PAN: retos y urgencias...

Gustavo Madero hizo acto de presencia en el búnker azul de Coyoacán para conocer el resultado oficial y celebrar la victoria.

COMPARTIR 
Enrique Aranda 19/05/2014 01:27
PAN: retos y urgencias...

Finalmente el agua no llegó al río… y el panismo pudo resolver, a través de las urnas, el proceso electivo de una nueva dirigencia que, de inmediato, quedó implícitamente urgida —por 43% de los militantes que no apoyaron la reelección de Gustavo E. Madero ni su propuesta continuista— de avanzar en un cambio real que favorezca la recuperación de los valores y formas tradicionales (de hacer política) que hicieron de Acción Nacional una opción electoral válida y confiable.

Arropado por los gobernadores Rafael Moreno Valle de Puebla, Guillermo Padrés Elías de Sonora y el bajacaliforniano Francisco Kiko Vega, verdaderos artífices de su triunfo, así como del coordinador de la diputación blanquiazul, el cuestionado Luis Alberto Villarreal —mencionado como partícipe y responsable en el escándalo de los moches legislativos, y por quien, por cierto, se hizo acompañar hasta la urna donde votó— el chihuahuense hizo acto de presencia en el búnker azul de Coyoacán para conocer el resultado oficial del cómputo y celebrar la victoria.

Ahí permaneció, en espera del arribo de su contrincante Ernesto Cordero Arroyo, que, a la vista de los resultados y el reconocimiento de su derrota, decidió no llegar —“pese a la insistencia del exsecretario de Gobernación maderista para que lo hiciéramos”, revelaría alguno— para concentrarse, con sus colaboradores más cercanos, en la elaboración de un posicionamiento formal de agradecimiento a sus seguidores y de demandas a quien habrá de conducir —“administrar”, como es costumbre— los destinos del panismo hasta junio de 2015. En la reunión a puerta cerrada, que se prolongó por un par de horas, la alternativa de la impugnación del proceso fue desechada desde un primer momento…

Cerrada, entonces, ya, la etapa electoral, el panismo, su reelecta dirigencia en particular, parece emplazado a impulsar de inmediato mecanismos que favorezcan la reunificación de sus militantes y la reconstrucción de sus cuadros de cara al inminente arranque de las elecciones federales de mitad de sexenio e, insistamos, un programa emergente de recuperación de los valores tradicionales del partido de las derechas, previa erradicación de prácticas y formas de hacer (política) que, como describió su anterior dirigente Luis Felipe Bravo Mena, les llevaron a convertirse “en una mala copia del priismo…”.

La historia entonces, no ha terminado.

Asteriscos

* Duro golpe a las aspiraciones de Ricardo Anaya, el impresentable legislador con licencia y delfín del maderismo, que se veía ya como candidato al gobierno de Querétaro, el resultado preliminar de la elección a nivel estatal, donde el calderonismo-corderismo —cuyo candidato a la posición sería el senador Francisco Domínguez, de difícil presentación también, por cierto— se alzó con una victoria holgada. En Guanajuato, la entidad que gobernó Juan Manuel Oliva Ramírez, los números también resultaron contrarios a los finalmente ganadores… en cuyas filas forma Villarreal García.

Veámonos el miércoles, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios