Innovación y desempleo

Los economistas neoliberales argumentan que cualquier avance tecnológico ahorra el uso de mano de obra...

COMPARTIR 
Enrique Del Val Blanco 25/01/2014 01:30
Innovación y desempleo

Uno de los artículos principales del último número de la revista británica The Economist se refiere a la importancia de la innovación y la tecnología en el empleo, manifestando que no existe ningún país que esté listo para el impacto que el avance de las tecnologías está teniendo en los empleos del futuro.

Argumenta que la innovación es el elixir del progreso, a pesar de que siempre le cuesta a los pueblos un indeterminado número de desempleados y que se vio recrudecido en el siglo pasado, sobre todo a partir de los años cincuenta. Por supuesto, con la tendencia neoliberal de la revista, tratan de justificarlo diciendo que al final es beneficioso para todos. Pero, si uno lee con cuidado los datos y cifras que publican, resulta dudoso.

El artículo señala que en la actualidad el impacto de la tecnología es como un tornado que principalmente afecta a los países desarrollados; sin embargo, eventualmente el resto del mundo se contaminará. A partir de la Revolución Industrial en el siglo XIX, el incremento de la productividad benefició al capital y, en menor medida, a los asalariados. El problema es que esta historia se repite hasta nuestros días. Los datos confirman que en las últimas tres décadas los asalariados estadunidenses han bajado su participación en el reparto de la riqueza de 64 a 59%, mientras que el 1% de los más ricos ha pasado de nueve a 22 por ciento.

Describe algunos ejemplos de lo que es la tecnología y la innovación hoy en el mundo, como el caso del conocido programa Instagram que fue vendido en 2012 a los dueños de Facebook por mil millones de dólares, que tiene 30 millones de clientes y toda la operación la manejan 13 personas; en cambio, la conocida empresa Kodak se declaró en bancarrota ese mismo año y tenía 145 mil empleados. Ésta es la dimensión de lo que puede significar la modernidad.

John Maynard Keynes advertía ya en 1930 que posiblemente apareciera una nueva enfermedad denominada desempleo tecnológico y eso precisamente es lo que está ocurriendo el día de hoy en los países ricos y pronto en el resto. Los economistas neoliberales argumentan que cualquier avance tecnológico ahorra el uso de mano de obra y por lo tanto aumenta los ingresos, con lo cual se genera mayor demanda de nuevos productos o servicios y a la vez mayores empleos. Desafortunadamente, ese cuento de hadas existe sólo en las computadoras, porque la realidad ha demostrado que este círculo virtuoso más bien parece vicioso.

Todo lo anterior ha generado un sentimiento de amargura, pues diariamente se aprecia el crecimiento de la desigualdad y, sobre todo, el sometimiento de los obreros. Un buen ejemplo lo tenemos en los salarios reales de los trabajadores de Estados Unidos, que no se han movido prácticamente desde hace 40 años, o de Alemania e Inglaterra, donde hace diez años están atascados. Por otro lado, los salarios de los más afortunados crecen año con año, ahondando la desigualdad.

Asimismo, la revista citada señala que una de las necesidades mayores en la actualidad consiste en mejorar la educación de los trabajadores para que obtengan más herramientas en este mundo tecnológico; argumenta que la educación es un factor fundamental al cual hay que prestar toda la atención y menciona que los cursos en línea son la mejor opción para adquirir nuevos conocimientos; incluso hablan de la enseñanza de los videojuegos.

La educación inicial es fundamental y sin duda deberían destinarse mayores recursos a ella, pues está demostrado que es en esta etapa cuando los niños aprenden mejor y de este aprendizaje temprano depende en gran medida su futuro potencial. La educación mejora a los seres humanos, pero no les garantiza el empleo.

Lo que está claro es que a mayor avance en innovación y desarrollo tecnológico, mayores salarios para los que están dentro del 1% y salarios estacionados para los trabajadores y clases medias en general, creciendo el desempleo en el mundo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red