Cosas del pasado

La famosa compañía tecnológica Hewlett-Packard se dedicó a corromper por todos lados y con un gran cinismo.

COMPARTIR 
Enrique Del Val Blanco 26/04/2014 00:27
Cosas del pasado

“Son casos que ocurrieron hace tiempo. El ruso, en 2003; el polaco, en 2006, y el mexicano, en 2009. Hemos llegado a un acuerdo extrajudicial con el Departamento de Justicia estadunidense por 108 millones de dólares”. Éstas son las palabras que este mes una sonriente consejera delegada ha expresado ante los medios de comunicación con respecto a la corrupción realizada por su compañía, Hewlett-Packard (HP), con sede en Palo Alto, California.

Como en muchos otros casos de corrupción de las empresas privadas, HP se quiere evadir de los problemas en que se ha metido, argumentando que se trata de “cosas del pasado”. Sin embargo, no se sabe si son los únicos que han ocurrido o si son solamente los descubiertos por las autoridades. Además, si bien los ilícitos se cometieron en el pasado, es en el presente cuando han sido descubiertos; es por eso que las palabras de la señora Meg Whitman de HP no son del todo verdaderas.

Resulta que esta famosa compañía tecnológica se dedicó a corromper por todos lados y con un gran cinismo. En la prensa han aparecido tres casos, el primero en Rusia, donde tuvieron a bien involucrar en ilícitos ni más ni menos que a funcionarios de la oficina del procurador general de la Federación Rusa, mediante una serie de operaciones que lo único que permitieron fue incrementar el precio de sus productos. A los que participaron en esos hechos no les fue nada bien, ya que, en septiembre del año pasado, la oficina del procurador de la provincia de Sajonia, en Alemania, arrestó a tres exempleados de HP por haber participado en las acciones descubiertas e investigadas por las autoridades estadunidenses.

En el caso polaco también se manifestó la audacia de la compañía, ya que los actos de corrupción se realizaron en las oficinas de la policía nacional, en donde se otorgaron contratos de productos e información tecnológica a HP a cambio de comisiones a los funcionarios públicos.

Por último, en el caso mexicano, la empresa que sufrió los hechos ilícitos fue Pemex, a través de un consultor privado cuyo nombre no se conoce públicamente todavía, que tenía, o tiene, magníficas relaciones con los servidores públicos de dicha paraestatal y se tiene comprobado que por lo menos 125 mil dólares llegaron a manos de un funcionario de la misma. Según los medios de comunicación, la empresa ya ha presentado la denuncia correspondiente ante las autoridades judiciales.

Para llevar a cabo todos los hechos corruptos, la empresa HP creó una caja negra o fondo de sobornos, el cual sin duda era del conocimiento de sus principales dirigentes, por lo que hablar de empleados menores o de desconocimiento no es real y mucho menos creíble.

Pero una vez más, quien salió ganando con estos actos de corrupción fue el Tesoro de Estados Unidos, ya que gracias a su Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero puede investigar en todo el mundo, llamar a declarar y, sobre todo, presionar con acciones legales en caso de que no cooperen. La mayoría de las veces, las empresas reconocen haber cometido los delitos y terminan pagando en acuerdos extrajudiciales y todos tan tranquilos, como en el caso que nos ocupa, donde HP pagó la módica suma de 108 millones de dólares como sanción por corromper en el extranjero.

Ahora toca a las autoridades de los tres países utilizar la información con la que cuentan las estadunidenses para proceder en contra de sus ciudadanos que participaron, ya sea corrompiendo o dejándose corromper. Lo anterior, gracias a que existen convenios de cooperación en materia de corrupción, como es el caso del firmado en la OCDE para casos de corrupción como el que estamos comentando.

No obstante lo anterior, también sería muy conveniente que de alguna manera se sancionara a la empresa estadunidense o, por lo menos, se le obligara a devolver las ganancias ilícitas que obtuvo. No es posible que esta compañía reconozca ante el vecino del norte que corrompió en México y pague una multa allá, en cambio aquí, hasta ahora, no le pase nada.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red