¿Dónde se metió Romero Deschamps?

COMPARTIR 
Francisco Garfias 10/12/2013 02:21
¿Dónde se metió Romero Deschamps?

Muy curioso que el senador Carlos Romero Deschamps, dirigente del sindicato petrolero, hombre poderoso en Pemex, no haya votado la Reforma Energética en comisiones unidas. Por lo menos en lo general. Era su obligación. Es secretario de la de Energía.

Sí asistió al salón de la Comisión Permanente, donde se realizó la sesión, pero desapareció a la hora buena.

Las explicaciones que se daban a la ausencia del próspero dirigente del STPRM sonaban poco convincentes. “Está cansado”, justificaba David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía. En el PRI pedían que no viéramos moros con tranchetes ni una forma de rebelión. “Son debates largos. Hay que tener relevos. Quizás aparezca más tarde”, manifestaban pasadas las 8 de la noche.

No hay duda de que con la Reforma Energética le van a pegar, de una u otra forma, al sindicato petrolero. “No me hagas hablar, no quiero alborotar el gallinero”, nos dijo el diputado del PAN, Juan Bueno Torio, quien está muy metido en las negociaciones, a pesar de no estar en el Senado.

Otro diputado del PAN, Luis Alberto Villarreal, fue más claro: “Si tú le das a Pemex un tratamiento de empresa privada, no puede sostener esa carga de burocracia y corrupción, como la que ahora tiene con el sindicato…”.

Otros panistas nos aseguran que al sindicato petrolero le quitarán los cinco asientos que tiene en el Consejo de Administración de Pemex.

Aquí nos preguntamos, ¿la ausencia del mero mero del STPRM no refleja un descontento natural por la pérdida de privilegios en puerta?

El mismísimo priista David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, declaró públicamente que los trabajadores deben estar representados en el Consejo de Administración de la empresa. “Pero eso no se hace necesariamente con la representación sindical”, aclaró.

 Mucho ha cambiado el lenguaje del PRI en estos días. Ahora resulta que la inversión privada y extranjera son la panacea. No hay salvación sin ella. No tenemos lana ni tecnología para ir a los mares profundos a sacar petróleo. La apertura a los particulares va a traer bienestar, empleo, gasolina barata, prosperidad, riqueza, primer mundo. Es el argumento que nos repiten como estribillo en cada privatización, aunque formalmente ésta no lo es.

Nada dicen de lo que se van a llevar los inversionistas nacionales y extranjeros. Tampoco que lo que buscan es el negocio, la ganancia máxima e inmediata. Son empresas, está en su naturaleza. Están muy lejos del espíritu de la madre Teresa de Calcuta, como lo dijo el coordinador de los diputados del PAN, Luis Alberto Villarreal García.

Cuauhtémoc Cárdenas se apersonó en el Senado en el momento mismo en que se celebraba la discusión de las reservas a la reforma en comisiones unidas. Todas presentadas por la izquierda en su estrategia de dilación. Todas bateadas hasta donde alcanzamos a escuchar.

El ingeniero dijo que el dictamen aprobado nos regresa a la época porfirista y a la que se vivía antes de la expropiación, en 1938.

“…Pone en manos de contratistas extranjeros el petróleo a boca de pozo. Esto es (que) podrán disponer de nuestro petróleo para venderlo a donde mejor les convenga y seguramente se abriría una etapa, una etapa que quizá no fuera muy larga de agotamiento de nuestras reservas petroleras.

“Lo que interesará a los concesionarios, a los contratistas, a los licenciatarios, como quiera llamárseles, será tener la utilidad mayor en el plazo más corto posible”, remató Cuauhtémoc.

 Es cierto que el PRI, el PAN, el PVEM y la senadora del Panal, Mónica Arriola, tienen los números para sacar adelante la reforma. Son exactamente 100 senadores en números redondos. Ampliamente logran la mayoría calificada que requieren los cambios a la Constitución para abrir el sector energético a la inversión privada. PRD, PT y Movimiento Ciudadano apenas alcanzan 28.

Pero también es cierto que la consulta popular está en el artículo 35 de la Constitución, fracción VIII. Es un derecho que los diputados pretenden conculcar a los ciudadanos, poniendo candados que impiden la revocación de la reforma, según la senadora Dolores Padierna.

Manuel Camacho Solís, senador del PRD, enumeró esos obstáculos. Uno de ellos es que se iba a pedir que las firmas fueran acompañadas con el registro de la CURP. Muchos ciudadanos no lo tienen. Otro era que no sólo se recolectará 2% de las firmas como lo establece la Constitución, sino que además se obligaba a que hubiera representación de 1% de ese total en 17 estados de la República. Ése ya se eliminó.

“Se sigue insistiendo en que no se incluyan las reformas constitucionales sino nada más las reformas legales, ya se había logrado quitar un artículo 30 en donde se quería que algo que ya estuviera aprobado no podía ser sometido a consulta, ésa ya la quitaron”, puntualizó.

Y más: “Todavía insisten en que una vez que se diera la consulta en caso de que la población decidiera que está en contra, votara por el no a las reformas constitucionales, a los artículos 25, 27 y 28, que esto lo realizara la siguiente legislatura, con lo cual están protegiendo los contratos y la Legislación secundaria que pueda aprobarse en los próximos meses y en el próximo año y medio.

“Hay una lista de candados en donde lo que está haciendo el gobierno y el PRI es tratando de coartar los derechos políticos del pueblo mexicano”, remató Camacho.

 Va una breve. El ex procurador Rafael Macedo de la Concha está propuesto para irse de embajador a Turquía. Lo ha comentado él mismo.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios