El guiño de Barbosa al Peje

A Miguel lo arropaban sus compañeros de bancada, cabezas de tribus: Dolores Padierna, Manuel Camacho, Alejandro Encinas...

COMPARTIR 
Francisco Garfias 08/01/2014 01:11
El guiño de Barbosa al <i>Peje</i>

“Sin el pie derecho, pero con mucha voluntad”, regresó Miguel Barbosa a sus actividades legislativas en el Senado. Ya había estado en la Cámara alta en diciembre pasado, pero en forma subrepticia, sin que nadie lo notara. El hombre lucía delgado después de su larga convalecencia. “La ropa de gordito ya no me queda”, ironizaba el hombre. Y sí, se le veía mucho más flaco.

Citó a conferencia de prensa a las 13:30 horas. Salón a reventar. Mucha expectativa, sobre todo de fotógrafos y camarógrafos. Iban por la imagen del hombre que regresó de un coma diabético inducido. 13 días entre la vida y la muerte.

Querían una foto de este senador al que le amputaron un pie, le quitaron la vesícula, se le envenenó la sangre, perdió cantidad de kilos, pero no de lucidez ni de dignidad. La vio cerquita, pero está de vuelta con una entereza que impacta.

Miguel utiliza andaderas y muletas para desplazarse. No tiene todavía la prótesis que le permitirá volver a caminar. La están diseñando. No se avergüenza de mostrar su muñón. Lo subrayó una y otra vez.

Pero no se dejó captar por las cámaras. Permaneció sentado hasta que el último reportero gráfico abandonó el salón donde se realizó la conferencia.

Lo arropaban sus compañeros de bancada, cabezas de tribus: Dolores Padierna, Manuel Camacho, Alejandro Encinas, Armando Ríos Piter, Mario Delgado, Luis Sánchez y muchos más.

 No todo en la conferencia fue la salud de Barbosa. El coordinador de los senadores del PRD hizo un contundente anunció que choca frontalmente con la política que hasta ahora ha seguido la dirección nacional del sol azteca.

No más Pacto por México con el gobierno federal, tal como lo conocemos. Los senadores amarillos acordaron buscar una alianza con El Peje para combatir la Reforma Energética y nuevos impuestos que ellos mismos aprobaron.

“El Grupo Parlamentario del PRD del Senado se va a mover a la izquierda”, ilustró el coordinador del grupo en la parte política de la conferencia.

A diferencia del pasado, ningún integrante del gabinete de Enrique Peña será convidado a la reunión plenaria de la bancada amarilla en el Senado, a celebrarse el 27 y el 28 de enero en el hotel Four Seasons de la Ciudad de México. “Es el reencuentro de la izquierda”, recalcó.

La “derrota ideológica” que los amarillos han sufrido —así la llama Encinas— los obliga a regresar a sus abandonados orígenes.

Barbosa no se atrevió a anunciar la presencia del Peje, quien casi simultáneamente sufrió un infarto al miocardio, en la reunión plenaria del grupo parlamentario. No ha hablado aún con el tabasqueño. Sabe que Andrés es muy capaz de mandarlos a volar por enésima vez, pero está consciente de que lo necesitan para fortalecer su lucha contra la “entrega” del patrimonio nacional.

Aclaró, eso sí, que moverse a la izquierda no significa salirse de la política, de la negociación, del diálogo.

“No significa marginarse, sino tener posiciones que nos acerquen con el movimiento social, que hagamos nuestras causas las causas de la gente, que podamos combatir por los hechos que aquejan a la realidad de los mexicanos”, puntualizó.

Miguel Barbosa, por lo demás, sabe algo que puede sonar “escandaloso”, hechos que ocurrieron en la negociación de las reformas. Prefiere guardar silencio por ahora. “Vamos a esperar a que baje la marea para ver quién se metió al mar sin traje de baño”.

 Alejandro Encinas fue jefe de Gobierno del DF. Sabe de lo que habla cuando dice que el subsidio mejor dirigido es el que se aplica al transporte público. Ochenta por ciento de la población se mueve en Metro, camión, Metrobús, micro.

Es su forma de manifestar su desacuerdo con el alza de dos pesos al Metro en los momentos en que se aprobaba una Reforma Fiscal que le pega de lleno a la población en sus bolsillos. “Es una cuestión de timing”, dijo el senador.

Ya encarrerado, Alejandro calificó de “gravísimo error” haber eliminado la Tenencia Vehicular en la Ciudad de México.

Presumió que cuando él vinculó la Tenencia a la Verificación entraron a las arcas del gobierno capitalino alrededor de cinco mil millones de pesos.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios