Puuu…

Bien harían los mexicanos en cuestionar si verdaderamente urgía tanto la Reforma Electoral.

COMPARTIR 
Fabiola Guarneros Saavedra 29/06/2014 01:08
Puuu…

¡Eeeeh¡ ¡Puuu...ro rollo!

Que no se me asusten las buenas (e incluso las malas) conciencias. No quiero provocarlas con una palabra que, por lo visto, sí fue capaz de desatar los acalorados intercambios en redes sociales y las enconadas discusiones de sobremesa que no despertó la Reforma Energética.

La especulación y no el futbol deberían ser el deporte nacional por antonomasia. Antes de que comenzara la justa mundialista, los detractores de la Reforma Energética advirtieron que el encuentro mundial sería la cortina de humo con la que se cubrirían decisiones trascendentes sobre el patrimonio de la nación, que se tomarían a espaldas de un pueblo distraído con el movimiento del balón.

La más reciente encuesta BGC-Excélsior, publicada el pasado lunes, habría dado más municiones a quienes argumentaron en contra de hacer coincidir ambos acontecimientos. En efecto, el debate sobre las leyes secundarias resultó poco atractivo para la opinión pública: 57% afirmó estar poco o nada interesado en lo referente a la Reforma Energética e incluso 35% prefirió estar más al pendiente de la competencia futbolística en Brasil.

Sin embargo, contrario a lo que profetizaron los conspiranoicos de ocasión, a la hora de haberse publicado estas líneas no se han concretado las citadas leyes secundarias, y vaya que hoy habría sido el día ideal para su aprobación, cuando los ojos de todo el país estarán pendientes de saber si los pupilos de Miguel El Piojo Herrera son capaces de derrotar a Holanda y alargar unos días más el interés de los mexicanos por lo que ocurre en la Copa Mundial. De ser así, no faltarán quienes aseguren que el resultado del partido estuvo arreglado para dar tiempo a que se consume el “golpe” final. Todo con tal de tener la razón.

¡Eeeeh! ¡Puuu…ros cuentos!

Lo paradójico es que la ausencia aún de leyes secundarias en materia energética no es el resultado de una eficaz manifestación en su contra, sino que es obra de… ¡el PAN! que, en teoría, era uno de los cómplices de lo que la izquierda radical pretendió vender como un “despojo a la patria”.

No contaron los vendedores del apocalipsis con que uno de los malos del cuento tendría su agenda propia y, sobre todo, sus propios tiempos. El mismo día que se dio a conocer la encuesta, nuestro periódico reveló que los senadores panistas programaron las reuniones para definir su posición para la primera semana de julio, aun cuando había un compromiso previo de completar la Reforma Energética entre el 15 y 30 de este mes. Se tomaron todos esos días aun cuando, de facto, se les dio gusto en congelar la reforma a la Ley General de Partidos Políticos que habría dado vida a la chiquillada, una de sus exigencias para regresar a la negociación.

Pero la izquierda no sólo falló en sus presagios, sino que en este impasse una de sus legisladoras fue evidenciada por la difusión de una llamada telefónica en la que mostraba su interés por hacer negocios personales en servicios de telecomunicaciones, precisamente en la materia en la que tendría que debatir en nombre del partido que la postuló. Un caso que, inevitablemente, mueve a sospechar si tanta “defensa de la nación” no es sino la verdadera cortina de humo para enmascarar trinquetes amarrados al amparo de silenciosos enjuagues legislativos.

¡Eeeeh! ¡Puuu…ros gastos!

Bien harían los mexicanos en cuestionar si verdaderamente urgía tanto la Reforma Electoral. En su nombre están trabadas las negociaciones de leyes mucho más necesarias frente a la amenaza de estancamiento económico. Y, como si esto no fuera grave, están generando más gastos al erario como los 63 millones de pesos que el INE prevé para adecuar sus instalaciones en todo el país (3.4 millones para construir espacios en los que se realicen los recuentos “voto por voto”, una nueva medida creada por la exigencia de ya saben quién), y los 100 millones que el Tribunal Electoral está presupuestando para la creación de una nueva sala que incluye las remuneraciones de tres nuevos magistrados. Y eso que todavía falta para que empiecen los verdaderos gastos sustantivos en materia electoral.

¿Ven por qué luego dan ganas de gritar palabrotas?

DM

¡Eeeeh! ¡Puuu…es nos tomamos unos días de descanso!, esperando que a nuestro regreso, si no fuimos campeones del Mundial, al menos ya haya leyes secundarias que nos dejen pasar a otros temas. Aquí estaremos de nuevo el 20 de julio.

                Twitter: @Fabiguarneros

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red