La paradoja de Sicilia

“Otra vez las víctimas valen madre. Otra vez su dolor vale madre. Lo que importa es el victimario”, nos dijo el poeta.

COMPARTIR 
Francisco Garfias 22/01/2014 04:35
La paradoja de Sicilia

Javier Sicilia se enteró por los medios de comunicación de la captura de Ángel Taboada, presunto asesino de su hijo Juan Francisco y otros seis chavos, en 2011.

Nadie le notificó oficialmente el hecho. Ni a él ni a los otros padres. “Otra vez las víctimas valen madre. Otra vez su dolor vale madre. Lo que importa es el victimario”, nos dijo el fundador del Movimiento por una Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

En breve charla, realizada en la cafetería del Museo de la Tolerancia, el poeta mostró su decepción con el actual gobierno federal, al que aplaudió cuando promulgó la polémica Ley de Víctimas, vetada en su momento por el panista Felipe Calderón.

“El gobierno de Calderón criminalizaba a las víctimas. Éste las borra”, sintetizó el activista.

  • Sicilia se encontraba en el Museo de la Tolerancia para asistir a la presentación del Informe #No+Armas#Nomoreguns, elaborado por el MPJD, junto con las organizaciones Fellowship of Reconciliation (FOR), Global Exchange y el Instituto para la Seguridad y la Democracia.

Durante su intervención, defendió, en forma paradójica, la existencia de las autodefensas. “Son un mal necesario”, aseguró.

Y dijo más: “Estoy de acuerdo con que la gente se arme para defenderse, mientras el Estado no cumpla con su obligación de garantizar la seguridad”.

  • El citado informe dice que la mayoría de las armas incautadas en México fueron adquiridas en la frontera sur de Estados Unidos. La mitad se compraron en Texas. Casi un tercio en Arizona. Dos de cada cinco fueron recuperadas en los estados de Sonora y Tamaulipas, puntualiza.

El 40.5% de las armas fue incautado por razones de posesión ilegal. En 14% de los casos “parece” haberse demostrado su uso en un homicidio. La mayoría de las personas a las que se les decomisaron armas eran jóvenes entre 20 y 34 años, remata el documento.

Ernesto López Portillo, director del Instituto para la Seguridad y la Democracia, sintetizó en pocas palabras los riesgos que corremos de prevalecer la actual situación que se vive en el país: “Descomposición social más armas es igual a un salto al vacío…”

  • Tenemos copia de la carta que en días pasados Marcelo Ebrard envió simultáneamente a Cuauhtémoc Cárdenas, a Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Monreal, Alejandro Encinas, Dante Delgado y Alberto Anaya.

El ex jefe de Gobierno los invita a reunirse para discutir el reto principal de la izquierda: su reorganización frente a los “saldos negativos” que dejó el periodo de reformas de 2013.

Adicionalmente, Ebrard manifiesta su convicción de que la violencia, la inseguridad, el desempleo, el rezago y el abandono social implican un estado de emergencia nacional.

“Propongo la integración de un espacio de encuentro progresista con Morena, Movimiento Ciudadano y PT”, remata Marcelo.

El espacio de “encuentro progresista” no se ha producido. López Obrador ha repetido que no va a aliarse con dirigentes de los partidos, sino con la ciudadanía.

  • “Ahora sí di la nota”, soltó el senador del Acción Nacional, Javier Lozano, luego de las declaraciones formuladas en la Cámara de Diputados en las que calificó a Gustavo Madero como “el payaso de las cachetadas”, por decir que la versión panista de López Obrador es Ernesto Cordero.

-¿Por qué el payaso de las cachetadas?, cuestionamos.

-Sí…, es que ante una petición seria nos devuelve una gracejada. Lo contratamos para ser un jefe nacional serio y no el payaso de las cachetadas. Cree que es simpático con ese tipo de respuestas —nos dijo—.

Y precisó: “El payaso de las cachetadas es el que asume ese papel en un circo para hacer reír a la gente y distraerla. No me gusta que trate así a la militancia que, con toda seriedad, le está pidiendo simplemente que seamos congruentes con otros movimientos donde ha habido sospechas y dudas de que las cosas no están bien.

Lozano se refería a la negativa del jefe nacional a integrar una comisión interna que investigue las acusaciones que pesan sobre diputados del PAN de pedir moche a los alcaldes a cambio de más recursos presupuestales.

¿Qué pasó con la Comisión de Casinos? ¿No que iban a investigar ese tema? Se preguntó el hombre. “Los que en su momento fueron subsecretarios declararon ante una comisión del partido y archivaron el asunto. No les importa hurgar, saber qué está pasando con la honestidad de los nuestros. Eso es muy grave”, consideró.

“El que nada debe, nada teme. Hasta los que han sido señalados directamente tendrían que estarlo pidiendo. Si a mí me estuvieran señalando, yo rogaría que se integrara esa comisión para demostrar que no es cierto y limpiar mi nombre. Ya basta de tibiezas y medias tintas. Este no es el PAN al que yo entré hace siete u ocho años. Este PAN se parece más al PRI de Moreira”, remató el poblano.

  • Es un axioma que los legisladores tienen una pésima imagen. Están muy abajo en el índice de confianza ciudadana. El diputado federal del PRI, Alejandro Montano, admitió la necesidad de revertir esta imagen con “más y mejores leyes”, pero también con acercamientos a la ciudadanía. Lo hizo al recibir, la noche del lunes, el premio Elite que le otorgó la Quality Global Foundation por su desempeño en la Cámara baja.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red