El góber CNTE

COMPARTIR 
Enrique Aranda 18/08/2014 01:32
El góber CNTE

Rehén, por voluntad propia, de un puñado de vándalos agrupados en la (impresentable) Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el perredista Gabino Cué Monteagudo estaría a punto, ahora, de consumar una acción que, amén de confirmar a Oaxaca como la entidad modelo de subdesarrollo social a nivel nacional, le implicaría en un proceso de regresión que, por vía de hecho, cancelaría toda posibilidad de un mejor futuro a miles de niños y jóvenes que, ya hoy, compiten en desventaja con sus similares de todo el país.

Apenas el miércoles, efectivamente, el (des)gobernador oaxaqueño entregó al Congreso una iniciativa de Ley (estatal) de Educación que, elaborada a gusto y pedido…, y con el aval de la CNTE, no sólo contradice las tesis y propósitos fundamentales de la recién aprobada reforma constitucional en materia educativa sino que, adicionalmente, imprime al sistema educativo un alto grado de ideologización que, en alguna de sus partes, mueve a recordar el superado marxismo, por el uso de términos y/o expresiones tales como: la comunalidad, la dialéctica o, de manera expresa, el sujeto colectivo que se antepone al sujeto individual.

Ello, además de que invade competencias reservadas a la Federación, cual es la elaboración de planes y programas, ignora la existencia del Servicio Profesional Docente y crea un sistema estatal de evaluación (del magisterio) desvinculado del Sistema Nacional para la Evaluación de la Educación, omite todo reconocimiento a la necesidad de elevar la calidad (educativa) y “al interés superior del menor” y, obvio, ignora los derechos de los padres a la transparencia, a involucrarse (de manera directa) en la educación de sus hijos y elevar quejas por el incumplimiento y/o alteración de objetivos planteados en la legislación.

A la vista entonces la propuesta reformista del góber CNTE, como se le conoce en su propia tierra, la misma constituye no sólo un clarísimo intento por anular lo ya avanzado por el Congreso de la Unión y el Constituyente Permanente —del que, en los hechos, Oaxaca se autoexcluyó al no homologar su legislación local de acuerdo a la reforma constitucional antes del 12 de marzo pasado— sino, igualmente, un grave riesgo de reversión en detrimento de la educación de sus habitantes más jóvenes, y de ruptura con la enseñanza que se imparte al resto de la niñez y juventud a nivel nacional.

Y todo, como resultado de la incapacidad del gobierno para hacer valer la ley ante un grupo de (supuestos) maestros, vándalos en realidad, que han tomado la misma en sus manos en detrimento del resto de la población o, peor, por connivecia con ellos…

Asteriscos

* Creciente malestar entre la jerarquía católica por la imposibilidad práctica de cientos de templos y comunidades religiosas de cumplir con las exigencias que en materia de fiscalización electrónica les impuso el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de Aristóteles Núñez. El asunto, afirman quienes saben, podría estar pronto sobre el escritorio del secretario Videgaray Caso, de Hacienda o, incluso, en el del mismísimo presidente Peña Nieto

Veámonos el miércoles, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios