Clientelismo (político) en azul…

COMPARTIR 
Enrique Aranda 13/06/2014 01:21
Clientelismo (político)  en azul…

Entronizada ya, de manera reglamentaria incluso, la alternativa de acumular poder al interior de la estructura de dirección partidista a través de la práctica de “conseguir votos a cambio de la entrega y/o concesión de algo…” —un trabajo, un ingreso o una posición de mayor o menor relevancia, por ejemplo—, los nuevos liderazgos de Acción Nacional parecen, hoy, empeñados en acrecentar el número de sus afines…¡con la vista puesta en el próximo 2015!

En las últimas semanas y meses, efectivamente, apenas definida la nómina de quienes podrían votar en la pasada elección de su dirigencia, quienes hoy controlan el partido, decidieron hacer de la práctica del denominado clientelismo político, la mejor alternativa de exhibir músculo y, merced a ello, forzar la aceptación de sus propuestas (de nombres, se entiende) para una posición de dirigencia determinada o, más, para una candidatura a puestos de elección.

Una primera evidencia y resultado de ello, es que entre la fecha que se menciona, finales de diciembre de 2013, y ayer, el padrón oficial de militantes del blanquiazul había experimentado un sorprendente crecimiento de ¡más de 61%!, al pasar de los 218 mil 944 posibles votantes en su pasada elección interna a 347 mil 423 integrantes, según el propio Registro Nacional de Miembros.

En el Distrito Federal, por ejemplo, los registros brincaron desde un original total de ocho mil 177 miembros a 21 mil 963; de 15 mil 248 a 33 mil 925 en el Edomex; de 11 mil 587 a 27 mil 294 en Nuevo León, y de seis mil 822 a 22 mil 871 en Sonora. En la ahora maderista Puebla, el avance fue apenas perceptible: 13 mil 462 al cierre del año pasado a 13 mil 802 al cierre de ayer.

Al margen los números, lo que sorprende es que en la recién creada (por el reelecto Madero) Comisión de Afiliación —instancia concebida para vigilar le buen desempeño del Registro Nacional de Militantes; es decir, para evitar afiliaciones masivas y/o irregulares— todos y cada uno de los integrantes aparecen vinculados a los hoy afiliadores estrella del panismo: Margarita Martínez Fisher, su presidenta; a los (caciques) Jorge Romero y Federico Döring del DF; Guadalupe Mondragón; al (impresentable) mexiquense Ulises Ramírez; el neoleonés Víctor Fuentes; a la diablísima (ex)trinidad de Zeferino Salgado, Raúl Gracia, Fernando Larrazabal, y Margarita Arellanes o, en su caso, el sonorense Damián Zepeda, del equipo del gobernador Guillermo Padrés Elías.

En nombre propio y, por ahora al menos, del poblano Rafael Moreno Valle, el siempre “bien acomodado” Jorge El Fontanero Manzanera, habría logrado colocar ahí a su afín Juan Carlos Martínez Terrazas.

Ante tal realidad, no son pocos los militantes tradicionales que, ya hoy, estarían preparando la presentación de una impugnación y/o reclamo ante los órganos de dirección para, al menos, buscar que se esclarezcan el cómo y el porqué, a la vista de la información disponible, lo que ocurre hoy en este rubro es no sólo tolerado sino, eventualmente, hasta impulsado desde la principal oficina del búnker azul de Coyoacán.

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red