El narcogobernador interino

El procurador balconeó las reuniones de Jesús Reyna con Servando Gómez, La Tuta, y con otros prominentes narcotraficantes.

COMPARTIR 
Francisco Garfias 08/04/2014 01:53
El narcogobernador interino

Las revelaciones hechas ayer por Jesús Murillo Karam ponen en evidencia hasta qué punto el narcotráfico ha penetrado los distintos niveles de gobierno en algunas partes del país.

El procurador General de la República balconeó las reuniones de Jesús Reyna con Servando Gómez, La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios, y con otros prominentes narcotraficantes.

“Podemos tener la certeza de reuniones de esta persona, estamos hablando de Reyna, con líderes, diría yo, que hasta con el líder más importante de las organizaciones que operan ahí”, dijo a los reporteros de la fuente.

El asunto es mayúsculo. Reyna es del PRI. Eso anula el argumento, muy usual en el sexenio anterior, de que las acusaciones son un escándalo con claro sesgo político.

Jesús no sólo era secretario de Gobierno cuando fue detenido por presuntos vínculos con el crimen organizado, sino que fue gobernador interino de Michoacán el tiempo que Fausto Vallejo pidió licencia para realizarse un transplante de hígado: seis meses.

No es un caso extraordinario. A otro exgobernador del PRI, el tamaulipeco Tomás Yarrington, lo busca la Interpol en 190 países por presuntos vínculos con el crimen organizado.

Estados Unidos pidió recientemente su extradición por lavado de dinero, según el cotidiano Brownsville Herald.

Yarrington fue precandidato del tricolor a la Presidencia de la República en los tiempos del TUCOM (Todos Unidos Contra Madrazo), allá por 2005.

Así hemos andado.

Felipe Calderón fue alertado por la mismísima Margarita Zavala —su esposa— de la poca honorabilidad del ahora fugitivo “empresario” Gastón Azcárraga, principal responsable de la quiebra de Mexicana de Aviación.

El entonces Presidente de la República no pareció escucharla, y tiempo después los aviones de esta línea aérea se vieron obligados a permanecer en tierra, por lo que el senador Javier Lozano, otrora secretario del Trabajo, llama una “cadena de malas decisiones administrativas, de principio a fin”.

Azcárraga olvidó la cautela en épocas de crisis; dio en garantía a Bancomext los aviones que tenía; abrió rutas “y compró no sé cuántas cosas, cuando no era prudente”.

Hizo un “deshuesadero” de Mexicana para fortalecer a Click y a Link, líneas aéreas de bajo costo. Para ello contó con la “complicidad” del líder del Sindicato de los Trabajadores de Tierra, Miguel Ángel Yúdico, según Lozano.

Lizette Clavel, otrora líder del sindicato de sobrecargos, fue la primera en meterle una demanda a Gastón Azcárraga por sus maniobras contra Mexicana. La mujer manifiesta, sin embargo, que la quiebra no es tema de un solo hombre.

“Todos tenemos una parte de responsabilidad: desde los dirigentes sindicales hasta el que levantó la mano en la asamblea. Los jueces, el gobierno, los diputados que se negaron a autorizar los recursos para el rescate de la empresa y, sobre todo, el hombre que administró de la chingada la empresa…”, puntualizó.

Joel Ortega comparecerá hoy ante integrantes de la Comisión del DF en la Cámara de Diputados para explicar las razones que llevaron a la suspensión del servicio en 11 estaciones de la Línea 12 del Metro.

Sabemos que al director del Sistema de Transporte Colectivo lo van a cuestionar sobre las acusaciones del consorcio constructor, contenidas también en un documento fechado en noviembre de 2013.

En ese texto, firmado por las empresas que certificaron la entrega definitiva de la línea, se afirma que la falta de mantenimiento fue la causa principal del excesivo “desgaste ondulatorio” que obligó a parar los trenes.

Cuauhtémoc Velasco, coordinador de la bancada del Movimiento Ciudadano en la ALDF, ya le hizo esos cuestionamientos en su comparecencia ante comisiones de la Asamblea y le advirtió que está en juego su credibilidad. Hasta le leyó un tuit donde el periodista Joaquín López-Dóriga acusa a Joel de “eludir y enredar” las cosas.

Al funcionario no le gustaron, pero ni tantito, los señalamientos de Velasco.

Cuando el asambleísta del MC iba ya de salida, Ortega lo alcanzó y le dijo: “No te equivoques, Cuauhtémoc. Mi credibilidad no es lo que está en juego. Lo que está en juego es la credibilidad de la izquierda…”.

¿Cómo la ve?

Consulta Mitofsky, que dirige nuestro amigo Roy Campos, dio a conocer una encuesta que contiene datos interesantes sobre la confianza en las instituciones que se ocupan de la seguridad.

En primerísimo lugar está la Marina Armada. La citada encuesta dice que en una escala del 1 al 10, los ciudadanos califican a la Marina con un 8.3. El Ejército se lleva un 8 y la Policía Federal un 6.6.

El 55% de los mexicanos dice confiar “mucho” en los marinos. Los soldados se llevan 51 por ciento. Los patitos feos son otra vez los policías federales: 26 por ciento.

Los marinos se sumaron en 2006 de manera directa a la lucha contra el narcotráfico.

Fueron ellos los que capturaron, sin disparar un tiro, el Chapo Guzmán, jefe del cártel de Sinaloa. Súmele a sus victorias las bajas de Kike Plancarte y Nazario Moreno, alias El Chayo, líderes de Los Caballeros Templarios; a Tony Tormenta, del cártel del Golfo; a Arturo Beltrán Leyva, entre otros, y entenderá por qué andan tan altos sus bonos.

Murió a los 95 años Leandro Rovirosa Wade. Fue secretario de Recursos Hidráulicos, gobernador de Tabasco, y Premio Nacional de Ingeniería.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios