¿Quiénes son culpables?

Si todos los países se comportaran en su consumo como los países desarrollados, el planeta ya habría estallado.

COMPARTIR 
Enrique Del Val Blanco 01/02/2014 01:39
¿Quiénes son culpables?

Los asuntos de la pobreza, la desigualdad y las afectaciones al planeta, producto del cambio climático, están al orden del día en todo el mundo. No pasa semana, por no decir día, en que no aparezca algún comentario sobre alguno de estos tres temas.

Lo anterior se debe a que éstos están profundamente interrelacionados y lo que le ocurre a uno tiene efectos en los otros dos, lo cual al final termina cuestionando el modelo de desarrollo económico que estamos viviendo en casi todo el mundo, por sus consecuencias negativas para los seres humanos en los tres aspectos mencionados.

En su discurso ante el congreso de su país, esta semana que termina, el presidente Barack Obama se refirió fundamentalmente a uno de ellos: la creciente desigualdad que está viviendo esa nación, la cual es aún más grave que la pobreza que tiene y, que por cierto, también aumenta día a día.

Uno de los temas, el relativo al cambio climático, cobra importancia en los medios de comunicación cuando hay reuniones internacionales y entonces ocupa las ocho columnas de los periódicos, pero después pasa más o menos al olvido y únicamente se refleja en las revistas especializadas, a pesar de lo grave que se está tornando.

Ahora, gracias a una filtración —nada raro en los tiempos actuales—, se ha conocido un documento preliminar del nuevo reporte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) el cual se pretendía difundir el próximo mes de abril; sin embargo, tanto la agencia de noticias Reuters, como el The New York Times y el periódico inglés The Guardian tuvieron a bien publicar a mediados de enero un borrador de aproximadamente 30 páginas, el cual estaba destinado a los responsables políticos para su análisis, partiendo del principio de que leer los informes completos les lleva mucho tiempo y la experiencia indica que rara vez lo hacen.

Al revisar este documento podemos darnos cuenta de que en su mayor parte no trata de algo que no se haya mencionado antes; únicamente actualiza datos, como es el de que los efectos invernadero crecieron dos veces más rápido durante los primeros diez años de este siglo que a lo largo de los 30 anteriores, y ello debido, como muchas otras cosas, a la quema de carbón, producto del enorme crecimiento económico de la República Popular China, además de que casi todos los países del mundo siguen subsidiando con mucho dinero los combustibles fósiles y no consideran las nuevas opciones de energía más limpia.

Lo más importante de este reporte es que reconoce lo que muchos expertos y personas preocupadas por este tema han venido manifestando, respecto a que los países en desarrollo están liberando a la atmósfera cantidades crecientes de CO2 como resultado de la demanda de bienes y servicios de los países desarrollados, lo que en términos técnicos se conoce como la externalización de las emisiones.

En esta externalización, China juega un papel primordial puesto que una cantidad importante de los bienes y servicios que produce van dirigidos a los países desarrollados, fundamentalmente a Estados Unidos y Europa, con lo cual estos países lanzan la pelota del efecto invernadero a aquellos en desarrollo, cuando en el fondo son los culpables o, cuando menos, comparten la responsabilidad.

Los países en desarrollo aceptan este papel sin protestar, con el objeto de alcanzar un mayor crecimiento económico debido a sus carencias, generándose así un círculo vicioso que lo único que produce es cada vez mayor contaminación.

Pero lo peor está por venir: una de las consecuencias del crecimiento acelerado de muchos países en desarrollo es el incremento de sus clases medias y ricas, aumentando con ello el consumo de bienes y servicios y agravando el problema.

Como algunos analistas han mencionado, si todos los países se comportaran en su consumo como los países desarrollados, el planeta ya habría estallado. Este es el gran problema que se trata de resolver, pero cada día que pasa la realidad lo complica más y más.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red