el diputado del PAN, Martín López. No es la primera vez que el nombre de este legislador aparece en esta columna, vinculado con adquisiciones no muy transparentes. Alguna vez hablamos de lo sucedido con equipos de cómputo.

Martín quiere ser alcalde de Monterrey. Para mantener sus aspiraciones, debe aclarar los señalamientos que se le hacen al Comité de Administración. Los regios seguramente no quieren otro alcalde de dudosa honorabilidad. Un “Maderito dos”.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios