“¡Qué falta de huevos!”

COMPARTIR 
Francisco Garfias 09/05/2014 02:09
“¡Qué falta de huevos!”

En una crítica —muy a su estilo— que hizo a los políticos que rehúyen al debate, Xóchitl Gálvez, excandidata a gobernadora de Hidalgo, soltó: “¡Pero qué falta de huevos..!”.

El comentario lo hizo a quemarropa delante de Cecilia Romero. La presidenta nacional del PAN nos acababa de confirmar que ya no habrá otro debate entre Gustavo Madero y Ernesto Cordero, aspirantes a la jefatura del blanquiazul.

Ni en los medios ni en el CEN.

Xóchitl la escuchó y no pudo contener el comentario.

Cecilia argumentó que otro intercambio como el que sostuvieron ambos candidatos en la sede nacional del PAN no modifica nada a estas alturas.

Y menos, agregamos nosotros, si ese debate es una réplica del que auspició la Comisión Organizadora de Elecciones, que preside Francisco Gárate, el pasado 28 de abril.

Sólo se transmitió en internet y con un pésima señal y continuas interrupciones. La pifia desató una montaña de críticas en las redes sociales.

Faltan nueve días para la primera elección abierta de los dirigentes del PAN. Los militantes —hay 220 mil en el padrón interno— ya tienen decidido el sentido de su voto, sugirió Romero.

Nadie mencionó a Gustavo Madero cuando Xóchitl le puso nombre al niño, pero es difícil suponer que no pensó en el candidato de la reelección, al hacer su muy coloquial reflexión.

El panista de Chihuahua dejó plantados a Carmen Aristegui y a Joaquín López Dóriga —entre otros— luego de haberse comprometido a debatir con Cordero en sus respectivos medios. Ernesto fue a MVS y aprovechó el vacío que dejó su contrincante interno.

Madero sabe del costo de no haber asistido, pero siente que lleva ventaja decisiva.

Por eso se dio el lujo de desairar a los influyentes periodistas.

La percepción es que la elección está mucho más apretada de lo que parece, aunque los que están más cerca dicen que Cordero sigue abajo.

Sin pretender establecer comparaciones, ese mismo razonamiento aplicó El Peje en el segundo debate de 2006. Creía que tenía la elección ganada. Dejó la silla vacía y perdió oficialmente con Felipe.

La escena arriba escrita ocurrió en el salón Tamayo del Club de Industriales, minutos antes de que iniciara la presentación del libro El sueño que unió a la frontera. Mexicanos que triunfan en Estados Unidos (ediciones Ariel), escrito por Josefina Vázquez Mota.

El libro incluye una colección de testimonios de mexicanos que dejaron de ser cero, cero, cero. Ésos que llegaron a la Unión Americana con cero inglés, cero papeles, cero dinero y que hoy, como dice Josefina, son mexicanos exitosos en una nueva sociedad.

Vázquez Mota mostró que mantiene la convocatoria a pesar de su prolongada ausencia.

Y no sólo entre panistas.

Por allí vimos a Carlos Navarrete, aspirante a la presidencia del PRD; Patricia Mercado, secretaria del Trabajo del GDF; Cecilia Soto, excandidata presidencial del PT; el senador del PRI, René Juárez.

Pero también a Juan Pablo Castañón, presidente de Coparmex; el general Armando Tamayo, exjefe del Estado Mayor Presidencial con Felipe Calderón; José González Morfín, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; Eduardo Rivera, expresidente municipal de Puebla y muchos más.

El cierre de la columna nos obligó a salirnos a la mitad de la presentación. Alcanzamos a escuchar el testimonio de Carlos Gaytán, un guerrerense de origen muy humilde que hace 22 años emigró a Chicago. El hombre contó que empezó como lavaplatos. Trabajó gratis, a pesar de que sus compañeros lo tachaban de barbero.

Estaba resuelto a aprender, a superarse, a escalar. Tenía muy claro lo que no quería: un sueño americano limitado a conservar su plaza de lavaplatos durante décadas.

Su tenacidad lo llevó a alturas insospechadas. Es el único mexicano con una estrella Michelin. Es dueño de un exitoso restaurante en la ciudad de los vientos, llamado Le Mexique.

Hubo cambios en la Secretaría de Economía. Narcedalia Ramírez Pineda, dirigente social, hija del exgobernador de Oaxaca, Heladio Ramírez, asumió la Dirección Nacional de Economía Social, que dejó vacante hace semanas Carlos Rojas, titular de Sedesol en tiempos de Carlos Salinas.

Nos dicen que Rojas se fue poco después de que su hermano Francisco dejara la dirección de la Comisión Federal de Electricidad, en medio de versiones de que se oponía a la Reforma Energética.

Carlos se sentía bloqueado, aislado, harto de limitaciones presupuestales. No lo dejaron poner un solo delegado”, nos cuenta una fuente cercana al exsecretario salinista.

En el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa traen atorado al magistrado David Jiménez, removido de la Junta de Gobierno por decisión unánime del pleno de la Sala Superior, luego que solicitara, sin tener facultades para hacerlo, los resultados de auditorías internas realizadas en 2011, 2012, 2013 y 2014.

Los informes de los tres primeros años son públicos. El de 2014 está apenas en curso.

El tribunal puso una queja ante el “colegiado” por el amparo que una juez le concedió a Jiménez contra la decisión unánime de removerlo. Éste utilizó su cargo, nos dicen, para intentar allegarse información de manera irregular.

El removido magistrado la emprendió contra el contralor, David Colmenares, porque apegado a la norma le negó la información. El contralor, quien llevaba apenas tres semanas en el cargo cuando le llegó la irregular solicitud, depende exclusivamente de la Sala Superior, a la que no pertenece Jiménez.

La resolución de tribunal es reintegrar a David Jiménez al lugar del que llegó: la Tercera Ponencia de la Décimo Primera Sala Regional Metropolitana.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red