Contestarle a Salinas es “bajarle el nivel”: Camacho

COMPARTIR 
Francisco Garfias 14/02/2014 02:34
Contestarle a Salinas es “bajarle el nivel”: Camacho

 

Nos acercamos a Manuel Camacho Solís para pedirle una reacción sobre los últimos comentarios de Carlos Salinas en El Universal (13-02-14) en los que asegura que el ahora senador del PRD quiso pactar su candidatura presidencial a cambio de protección a la familia del exmandatario, y que tiene menos olfato político e imaginación que hace 20 años.

“Responderle (a Salinas) es bajarle el nivel. Lo importante ya se dijo. Le di una entrevista a Ciro Gómez Leyva porque escribió un artículo muy favorable a mi persona. Pero es un capítulo que ya cerré”, reviró el otrora regente capitalino.

¿Cómo la ve?

El grupo de Panistas por México, integrado por exgobernadores de ese partido, ofreció respaldo a Gustavo Madero para su reelección, a cambio del relevo de Luis Alberto Villarreal, coordinador de los diputados del PAN, pero también de cargos en el Comité Ejecutivo Nacional.

Fuentes de primer nivel que participan en las negociaciones entre aspirantes a presidir el PAN dicen que Madero ofreció la cabeza del diputado guanajuatense, pero después de su reelección. Le insistieron que lo quieren fuera de inmediato. El de Chihuahua “pataleó”.

No hay acuerdo hasta el momento, pero las fuentes nos dijeron que hay 55% de posibilidades que este respaldo se concrete.

A Villarreal lo ven exgobernadores como un “lastre” para el partido. El tema de los moches de los alcaldes, a cambio de mayores partidas en el presupuesto, lo hace insostenible. Hay señalamientos directos contra el jefe de la bancada azul en San Lázaro. “Sus desmentidos no convencen. Madero tiene opciones para reemplazarlo. Allí está (Ricardo) Anaya”, subrayan en ese grupo.

Sabemos que en la primera reunión que sostuvieron con el jefe nacional le solicitaron también la remoción de Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores de Acción Nacional. Pero luego lo discutieron entre ellos y llegaron a la conclusión de que no es indispensable.

Preciado es folklórico, pero no es deshonesto”, aseveran.

Nos dicen también que Josefina Vázquez Mota, primera opción de Panistas por México para dirigir el partido, no está obsesionada por el cargo de Madero. “Está más preocupada por la unidad del partido”, subrayan. Es una forma de adelantar la posibilidad de que la excandidata presidencial no se postule.

La cosa tiene una explicación que va más allá de la “falta de entusiasmo” . Es cierto que es la puntera en las preferencias, pero no tiene quién le opere los votos en los estados, algo indispensable en la primera elección de los dirigentes del PAN que es abierta a los militantes.

Los exgobernadores y su grupo no ven mal al senador Ernesto Cordero. Reconocen que está preparado, es inteligente y tiene con qué encabezar el partido. El problema es el “temor” que inspira su exjefe y amigo Felipe Calderón, la huella negativa que el exmandatario dejó en el PAN.

Dicen que Felipe ganó voluntades en el Consejo Nacional del partido a cambio de cargos en su gobierno. Temen también que, si gana Cordero, meta mano de nuevo en la agrupación política. “Calderón ya es un estorbo para Cordero”, sintetizan.

Los senadores presidentes de las comisiones exteriores de América del Norte, Marcela Guerra; Asia Pacífico, Teófilo Torres
Corzo
; Organismos no Gubernamentales, Lucero Saldaña Sánchez; y África, Margarita Flores Sánchez, tronaron ayer contra  Gabriela Cuevas, titular de la Comisión General de Relaciones Exteriores. Consideran que invade áreas que no son de su competencia.

La inconformidad es tal , que solicitaron a la Mesa Directiva de la Cámara alta meter orden en los criterios para la recepción del personal diplomático en las instalaciones del Senado de la República.

Firmaron un punto de acuerdo que dice textual:

“Se solicita a la presidencia de la Mesas Directiva del Senado de la República emitir los criterios que deben seguir las comisiones de relaciones exteriores para la celebración de reuniones con el personal diplomático que acuda al Senado de la República en visita oficial por motivo de reunión de trabajo, foro, seminario, audiencia pública, entre otros”.

La comparecencia, el miércoles pasado , de Anthony Wayne, embajador de Estados Unidos en México, fue la gota que derramó el vaso. Los firmantes —todos del PRI— no están de acuerdo con que la senadora del PAN haya convocado al representante de la Casa Blanca.

Consideran que era tarea de la Comisión de América del Norte invitar a Wayne. “Cuevas patea el balón de otros”, aseguran.

Nos dimos a la tarea de investigar el enredo. Así nos enteramos que la única comisión que existe en el reglamento del Senado es la de Relaciones Exteriores. Las demás fueron creadas por acuerdo parlamentario: África, América del Norte, América Latina y el Caribe, Asia Pacífico; Organismos no Gubernamentales y Organismos Internacionales.

El acuerdo no especifica las áreas de competencia de cada comisión. Tampoco el trabajo que deben realizar. Allí está el problema.

Cuevas tiene las facultades para convocar embajadores y personal diplomático. Lo reconocen empleados que llevan años en el área de Relaciones Exteriores. Lo que no entienden es que la panista no le preste el balón a sus pares de las otras comisiones.

No ayuda la falta de precisión en cuanto a las actividades que deben realizar las distintas comisiones. Las confusiones son frecuentes dentro y fuera del Senado. Los diplomáticos acreditados en México a veces no saben con quién tratar.

“Se dio el caso, incluso, de que un embajador prefirió cancelar su visita al no quedar claro con quién tenía que hablar”, aseguran.

Las panistas Laura Rojas de Organismos Internacionales, y Mariana Gómez del Campo, de América Latina y el Caribe, no firmaron el punto de acuerdo. No quieren broncas con Gabriela. Tampoco aparece la firma de Rabindranath Salazar Solorio, de la Comisión de Europa.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red